Fernando García, designado por la presidenta de Honduras para luchar contra las ZEDE

Compartir

Tegucigalpa. –La lucha social ha sido su bandera y acción desde el golpe de Estado de 2009, por lo que su designación encaminada a derogar los regímenes especiales puestos en marcha por el recién finalizado gobierno de Juan Orlando Hernández está en su radar y encaja con el mandato que le ha encomendado la presidenta Xiomara Castro.

También lea: Crawfish Rock espera que Libre cumpla promesa de campaña y derogue las ZEDE en Honduras

Fernando Emilio García Rodríguez, fue nombrado el 27 de enero como comisionado presidencial contra las Zonas de Empleo y Desarrollo Económico (ZEDE). Nació en la ciudad de Tegucigalpa, un 29 de junio de 1948. Su padre originario de Tegucigalpa y su madre de Santa Rosa de Copán procrearon cuatro hijos, tres mujeres y él, siendo el menos de todos.

Sus estudios de educación primaria los cursó en el Instituto Salesiano San Miguel. Se graduó como licenciado en ciencias jurídicas y sociales en la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH). Posteriormente, obtuvo un máster en promoción del desarrollo con orientación y planificación económica en la Unidad de Amberes, Bélgica y, en la Unidad de Santiago de Chile, se especializó en ciencias políticas.

En 1972, se desempeñó en diferentes jefaturas en el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE). Para 1973, fungió como asesor jurídico de la Secretaría de Estado en el Despacho de Economía, en el gobierno militar que dirigió Oswaldo López Arellano, siendo nombrado también como primer director general de Comercio Interior hasta 1975.

De 1970 a 1985, fue catedrático universitario en la UNAH y de 1973 a 1975 también figuró como catedrático en la Universidad Pedagógica Nacional Francisco Morazán (UPNFM). Cabe indicar que, a la edad de 19 años, fue maestro del expresidente y coordinador del Partido Libertad y Refundación (Libre), José Manuel Zelaya, en el instituto Salesiano san Migue.

Para Julio de 1995 a enero de 1998, en el gobierno liberal de Carlos Roberto Reina, fue designado como ministro de Economía, Industria, Comercio y Turismo. De igual forma presidió misiones internacionales de promoción de Inversiones y de Negociaciones de Tratados de Libre Comercio, asimismo presentó iniciativas de leyes como comercialización del petróleo y sus derivados, incentivos al turismo, protección al consumidor, entre otras.

Ampliando su hoja de vida, García en 1999 a 2002 fue electo vicepresidente ejecutivo del BCIE, ese mismo año fue ungido director ejecutivo del Centro para la Promoción de la Micro y Pequeña Empresa en Centroamérica (Cenpromype).

Durante el gobierno liberal del expresidente Manuel Zelaya, desde marzo de 2006 hasta junio de 2009, tras el golpe de Estado que consumó la defenestración del gobierno, fue comisionado presidencial para la reducción de la pobreza. En enero 2009, fue designado como secretario de Estado en los Despachos de Desarrollo Social y Red Solidaria.

Sumado a lo anterior, García es socio honorario de la Universidad Americana de Nicaragua (UAN), miembro fundador de la Fundación Hondureña para el Desarrollo Humano Sostenible (FUNHDES) y miembro de la asamblea de Save the Children.

Ha realizado 30 consultorías, entre las que destaca un análisis de las Zonas de Empleo y Desarrollo Económico (ZEDE) que se ha dividido en tres partes, la primera publicada en 2014, la segunda en 2018 y la tercera a finales de 2021.

Siempre ha estado comprometido con la población en situación de pobreza, de hecho, se ha convertido en defensor de este sector poblacional y crítico del sistema neoliberal que, a su juicio, es el responsable de tanta miseria.

Su visión es centro-americanista latinoamericana, su seudónimo asegura es “Bravo-Arauca” por sus principios integracionistas desde el Río Bravo en México hasta el Río Arauca en Venezuela compartiendo el sueño fallido de Francisco Morazán de una Centroamérica unida.

