Actualidad|Noticias Destacadas

Niñez, el eslabón más vulnerable de la cadena migratoria

Niñez, el eslabón más vulnerable de la cadena migratoria

Compartir

Redacción: Viena Hernández

Tegucigalpa. – En cada semáforo de la capital es común observar a un grupo de niños y jóvenes tratando de ganarse la vida, algunos limpian vidrios frente a la mirada encolerizada de los conductores que pasan por los bulevares, otros ofrecen cacahuates y dulces y algunos simplemente son obligados a pedir limosna.

Lanzarse a la calle para sobrevivir es estar en peligro cada segundo, con suerte nos serán insultados o discriminados por su condición, aunque dicen ya “estar acostumbrados” a los malos tratos, pero la realidad es que están expuestos a secuestradores, crimen organizado, maras y pandillas, drogas, robos, abusadores sexuales y otro sin fin de peligros.

Sin embargo, el hambre obliga a esos niños y jóvenes a salir de sus humildes casas ubicadas en lugares de alto riesgo, de por sí mal construidas con desperdicios de otras construcciones, incluso los letreros de propaganda política o los anuncios de golosinas y refrescos que terminaron en la basura les sirven como paredes, salen con la esperanza que algún transeúnte evite ignóralos, listos por si los ayudan con unos cuantos lempiras o les ofrecen algún plato de comida.

Esa situación hace parecer “tolerable” para muchos de ellos los peligros que ofrece la ruta migratoria, ninguno de ellos piensa en quedarse en Honduras, pues no ven futuro, y al aproximarse la oportunidad de partir hacia Estados Unidos, lo harán, se convertirán en migrantes.

Sin embargo, según datos del Coordinadora de Instituciones Privadas Pro los niños, niñas, adolescentes, jóvenes y sus derechos (Coiproden), hasta inicios de julio de 2022, incrementó en un 60% la niñez retornada en comparación con los registros compartidos el año pasado por la Dirección de Niñez, Adolescencia y Familia (Dinaf).

Lea también: CN aprueba amnistía migratoria: migrantes ya no pagarán multa impuesta por Migración

En entrevista para Criterio.hn, la especialista en temas migratorios, Elena Toledo, compartió que se han incrementado abismalmente las cifras de niños migrantes, solos o no acompañados, al compararla con la de quienes viajan acompañados.

Lea también: Cuestionan abordaje de la migración durante la Cumbre de las Américas

FALTA DE RESPUESTA ANTE FACTORES QUE OBLIGAN A MIGRAR

Según un reporte de Fundación Eléutera del que Toledo es directora ejecutiva, la reincidencia en los intentos por llegar al país de norte es del 85% en la población migrante hondureña.

Incide mucho el motivo de la reunificación familiar, los niños que son dejados en Honduras bajo el cuidado de algún pariente, luego desean reunirse con sus padres en Estados Unidos o estos son enviados solos a petición de los padres.

Por su parte, de enero hasta el 8 de julio de 2022, la Dinaf ha reportado que han retornado a Honduras al menos 9, 866 menores, de estos, 2, 779 regresaron no acompañados.

En general, probablemente a la fecha alrededor de 55 mil personas han sido retornadas de enero a julio de 2022 y, al menos, el 20% son niños, mencionó a Criterio.hn el sociólogo y especialista en temas migratorios, César Ramos.

No hay programas de acogida que hagan sentir que realmente la niñez retornada está segura, a esto se agrega la situación de pobreza que empeora en lugar de mejorar y el peligro del reclutamiento por bandas criminales.

Los menores son el eslabón más vulnerable de la cadena migratoria porque son indefensos y no toman decisiones por sí mismo, inocentemente se lanzan a la ruta migratoria a merced de un sin número de riesgos.

En junio de 2022, cada día se detuvieron al menos 125 menores no acompañados intentando abandonar el país, según Eléutera.

Actualmente hay un millón de menores trabajando por pobreza –compartió Toledo. La entrada y extensión de la pandemia en Honduras desde marzo de 2020, ayudó a agregar 400 mil menores a la cifra antes mencionada.

A esa terrible realidad, agregó que cerca de un millón 200 mil niños y jóvenes están fuera del sistema educativo, es decir, seis de cada 10 niños están excluidos de su proceso de educación.

Por tanto, no parece tan descabellado que seis de cada 10 jóvenes quieran abandonar el país debido a la falta de expectativas y de oportunidades, entre ellos destaca que desde muy pequeños no percibieron una forma de salir adelante en su país.

El desempleo, el empleo mal remunerado, el empleo informal y la falta de seguridad social han generado otra serie de factores para aumentar las ganas de abandonar el país.

“La situación migratoria que vive Honduras expone un Estado en calamidad”, mencionó Ramos, al tiempo que razonó que se desconoce qué hacer con los retornados, cómo reintegrarlos a la sociedad, cómo insertar a los niños retornados al sistema educativo, cómo mejorar su condición de vida; se convierten en desafíos que no son abordados.

Lea también: Migración no se va a detener mientras se impulsen proyectos de despojo: Copinh

La migración de menores acompañados y no acompañados en el mes de mayo, compartidos por el Observatorio de Migraciones de Eléutera, muestra datos importantes con el crecimiento y disminución respecto a las detenciones en relación al mes de abril. En abril, fueron detenidos tres menores acompañados y 2, 618 no acompañados, mientras que en mayo fueron detenidos dos que iban acompañados frente a 3, 772 que viajaban solos.

Las políticas migratorias de Estados Unidos, México y Guatemala están orientadas a disminuir el flujo migratorio, pero evidentemente no dan resultado. Mientras que, en Honduras, a cinco meses de gobierno, aunque se trate de una crisis migratoria, todavía no se perciben acciones contundentes y claras para aplicarlas de inmediato.

“Sabemos que después de los últimos 12 años el país entró en una crisis más profunda, pero las nuevas autoridades que toman la dirección de Estado deben saber qué hacer y tener una respuesta”, expresó.

Ramos mencionó que hace falta que el Estado garantice los derechos de salud, educación, trabajo y seguridad, pero no están dirigiendo recursos económicos para atender la creciente migración, por lo tanto, las poblaciones seguirán huyendo del país.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

El comentario no puede estar vacío
Por favor rellene el usuario
Es necesario escribir un correo válido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.