Actualidad|Noticias Destacadas

¿Por qué gobierno de Xiomara Castro no ha cumplido con iniciar relaciones diplomáticas y comerciales con China?

relaciones diplomáticas y comerciales con China

La presidenta Xiomara Castro resumió la caótica situación en la que recibe el país. (Foto: Fernando Destephen/Criterio.hn)

Compartir

 

Redacción: Viena Hernández

Tegucigalpa. – Una de las promesas del gobierno de Iris Xiomara Castro Sarmiento (2022-2026), fue iniciar acercamientos con la República Popular China, para abrirse a las probabilidades y beneficios que ese país está dando a otros países de Latinoamérica y que Honduras no ha podido iniciar por su notable dependencia con Norteamérica, según apuntan entrevistados por Criterio.hn.

Dentro del Plan de Gobierno, en 2021, se mencionaban las propuestas de policita exterior, entre estas que, bajo el gobierno de Libertad y Refundación (Libre): “Por supuesto que buscaremos establecer las más cordiales y amistosas relaciones diplomáticas con la República Popular China y con las comunidades de países asiáticos y africanos que quieran relacionarse con nosotros”.

Se ejercerá una política exterior basada en el respeto al derecho internacional, la autodeterminación de los pueblos y la no intervención, sin alineamiento forzoso, dedicada a la construcción de la solidaridad y la paz entre los pueblos, mediante un multilateralismo representativo y democrático, decían.

El economista Julio Raudales, manifestó a Criterio.hn que en lo personal siente que Honduras debería tener relaciones diplomáticas con todos los países sin excepción, pero desconoce cuáles son los intereses que se barajan e impiden que esa promesa se lleve a cabo.

Julio Raudales, rector de la Universidad José Cecilio del Valle

Años antes de las elecciones, la actual embajadora de Estados Unidos en Honduras manifestó que los países que buscan establecer o ampliar relaciones con China podrían decepcionarse a largo plazo. Además, destacó que es importante que el pueblo hondureño evalúe quién ha sido y continuará siendo, un socio cercano y constante en la búsqueda de un mejor futuro para el país, el cual cuenta con un fuerte potencial.

En el discurso del lanzamiento de la propuesta de gobierno del 28 de junio de 2021, Castro apuntó: “Creo en la multipolaridad y por ello me propongo abrir relaciones internacionales con China Continental”.

Al respecto, argumentó que la apertura internacional a esa potencia mundial, tendría el propósito de mejorar la economía y el acceso a la salud de la población. Además, había resaltado que iniciar relaciones con el gigante asiático ayudaría a Honduras a integrarse al mercado de mayor crecimiento mundial.

“El error fue tomar esto como una propuesta de campaña política, cuando debe ser un tema de intereses del país. Da la impresión que Honduras continúa con su sometimiento a los intereses norteamericanos”, dijo el economista Julio Raudales.

Lea también: Relaciones diplomáticas con China: la propuesta indefinida del gobierno de Honduras

Es oportuno mencionar que, China es considerada uno de los países con superior crecimiento económico a nivel internacional. Según especialistas, su apogeo financiero le permitiría en algunos pocos años superar a Estados Unidos.

El acercamiento con China lo aplaudían y apoyaban quienes actualmente ocupan cargos públicos y funcionarios del gobierno que integran el partido Libre y del Partido Salvador de Honduras (PSH).

No obstante, luego de ganar las elecciones del 28 de noviembre de 2021, el discurso cambió, en enero de 2022, después que Castro fue juramentada como la nueva presidenta de Honduras, el canciller de la República, Eduardo Enrique Reina, apuntó que se mantienen los lazos con Taiwán y que las relaciones con China por ahora no eran prioridad.

De hecho, poco antes de la investidura de Castro, ya había anunciado que no era parte de su agenda abrir relaciones con China. En ese entonces, Reina sostuvo ante medios nacionales que «por el momento no es prioridad para el gobierno de la presidenta Castro establecer una relación con China continental».

DE CERCANÍA A ENCONTRONAZOS CON ESTADOS UNIDOS

Desde entonces, el tema no volvió a mencionarse, por otro lado, la cercanía si era muy notoria con Estados Unidos desde el inicio del gobierno de Castro, la misma vicepresidenta estadounidense, Kamala Harris, llegó con una comitiva a su toma de posesión del 27 de enero de 2022 y afirmó su respaldo.

Muchos países de Latinoamérica mantienen relaciones con China, por ejemplo, Costa Rica, pero no tienen mayor problema, sin embargo, la situación es distinta para Honduras, la principal razón es porque el anterior gobierno convirtió a Honduras en un país demasiado dependiente, argumentó a este medio digital, el abogado y notario, Rodil Rivera Rodil.

Lea también: ¿Debe establecer Honduras relaciones comerciales con la República Popular de China?

