“Gobierno está vendiendo nuestro patrimonio cultural a extranjeros”: lideresa de Crawfish Rock

Por: Redacción CRITERIO.HN

redaccion@criterio.hn

Portada: Emy Padilla

Tegucigalpa, Honduras.- Desde Crawfish Rock en Roatán, la presidenta del patronato de la comunidad, Luisa Connor denunció que desde el gobierno central se busca vender “nuestro patrimonio cultural a extranjeros” y advirtió que ellos son los primeros en ser afectados por las Zonas de Empleo y Desarrollo Económico (ZEDE) y que no darán un paso atrás en la defensa de su territorio.

Estas declaraciones fueron realizadas en el marco del conversatorio con las comunidades afectadas por las ZEDE en Honduras, organizado por la Convergencia Contra el Continuismo. En el evento participaron las lideresas comunitarias de Crawfish Rock Luisa Connor y Vanessa Cardenas; la defensora de derechos humanos, abogada y enlace de la Organización Fraternal Negra Hondureña (Ofraneh), Naama López; el economista Fernando García; y el sociólogo José Armando Orellana.

Las mujeres de Crawfish Rock están en acción permanente defendiendo su territorio. (foto: Emy Padilla)

La vicepresidenta del patronato, Vanessa Cárdenas, relató que “nos quisieron encerrar [en] la comunidad y quien entraba y salía debía dar razón de por qué visitaba la comunidad. Las mujeres nos unimos, protestamos y quitaron la seguridad”.

Además, agregó que “hemos enfrentado amenazas contra el patronato por nuestra posición. […] No ha sido fácil porque no sabíamos la extensión del poder que ellos tenían, presentaron el proyecto como un complejo turístico. No estamos en contra del desarrollo turístico pero una ZEDE es otra cosa”.

Cárdenas afirmó que sus ancestros sacrificaron mucho para vivir en Crawfish Rock y que es una herencia que ha pasado de generación en generación. Lamentó que con la Ley Orgánica de las Zonas de Empleo y Desarrollo Económico (ZEDE), el gobierno permita la expropiación del territorio. “Ningún hondureño estaría feliz que se venda territorio hondureño a extranjeros”, aseguró y recordó que cuando “nos vamos de migrantes y esos mismos extranjeros nos tratan de lo peor”.

La abogada y enlace de Ofraneh, Naama López, reparó que si bien las ZEDE se enmascaran detrás de una propuesta de desarrollo, la misma nunca se cumple y rememoró lo ocurrido en Tornabé, donde entre otras acciones, la prioridad de acceso al agua dejó de ser la comunidad y la población, para ser los campos de golf de Indura. 

“Debemos mejorar las condiciones de vida de las poblaciones, pero no serán extranjeros neoliberales que vendrán a decirnos cómo vivir y cuál será el desarrollo”, aseveró López durante su intervención. También observó que el “racismo implantado dentro de la justicia hondureña impide que ejerzamos nuestro derecho a la Consulta Previa, Libre e informada”.

Ante la denuncia, realizada por parte de Cárdenas con relación a la ausencia de libertad de movilización que vivieron durante un periodo de tiempo por parte de miembros de seguridad, López condenó el hecho y reaccionó que “si no puedes moverte en tu territorio ya te están despojando” de la tierra.

Desgaste democrático perpetrado desde las altas esferas económicas y políticas

El economista Fernando García recordó que Paul Romer, autor intelectual y promotor de las ciudades modelo, se retiró del proyecto cuando el gobierno nacionalista se negó a componer un código de ética, promocionó el proyecto en zonas habitadas y la negativa desde el Poder Ejecutivo en cuanto a que un país nórdico hiciera funciones de padrinazgo.

García también evocó cómo la mayoría nacionalista del Congreso Nacional, procedió a la destitución de los cuatro magistrados que entre otras cosas votaron contra la instauración de las zonas especiales el 12 de diciembre del 2012, en un golpe técnico contra la Corte Suprema de Justicia.

Asimismo, previno que las ZEDE no son concesiones al estilo de las compañías bananeras, sino la cesión completa de la soberanía y la tutela de los derechos humanos de las poblaciones que se encuentren dentro y los alrededores de los límites territoriales de las ZEDE.

Entre el gran número de amenazas que representan las ZEDE a la ciudadanía y la soberanía nacional, García explicó que las mismas se pueden convertir en paraíso para extraditables ligados a la narcoactividad; así como el incremento de impuestos de forma que las personas se vean forzadas a vender “a precio de gallo muerto las propiedades […] como lo expusieron las compañeras de Crawfish Rock” y de esta forma las ZEDE puedan expandir sus límites.

Finalmente, el sociólogo José Armando Orellana dijo que, si bien “estamos en presencia del derrocamiento del Estado Nación y el relanzamiento del neoliberalismo, donde la elite política aprovecha fenómenos naturales” para desgastar la democracia y desestabilizar al Estado, se debe abordar el tema desde una visión “pesimista esperanzadora” pues hay un resurgimiento de expectativas de la sociedad, donde han identificado al verdadero enemigo. 

Un comentario en ““Gobierno está vendiendo nuestro patrimonio cultural a extranjeros”: lideresa de Crawfish Rock

  • el octubre 4, 2020 a las 4:21 pm
    Permalink

    Muchísimos se pasan la vida
    escupiendo al que razona (sin ayudarle) o a lo esencial…

    ¡y eso solo es la mierda que dan al mundo!
    …en obvia MALDAD
    sin alma
    y sin piedad mínima.

    Pero señalan ellos
    que otros son malos o están equivocados como vil paradoja.

    Asco dan o dais !

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.