“ENTAH”, la política de transparencia y anticorrupción

“ENTAH”, la política de transparencia y anticorrupción que pretende impulsar el gobierno de Honduras

Compartir

Tegucigalpa.- La Secretaría de Transparencia y Lucha Contra la Corrupción entregó a la presidenta Xiomara Castro, la Estrategia Nacional de Transparencia y Lucha Contra la Corrupción en Honduras (ENTAH) para que se apruebe en consejo de ministros y se constituya como la política de gobierno para el periodo 2022-2026.

En entrevista exclusiva a Criterio.hn, el director de transparencia de la Secretaría Anticorrupción, Jorge Arturo Reina, reveló que la presidenta de Honduras recibió la ambiciosa estrategia nacional que contempla seis líneas estratégicas, cada una contienen varias subdivisiones enfocadas en los pilares de transparencia, rendición de cuentan, participación ciudadana e innovación tecnológica encaminadas en la prevención, detección, investigación y la sanción de la corrupción.

“Primera vez que se realiza una estrategia de transparencia y de lucha contra la corrupción en el país, la presidenta está evaluando el panorama general del país sabe que los puntos de lucha contra la corrupción son su esencia, sabe el rol de la CICIH como posibilidad y sabe que esto es el primer instrumento de lucha en su plan de gobierno”, dijo Reina a Criterio.hn.

Jorge Arturo Reina, director de transparencia de la Secretaría Anticorrupción

Noticia relacionada Gobierno crea Secretaría de Transparencia y Anticorrupción al mando de Edmundo Orellana

El extenso documento fue elaborado con el acompañamiento de la Oficina de las Naciones Unidas Contra la Droga y el Delito (UNODC) tomando en cuenta experiencias de otras naciones, tardó cinco meses tras más de 40 reuniones entre la Secretaría con sectores como centrales de trabajadores, centrales de campesinos, colegios profesionales de Honduras, las organizaciones de indígenas, de la mujer, organismos de sociedad civil, entre otros.

Sus ejes estratégicos son mejorar la comprensión sobre el fenómeno de la corrupción, fortalecer la capacidad de las instituciones para prevenir la corrupción, fortalecer la capacidad de las instituciones para detectar e investigar la corrupción, fortalecer la capacidad de las instituciones para sancionar la corrupción, aumentar la corresponsabilidad de todos los actores del Sistema Nacional de Transparencia e Integridad y fortalecer los acuerdos para la coordinación con multi actores en materia anticorrupción.

Los puntos o estrategias antes referidas tienen sub líneas de acción con más de 160 planes de acción. El primer pilar se enfoca en modernizar y simplificar la burocracia bajo la creación del Gobierno Abierto que deberá enfocarse en mejorar los servicios públicos, rendición de cuentas institucional y del sector privado, aumento de la integridad pública, reformas a la Ley de Transparencia, actualizar plataformas de información pública y promover reformas al código penal.

Asimismo, mejorar los procesos de transparencia municipal mediante regulaciones de la Ley de la Municipalidades, promover la transparencia fiscal fortaleciendo normas tributarias e incentivar cumplimiento de obligaciones fiscales, crear herramientas de transparencia en la fiscalización de campañas políticas al igual que la adopción de normas que brinden garantías integrales en el proceso electoral garantizando la legalidad y respetando la voluntad soberana del pueblo expresada en las urnas.

Además, se apuesta por la Dirección de Probidad y Ética, ampliar la capacidad del Tribunal Superior de Cuentas (TSC) para resolver consultas de la ciudadanía y los servidores públicos, publicación, cada seis meses, de la lista de los servidores que han incumplido el deber de entregar sus declaraciones de patrimonio y de intereses.

Noticia relacionada Pese a ostentar el poder, Secretaría Anticorrupción denuncia boicot a la institución por parte del gobierno anterior

Otros pilares son prevención, investigación y sanción de la corrupción en los que figura la instalación de la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Honduras (CICIH) como ente investigador de la corrupción al igual que se apuesta por seguir fortaleciendo la Unidad Fiscal Especializada Contra Redes de Corrupción (Uferco) y respaldar acciones de entes de sociedad civil como el Consejo Nacional Anticorrupción (CNA).

