Noticias Destacadas|Política y Democracia

Observadores internacionales del proceso electoral de Honduras tienen poca credibilidad

Observadores internacionales del proceso electoral

Compartir

Tegucigalpa.- Los hondureños mantienen una postura de poca credibilidad respecto a los observadores internacionales, según expertos, todo esto se debe al silencio que han tenido estos organismos cuando se ha violentado el proceso democrático en elecciones pasadas.

Los organismos internacionales avalaron el gane del actual presidente pese a que el proceso se caracterizó por irregularidades y deficiencias y fue calificado por la Organización de Estados Americanos (OEA), como de muy baja calidad técnica y carente de integridad.

Inclusive, la misión sugirió repetir el proceso electoral con el fin de garantizar el Estado de Derecho, acto que no se dio porque ambas misiones terminaron reconociendo a Juan Hernández como presidente.

Marisa Matías, la representante de la Misión de Observación Electoral de la Unión Europea (MOE-UE) en el 2017, presentó recomendaciones para el Estado hondureño, entre ellas, la actualización del censo electoral, el refuerzo de la Unidad de Política Limpia y eliminación del mecanismo que permite a los medios de comunicación privados el pago de deudas mediante la emisión.

Nota relacionada: Misión Electoral de la UE pide investigar crímenes suscitados en crisis post electoral en Honduras

“Estos organismos no tienen ese nivel de neutralidad en términos de acompañamiento en procesos electorales porque ellos no tienen un poder de decisión, pero sí sus observaciones pueden generar presión cuando existen estructuras de corrupción y vínculos estrechos entre el crimen organizado y la política”, expresó el sociólogo, José Armando Orellana. 

Orellana explicó que el proceso genera cierto nivel de escepticismo, pero espera que la postura de estos organismos objetiva y logren ser veedores del proceso democrático y el respeto a la voluntad popular.

“La situación que se plantea en Honduras es de mayor participación ciudadana y de mayor vigilancia en el proceso electoral porque estar solamente dependiendo de organismos de cooperación puede haber mucha posibilidad de manipulación de los intereses de la geopolítica” aseveró Orellana.

La Misión de Observación Electoral de la Unión Europea (MOE-UE), desplegó un total de 30 observadores en equipos de dos a los departamentos de Honduras. “Su trabajo es esencial porque ellos serán los ojos de la misión en el terreno”, afirmó el jefe adjunto Manuel Sánchez de Nogués antes del despliegue, a través de redes sociales.

Además, los observadores se reunirán con autoridades electorales y políticas hondureñas, permanecerán en sus departamentos hasta después de la jornada electoral y enviarán sus informes a los analistas de la misión en Tegucigalpa.

Nota relacionada: “No nos importa quién gane o quién pierda”: jefa de misión electoral de la Unión Europea

Por su parte, la misión de la Organización de Estados Americanos (OEA), el 10 de octubre de 2021, firmó un acuerdo junto al gobierno de Honduras para el envío de una misión de observación electoral a ese país.

El ex presidente de Costa Rica, Luis Guillermo Solís, será el delegado y la misión está integrada por más de 80 especialistas y observadores internacionales.

Según el Reglamento de Observación del Consejo Nacional Electoral (CNE), detalla que serán objeto de observación todas las actividades correspondientes a la organización, desarrollo de las elecciones, escrutinios y divulgación de resultados.

Por su parte, el economista, Ismael Zepeda afirma que no sólo se trata de credibilidad, sino de la respuesta que vayan a tener los organismos ante los hallazgos y conclusiones que hacen las misiones porque sus posturas no han sido firmes en procesos anteriores.

“Al final no hay un verdadero resultado de estas misiones, es decir, sus informes son buenos, pero cuando les toca aplicar el tema de la reelección en procesos pasados se hicieron para atrás”, detalló Zepeda.

El padre, Ismael Moreno, director de Radio Progreso manifestó que estos organismos han avalado resultados que han sido fraudulentos o dudosos, sin embargo, asegura que son necesarios para construir la democracia.

“Siento que para estas elecciones que son tan difíciles por un ambiente tan complejo como el que tenemos en Honduras, la actividad del sistema de las Naciones Unidas y la OEA es muy importante porque puede contribuir a avalar y a dar cierta credibilidad a la sociedad en general y debe ser de respeto y exigencia porque se cumplan las reglas del proceso electoral” detalló el sacerdote conocido como el padre “Melo”.

A solo 27 días de las elecciones el sociólogo José Orellana menciona que el panorama en Honduras ha presentado bastantes confrontaciones y mucha manipulación de recursos por la última aprobación en el Congreso Nacional.

Con respecto a poner a disposición cantidades enormes de dinero para una supuesta asistencia social a unas semanas del proceso electoral, es obvio que se recurre a la estrategia de compra de voto como una forma de manipulación de conciencia colectiva, es posible que esto genera ciertos niveles de tensión y controversia”, explicó Orellana.

También agregó que no tenemos una regulación de estos procesos, por ejemplo, la legislación electoral aún tiene muchas limitaciones, un Tribunal que se instituyó sin una normativa y sin uso de recursos públicos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El comentario no puede estar vacío
Por favor rellene el usuario
Es necesario escribir un correo válido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.