Actualidad|Noticias Destacadas

Voto masivo y de castigo fue uno de los factores que le pasó factura al oficialista Partido Nacional

Voto masivo y de castigo

Compartir

 

Tegucigalpa. Tras doce años en el poder, el oficialista y conservador Partido Nacional perdió las elecciones generales en Honduras siendo derrotados de manera arrolladora, según los resultados preliminares, por la candidata presidencial del opositor Partido Libertad y Refundación (Libre), Xiomara Castro.

Las nuevas proyecciones del Consejo Nacional Electoral (CNE), organismo que rectora el proceso electoral, revelan que Castro, con 970,959 votos, aventaja 19,51 puntos de diferencia al candidato oficialista Nasry Asfura quien hasta el momento obtiene 818,828 votos, seguido por el candidato del Partido Liberal, Yani Rosenthal con tan solo 167,207 votos.

Con lo anterior expuesto, virtualmente Castro se convierte en la primera mujer en ser electa presidenta de la nación centroamericana, además de lograr la victoria más arrasadora en elecciones y detener al bipartidismo conformado por el Partido Nacional y Liberal.

Sumado a perder la presidencia, el oficialismo perdió las principales alcaldías del país como ser el Distrito Central y San Pedro Sula, al tiempo, que dejaron de ser mayoría en el Congreso Nacional siendo el Partido Libre quien se perfila a tener más congresistas.

Para el sociólogo y analista político Julio Navarro, en entrevista a Criterio.hn, el desgaste tras doce años en el poder y los señalamientos en casos de corrupción y narcotráfico le pasó factura al Partido Nacional sumado al voto de castigo de los jóvenes.

“Uno de los factores que llevaron a la derrota al Partido Nacional fue la participación masiva de los jóvenes en estas elecciones, principalmente los jóvenes de 18 a 30 años, que al único partido que habían visto gobernar era al Partido Nacional y lo habían visto gobernar muy, pero muy, mal”, sostuvo.

También, Navarro considera que el abuso reiterado de los diputados nacionalistas al tener mayoría en el Congreso Nacional aprobando leyes que fomentaron la corrupción en todas las instituciones y también la impunidad resaltó en la población.

VOTO MASIVO Y VOTO DE CASTIGO DE LOS NACIONALISTAS

Según la consejera propietaria del CNE, Ana Paola Hall, alrededor del 70% de los hondureños habilitados en el Censo Nacional Electoral acudieron a ejercer el sufragio siendo así las elecciones más concurridas en la historia democrática de la nación.

El titular del Instituto Holandés para la Democracia Multipartidaria (NIMD por sus siglas en inglés), Luis de León, al igual que el abogado y analista Raúl Pineda, consideran que el voto masivo de la población hondureña fue un factor determinante para la derrota del oficialismo y evitar la crisis política que se auguraba.

“Pensábamos un escenario cerrado, con una diferencia corta, incluso sugerimos iniciar diálogos políticos para evitar una crisis. Esto nos deja un aprendizaje por esa votación masiva que es algo que no habíamos visto, una cátedra cívica del pueblo hondureño”, dijo León.

Además del voto masivo, el voto de castigo de los mismos nacionalistas se vio reflejado directamente en la votación primaria y se concretó en la elección general, el Partido Nacional obtuvo en las elecciones primarias de marzo 86,369 votos nulos y 108,791 blancos.

Pineda asegura que miles de nacionalistas fueron a las urnas a votar en contra del Partido Nacional por las implicaciones en corrupción, malos gobiernos y mal manejo de la pandemia de la COVID-19 y la devastación causada por los fenómenos climáticos Eta y Iota.

LOS MALOS GOBIERNOS Y EL PODERÍO DE HERNÁNDEZ

León, Navarro y Pineda concuerdan que los gobiernos nacionalistas le repercutieron con una humillante derrota en la aspiración de Asfura sumado a que el gobernante Juan Hernández nunca se desligó de Asfura, por el contrario, se le reconoció como el candidato ungido de Hernández.

“Las acciones del presidente Hernández y del gobierno de grupo pequeño pero poderoso afectaron a Nasry Asfura que más bien es una víctima. Dijimos que si la gente votaba masivamente ganaba la oposición”, indicó Pineda.

De igual manera, Navarro señaló que el poderío y control de Hernández en el Partido Nacional evitó que nuevos líderes surgieran trayendo consigo “consecuencias nefastas” para los candidatos oficialistas.

“Faltó reflexión al interior del Partido Nacional, pero eso no se daba por el temor que había al Poder Ejecutivo que ejercía control sobre toda la administración pública, no había espacio en el Partido Nacional para hacer un cuestionamiento interno en la forma de conducir el partido y el país porque traían consecuencias nefastas a quienes se atrevían a hacer cuestionamientos porque, teniendo todo el poder necesario, el presidente era muy difícil discrepar”, expuso.

Nota relacionada Xiomara Castro recibe el respaldo de diversos sectores al perfilarse como la virtual presidenta de Honduras

PERSISTENCIA EN EL PARTIDO OPOSITOR LIBRE

El Partido Libre, surgió por las luchas en las calles tras el derrocamiento del expresidente José Manuel Zelaya, fundado oficialmente en 2011 y participando en un proceso electoral en 2013 con Xiomara Castro como su candidata presidencial.

En 2017, formaron una Alianza de Oposición Contra la Dictadura con Salvador Nasralla a la cabeza siendo víctimas de un fraude promovido por Hernández y quien concretó su ilegal reelección.

Para León y Navarro, la persistencia, tras once años, le permitió a Libre ganar de manera contundente la elección y lograr mayoría de diputados en el Congreso y ganar alcaldías claves.

“La persistencia del Partido Libre en sacar al Partido Nacional del poder esa persistencia condujo a que Libre armara una estructura organizativa que le permitió y tener representantes en todas las Juntas Receptoras de Votos”, resaltó Navarro.

LA CAMPAÑA DE ODIO Y DESPRESTIGIO CONTRA CASTRO

Otro elemento que consideran los expertos le jugó en contra al Partido Nacional es la campaña de desprestigio y falsedades en contra de Castro recurriendo al odio mediante temas de interés nacional como el aborto en tres causales y un falso comunismo.

Votar por Xiomara es votar por Nicolás Maduro y Hugo Chávez” son parte de la estrategia de campaña del Partido Nacional que implementó de forma masiva en los medios de comunicación contra Castro, se atrevieron a utilizar la figura de un menor de edad con discapacidad bajo el lema “Partido Nacional en defensa de la vida”.

“Otro hecho es la campaña terrorista que tuvo el Partido Nacional en acusar al Partido Libre que nunca respondió oficialmente, pero que los jóvenes se encargaron de destruir cuánta propuesta hacía el Partido Nacional de acusación. La población en general estaba de acuerdo en que hubiera un cambio de timón en la conducción del Estado”, explicó Navarro.

LOS ORGANISMOS ELECTORALES

Para León, el CNE junto a sus autoridades, fueron una pieza clave para el respeto a la voluntad soberana del pueblo expresada en las urnas pese a los cuestionamientos de todos los sectores sociales que desconfiaban en sus acciones.

“Nadie esperaba lo que el CNE hizo, todo mundo dudó del sistema de transmisión, se les atacó exageradamente”, reconoció León, mientras Navarro considera que “la recomposición que hubo en el CNE y RNP que permitió reducir al máximo las fallas que tuvo el sistema electoral en los procesos anteriores”.

Nota relacionada Masiva votación de hondureños da arrolladora victoria preliminar a Xiomara Castro

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El comentario no puede estar vacío
Por favor rellene el usuario
Es necesario escribir un correo válido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.