SU MISIÓN CONTRA LAS ZEDE

Durante los doce años de gobierno del Partido Nacional, en especial, los ocho años que gobernó Juan Orlando Hernández, se puso en marcha las Ciudades Modelos disfrazadas como ZEDE que no es más que la venta del territorio y la soberanía nacional de Honduras.

Lideró luchas sociales por la derogación de los regímenes especiales, sin embargo, la estructura que articuló Hernández impidió que sus aspiraciones tuvieran éxito alguno hasta ahora con la llegada de un nuevo gobierno al mando de la primera mujer presidenta.

García ha sido nombrado comisionado presidencial contra las ZEDE y en entrevista a Criterio.hn aseguró que su lucha será la derogatoria total contra la figura de las ZEDE más no en contra de la inversión que han generado algunas empresas, por el contrario, apostará por legalizar su situación con los regímenes que ya existen en el país.

Detalló que el equipo será conformado por él, Darwin Moncada y Rigoberto Zelaya, quienes se encuentran con la problemática de no tener toda la documentación necesaria porque asegura se las han negado y, en su mayoría, ha sido declarada secreto de Estado.

Lea, además: Congreso de Luis Redondo se encamina a derogar las ZEDE, penalizar reelección y aprobar beneficios sociales

LAS CINCO PROPUESTAS PARA EXTINGUIR LAS ZEDE

Su gestión la marcarán cinco propuestas encaminadas a derogar Decretos Ejecutivos aprobados por el gobierno de Hernández y declarar inaplicables fallos de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) a favor de las ZEDE.

La primera propuesta es la derogación del Decreto Ejecutivo mediante el cual se nombró a Ebal Díaz y a Ricardo Cardona para negociar los regímenes con inversionistas internacionales.

Como segunda acción, derogar el acuerdo del nombramiento para el Comité de Mejores Prácticas de las ZEDE dirigido por Díaz en compañía del expresidente Ricardo Maduro y el actual diputado Reynaldo Sánchez, según cotejó el funcionario y en el que aparecen varias personas de diversas nacionalidades.

Asimismo, declarar inaplicable por parte del Poder Ejecutivo toda la normativa jurídica de las ZEDE por ser inconstitucional, aunque la CSJ haya dicho que es constitucional. En 1995, cuando fungía como ministro de economía, García declaró inaplicable un fallo de la CSJ al violar otras leyes, esto significa que el funcionario ya tiene un recorrido en desatender los fallos judiciales cuando considera que estos afectan los intereses de la población.

El funcionario argumenta que su práctica del pasado fue emulada por las consejeras Rixi Moncada y Paola Hall quienes, mediante una resolución y a pesar de un fallo judicial que favoreció la reelección presidencial, cerraron filas contra un posible nuevo intento reeleccionista de Juan Orlando Hernández.

Otra de las salidas que plantea García, es que en el Congreso Nacional se declare inaplicable el fallo de la Corte que favorece las ZEDE, para esto, dijo solo se requiere del respaldo de la mayoría simple de los diputados, es decir, 65 votos.

Pese a que es un objetivo poco probable de alcanzar, el funcionario asegura que buscará que en el Congreso se derogue la reforma constitucional que incorporó la figura y la Ley Orgánica de las ZEDE. Para tal propósito se requiere de la mayoría calificada de los diputados, es decir, 86 votos. De momento las bancadas oficialistas del Partido Libertad y Refundación (Libre) y del Partido Salvador de Honduras (PSH) solo cuentan con 60 votos.

García tendrá una misión titánica debido que los inversionistas que ya están instaurados en los tres regímenes: Próspera, en Islas de la Bahía; Ciudad Morazán, en Cortés; Orquídea, en Choluteca y Próspera, en Atlántica, amenazan con demandar al Estado de Honduras si se deroga la ley.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

El comentario no puede estar vacío
Por favor rellene el usuario
Es necesario escribir un correo válido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.