Por meses, no pararon de llegar distintos grupos de diplomáticos enviados por el gobierno de Estados Unidos a Honduras, quienes anunciaban conversar sobre temas de lucha contra la corrupción, la impunidad, narcotráfico, la pobreza, migración y hasta del apoyo para recuperar la Empresa Nacional de Energía Eléctrica (ENEE).

Raudales recordó que, en 2011, Honduras buscó a la República Popular China para integrarse y tener relaciones diplomáticas, pero los intereses de China estaban alejados de Honduras, por lo cual rechazaron relaciones con Honduras.

Inicialmente, el respaldo de Estados Unidos a Honduras era anunciado reiteradamente. No obstante, poco después, han acontecido varios encontronazos entre el gobierno de Castro y el de Joe Biden. Por ejemplo, el primer roce diplomático, tuvo lugar cuando se habló de la reforma energética.

Todo inició con el reclamo de la embajada de Washington en Tegucigalpa, Laura Dogu, debido a un proyecto de revisión de contratos con empresarios de la electricidad en Honduras.

A inicios de mayo, Dogu manifestó que la reforma energética es crítica para el desarrollo económico. Además, apuntó que analizaron la propuesta energética y les preocupaba el efecto sobre la inversión extranjera y la independencia de la agencia reguladora de energía.

El canciller Eduardo Enrique Reina, reaccionó a ese comentario recordándole a Dogu que fue recibida con los brazos abiertos y que la reforma energética es urgente como Estado, combate una situación heredada de corrupción y pobreza. Fue incisivo al mencionar que les preocupaba “su desacertada opinión sobre la política interna, lo que no contribuye a las buenas relaciones con EE. UU”.

Pese a los encontronazos con Estados Unidos, Raudales señaló que probablemente sean más importantes y pesen más los intereses comunes que los desacuerdos.

Asimismo, cuando la presidenta Castro decidió ausentarse a la IX Cumbre de las Américas y que el canciller Reina la representara, debido a la exclusión contra naciones como Cuba, Venezuela o Nicaragua, entonces, congresistas como la estadounidense de origen guatemalteco, Norma Torres, manifestó que “los países que no participaron en la cumbre no están despreciando a Estados Unidos, están abandonando a su propio pueblo”, lo cual la tenía “decepcionada y preocupada”.

Rodil Rivera Rodil, dijo a Criterio.hn que, al principio las relaciones con Honduras eran muy buenas, pero quizás esto ha cambiado un poco desde que se empezó a tocar el tema de si se debe convocar en algún momento la consulta a la población, es decir, si están de acuerdo con la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), sin embargo, tanto esto como las relaciones con China, son propuestas sobre las cuales el gobierno ha manifestado que actualmente no hay condiciones.

Lea también: Estados Unidos, una estampa permanente que expone el sometimiento del gobierno de Xiomara Castro

“China está dando la ayuda a los países subdesarrollados que Estados Unidos no está dando, es del interés nacional y derecho soberano tener relación con todos, sobre todo con quien se está perfilando como la primera potencia económica del mundo, no tiene sentido en estos tiempos no tener relaciones con la que podría ser la primera potencia económica”, dijo Rivera.

Tras salir a la luz la Lista Engel, la cual oficializó el Departamento de Estado de Estados Unidos la semana pasada, en la que integraron a funcionarios corruptos de Honduras, Guatemala y El Salvador, entre ellos 15 hondureños, de estos, dos vicepresidentes del Congreso Nacional y un asesor presidencial, el gobierno rechazó y catalogó la divulgación de sus nombres como una política de manipulación y de injerencia, la cual violenta la autodeterminación de los pueblos.

La mayor controversia se centró en los actuales funcionarios exhibidos en la lista: los vicepresidentes del Poder Legislativo y diputados del Partido Libertad y Refundación (Libre), Edgardo Casaña y Rasel Tomé, también con el asesor de la presidenta Xiomara Castro, Enrique Flores Lanza, quien fue ministro de la presidencia en el gobierno del derrocado expresidente José Manuel Zelaya Rosales (2006-2009).

Al rechazar la Lista Engel elaborada en Estados Unidos, incluso empezaron los comentarios de si ya es entonces el momento para iniciar relaciones con China Continental.

En un principio parece que la intención de acercarse a China no existe, sin embargo, esa decisión puede cambiar si los intereses cambian, cuando el gobierno de Honduras se replantee esa posibilidad, expresó Raudales.

Por su parte, Rodil Rivera, razonó que el gobierno hizo bien al postergar algunos temas, pero no deberían pasar más de dos años para traer al debate establecer esas relaciones. Sin embargo, manifestó que es evidente el grado de dependencia que dejó, sobre todo, el segundo mandato del ex gobernante extraditado por narcotráfico, Juan Orlando Hernández Alvarado (2014-2021).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

El comentario no puede estar vacío
Por favor rellene el usuario
Es necesario escribir un correo válido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.