Miguel Briceño

Miguel Briceño, de encender las antorchas a proteger los bosques

Compartir

Participó en los dos últimos procesos electorales como candidato a diputado por el departamento de Francisco Morazán, pero no logró su cometido y en el pasado reciente fue criminalizado por participar y liderar protestas sociales.

Tegucigalpa. –Pasó de ser una de las principales figuras de las llamadas “marchas de las antorchas”, que lograron la instalación de una misión anticorrupción, a ser nombrado por la presidenta de Honduras, sin experiencia en la materia, como comisionado presidencial para la reforestación y medio ambiente, un cargo que no existía en la estructura gubernamental.

También lea: Lucky Medina, el funcionario que se enfrenta a un tema espinoso y a promesas por cumplir

Miguel Antonio Briceño Agurcia, nació en Tegucigalpa el 5 de febrero de 1979, pero por error del Registro Nacional de las Personas (RNP) aparece que nació en marzo. Su padre Miguel Ángel Briceño y su madre Reina Margarita Agurcia. Es el mayor de tres hermanos.

Estudió la primaria en la Escuela Miguel Paz Barahona, en el municipio de la Villa de San Francisco, Francisco Morazán. La educación secundaria la concluyó en el Instituto Iberoamericano en la colonia San Miguel, de Tegucigalpa de donde se graduó como perito mercantil y contador público. Actualmente está por concluir la carrera de derecho en el Centro Universitario Tecnológico (CEUTEC).

En su juventud fue simpatizante del conservador del Partido Liberal, pues su padre era miembro del Consejo Liberal de la colonia San Miguel. Tras el golpe de Estado de 2009, contra el entonces presidente de Honduras José Manuel Zelaya Rosales, decidió no militar en ningún ente político hasta que se creó el Partido Libertad y Refundación (Libre), en 2011.

Tras la develada corrupción en la administración de Porfirio Lobo Sosa (2010-2014), específicamente del saqueo al Instituto Hondureño de Seguridad Social (IHSS) y las acciones reeleccionistas de Juan Orlando Hernández, Briceño fue uno de los principales líderes del Movimiento de los Indignados que impulsó multitudinarias protestas de antorchas, logrando presionar al gobierno para instaurar una misión internacional anticorrupción.

Pese a la exigencia de una Comisión Internacional Contra la Impunidad en Honduras (CICIH), con el auspicio de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), se creó, con el respaldo de la Organización de Estados Americanos (OEA), la Misión de Apoyo Contra la Corrupción e Impunidad en Honduras (MACCIH) que presentó 14 casos de corrupción mediante los cuales se sindicó a más de 130 funcionarios, exfuncionarios, congresistas y excongresistas. La misión fue extinguida en enero de 2020.

En noviembre 2015, Briceño fue capturado por miembros de la Policía Nacional tras participar en protestas a favor de los estudiantes de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), que exigían la destitución de la entonces rectora Julieta Castellanos.

Fue acusado por el Ministerio Público por los supuestos delitos de daños y lesiones contra un miembro de la Policía Nacional. Durante diez meses se defendió en libertad y fue obligado a conciliar con el oficial, pagándole los supuestos daños para evitar ser inhabilitado políticamente debido a aspirar a una diputación.

Para el proceso electoral de 2017 lanzó su candidatura a diputado por el departamento de Francisco Morazán bajo las filas del Partido Libre, al igual que en las elecciones noviembre del año pasado, sin embargo, no logró en ambas ocasiones ser electo.

Luego que la presidenta Xiomara Castro ganara las elecciones y asumiera el poder fue ungido como comisionado presidencial para la reforestación y medio ambiente sin tener el conocimiento o la experiencia en el ramo y en un cargo que no existía dentro de la estructura gubernamental.

Sin embargo, en entrevista con Criterio.hn aseguró que en la carrera de derecho se maneja el tema ambiental, aunque reconoce que no es un grado académico como tal. Y, para afirmar cierta preparación, dijo que desde joven trabajó con organizaciones, asociaciones e iglesias involucradas en temas de reforestación.

“Expertos no somos, no voy a mentir, pero tampoco no es que no podamos ejercer ese tema sin ningún problema”, sostuvo.

Lea, además: Héctor Zelaya, el hijo de la dinastía Zelaya-Castro que maneja la agenda a la presidenta

Dentro de sus principales acciones está concentrar esfuerzos con expertos trabajando en la elaboración de un plan que unifique todas las instituciones incluyendo a las alcaldías que están trabajando en el tema ambiental.

Briceño se ha fijado la meta que para el 2030 Honduras logre tener 1.3 millones de hectáreas reforestadas, es decir, 162,500 hectáreas de bosque al año, por lo que apostará para que todas las instituciones del Estado, en especial las Fuerzas Armadas, trabajen de manera coordinada.

Cabe señalar que en Honduras al año son devastadas más de 60 mil hectáreas de bosque a causa de los incendios forestales y, según Briceño, la mayoría son provocados por pirómanos, por lo que, asegura, coordina acciones para perseguir a los criminales que cercenan el medio ambiente.

Proyecta para el 2030 reforestar 1.3 millones de hectáreas, es decir, 162,500 hectáreas de bosque al año.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

El comentario no puede estar vacío
Por favor rellene el usuario
Es necesario escribir un correo válido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.