Obras en ZEDE de Crawfish Rock no se detienen

Por: Redacción CRITERIO.HN

redaccion@criterio.hn 

Tegucigalpa.- A casi un mes del desalojo de un inversionista extranjero y sus guardias de seguridad por habitantes de la comunidad de Crawfish Rock, la construcción de la Ciudad Modelo Prospera, en este sector de Roatán, Islas de la Bahía, continúan adelante a pesar de los reclamos de organismos de defensa patrimonial, de derechos y las autoridades municipales.

Vanessa Cárdenas, líder comunitaria de Crawfish Rock, denunció que la construcción de la Zede de la compañía Prospera sigue adelante y únicamente emplea a dos habitantes de esta localidad. “Cuando no sabíamos qué era esto la gente protestó por empleo y salario digno, porque ni siquiera el salario mínimo estaban ofreciendo”.

“Ahora estamos en lucha porque no queremos una Ciudad Modelo en este lugar, pero no podemos acceder a un juzgado para plantear nuestro reclamo porque todo se va a resolver en la Zede. No hay acceso al proyecto, han puesto seguridad privada y no sabemos cuál es el impacto ambiental de las obras que se construyen en el lugar”, añadió.

Oscar Hendrix, defensor de derechos humano en la zona insular, advierte que “esto se quiere resolver en un juzgado extranjero y de ahí pasaría a una instancia de arbitraje en Arizona, pero los arbitrajes son pagados por alguien”.

Nota relacionada “Gobierno está vendiendo nuestro patrimonio cultural a extranjeros”: lideresa de Crawfish Rock

El 18 de septiembre anterior agentes de la Policía Municipal de Roatán desalojaron al inversionista Erick Briemen, dueño de la Zonas de Empleo y Desarrollo Económico (Zede), Próspera, cuando atemorizaban a pobladores de Crawfish Rock, de despojarlos de sus tierras si no apoyaban el proyecto.

Un video que circuló en las redes sociales se aprecia el momento en que la Policía Municipal de la Isla subió al estrado desde donde el extranjero «socializaba» lo que sería el distrito de  la desarrollo económico que se levanta en aquel paraje tropical, y los despojan del micrófono y terminar abruptamente tras el rechazo de la comunidad.

Actualmente Prospera construye un complejo multipropósito en un área de 58 acres en Roatán, próxima a Crawfish Rock, como plataforma de atracción de oportunidades de desarrollo económico.

Y pese a que los vecinos de esa localidad siguen protestando por la falta de trabajo y salarios justos, esta transnacional llegó con la oferta de crear 10 mil empleos en este lugar, Roatán sin embargo, Próspera se ha concentrado  crear los centros autónomos del poder gubernamental, una declaración de derechos que protege a las personas de todos los niveles de ingresos y una estructura sencilla para hacer negocios, declaró Briemen, en medios locales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.