También, figura la creación del Observatorio Nacional de Transparencia y Anticorrupción con la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH) y acuerdos con universidades privadas y organismos de sociedad civil que permitan la veeduría social e investigación de la corrupción.

Mejorar el Instituto de Acceso a la Información Pública (IAIP) con reformas a la normativa y actualizaciones de plataformas de acceso a información, además reformas y fortalecimiento técnico al Ministerio Público, la modernización de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF), el fortalecimiento y modernización de la Oficina Administradora de Bienes Incautados (OABI).

Fortalecer el área de procesamiento y construcción de estadísticas de la rama judicial, formular y poner en marcha un Plan de Transparencia y Rendición de Cuentas para la Corte Suprema de Justicia y los Tribunales, que tenga alcance nacional, la construcción de un modelo anticorrupción integral, construcción participativa de una cultura institucional anticorrupción, construcción de un compromiso centrado en la ciudadanía y sus derechos.

Estos planes y compromisos anticorrupción se centran en la creación del Sistema Nacional de Transparencia y Anticorrupción en conjunto con la conformación de un consejo o comité integrado por delegados electos por sectores sociales que tendrán representación y participación en diálogos y veedurías sociales que permita no solo aprobar planes y estrategias, sino una política de lucha contra la corrupción de integridad nacional.

“Esto volver la bandera anticorrupción del gobierno, un camino de realidad, además es la bandera de participación ciudadana. Si nosotros queremos salir del hoyo que está el país, si queremos dejar de tener la mitad de la población en la miseria y queremos desarrollarnos económicamente de una manera equitativa, tenemos que participar ciudadanamente, a esta generación le corresponderá la veeduría social para exigir la rendición de cuentas y transparencia del uso de sus recursos”, afirmó Reina.

Noticia relacionada Comisión Anticorrupción, la promesa de la presidenta electa de Honduras que pende del Congreso Nacional

MÁS ALCANCE DE LA ENTAH

La política anticorrupción también abarca realizar una investigación forense a fondo con extensa participación de la sociedad civil, de todos los actos de corrupción y violación a los derechos cometidos por distintos órganos del Estado, elaborar instrumentos técnicos especializados, construir y poner en marcha mecanismos de meritocracia para el acceso, profesionalización y permanencia en el servicio público.

Reformas legislativas para desmontar el armazón legal que protege la corrupción, tales como derogar el Código Penal de la Impunidad e introducir reformas para facilitar la intervención ciudadana en la persecución del delito público, fortalecer las penas, definir con precisión las medidas sustitutivas y proteger el derecho a la denuncia, que se investigue y se castigue al corrupto y al corruptor.

Actualizar la Ley del reclutamiento, selección, profesionalización, ascenso, reconocimiento y remoción de los empleados y funcionarios para que sean seleccionados con base del mérito, la capacidad, el compromiso, auditar todos los fondos públicos, especialmente subsidios, asignados y erogados por la Presidencia de la República y el Congreso Nacional.

“Nadie dijo que es fácil construir el futuro, y el método incluye porcentajes de prueba y error, pero lo importante es la voluntad política, las condiciones de conciencia social que se fueron adquiriendo en estos últimos años todos los sectores. Lo que puede garantizar la ENTAH que sirva en medio de la crisis de confianza que ha atravesado el país”, añadió Reina.

Al ser consultado si la estrategia no es aprobada en consejo de ministros, Reina descarta la posibilidad, pero responde que será la ciudadanía que deberá tomar un papel preponderante “exigiendo algo serio para parar la corrupción”.

Honduras es una de las naciones del mundo con los índices más elevados de corrupción, según Transparencia Internacional, siendo el cuarto de América Latina, más del 74% de la población se encuentra en condiciones de pobreza y al año se pierden por este flagelo cerca de L 65 mil millones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

El comentario no puede estar vacío
Por favor rellene el usuario
Es necesario escribir un correo válido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.