Actualidad|Noticias Destacadas

Honduras: remesas aumentaron en 20,8% en 2022

Honduras: remesas aumentaron en 20,8% en 2022

Compartir

Redacción: Viena Hernández

Tegucigalpa. –  Honduras se convirtió hace muchos años en un país poco productivo, y pasó a ser uno que se sostiene, en gran medida, de las remesas de los compatriotas que tuvieron que emigrar obligadamente para sostener a sus familias, al encontrase sin oportunidades de trabajo en su propia nación.

La directora ejecutiva de Fundación Eléutera, Elena Toledo, apuntó que la recepción de remesas en Honduras incrementó 20,8% en los primeros 8 meses del 2022, respecto al mismo período de tiempo en el 2021.

Además, destacó que cada vez son más los hondureños que se incorporan al mercado laboral estadounidense al no encontrar oportunidades de trabajo en su propio país.

La incógnita es: ¿Qué se está haciendo o debería hacer el gobierno para invertir parte de esas remesas y el dinero que estas producen para que deje de ser solo un gasto superfluo?

La profesional en Negocios Internacionales y Economista, Liliana Castillo, explicó a Criterio.hn que, las remesas incrementan mucho cada año, razón por la cual, para este año se espera que al menos lleguen a USD 8 mil 500 millones.

Lea también: Honduras no tiene estrategia de reducción de la pobreza, tiene remesas

Los compatriotas en el extranjero, sobre todo quienes migraron a Estados Unidos, envían en promedio, unos USD 590 (L 14, 500) dólares a sus familiares en Honduras al mes, de acuerdo a una encuesta realizada por el Banco Central de Honduras (BCH), compartió Castillo.

Esta cantidad les cubre sus necesidades básicas de alimentación, educación, salud, vivienda, entre otros gastos. No les queda mucho para invertir, aunque se diseñara algún proyecto, para que una parte pueda utilizarse en algún proyecto o programa, estimó la economista.

Se pueden observar varios retos, está primero el tema de suplir las necesidades básicas, lo cual quita presión al gobierno, puesto que entre quienes reciben las remesas, algunos utilizan servicios públicos, como en salud y educación, mientras que otros los pagan.

“Esto que reciben ellos sirve para impulsar la economía a través de la demanda interna, es decir, que con ese dinero pueden comprar bienes y servicios para su consumo o pueden invertir, por ejemplo, en una vivienda”, explicó Castillo.

Según publicó el Banco Central de Honduras (BCH), hasta el 10 de agosto de 2022, el montó recibido en reservas familiares fue superior a 20,5% en comparación con el 2021. El incremento ha sido ascendente en los últimos años.

Para observar ese incremento, el BCH comparó la misma fecha, es decir, los 10 de agosto desde el 2019 al 2022. Para el 2019 llegó a USD 3, 238 millones, en 2020 llegó a USD 3, 146.2 millones, en 2021 hasta USD 4, 327.8 millones y USD 5, 217.1 millones en 2022.

Lea también: Deportaciones en 2022 incrementan, pero remesas siguen en ascenso

AL CREAR CONFIANZA SE PODRÍA DESARROLLAR PROYECTOS CON REMESAS

En caso que a la ciudadanía que recibe remesas le sobrara un remanente y estuvieran interesados o bien organizados para invertir en un proyecto a nivel nacional, deberían primero concientizar a las personas que envían ese dinero.

“Si acaso el remitente, en vez de mandar USD 590, por ejemplo, deciden enviar USD 400 y dejar alrededor de USD 200 para algún proyecto, primero se necesitaría generar la confianza entre los remitentes de las remesas para garantizarles que esos recursos que estarían dispuestos a invertir van a ser bien utilizados y tendrán algún retorno”, detalló la economista.

Uno de los factores más complicados sería generar confianza, puesto que lamentablemente en Honduras impera la desconfianza y la incertidumbre en los agentes económicos, debido al dominio de la corrupción y la impunidad.

Luego que este panorama sea aclarado y se logre construir un mecanismo sólido y de confianza, el gobierno a partir de un Comisión encargada, podría construir un proyecto junto con los remitentes para la inversión de una parte de esos recursos económicos.

El Banco Central de Honduras reportó el ingreso al país de USD 5,729 millones de dólares (casi 140 mil millones de lempiras) en concepto de remesas familiares en el 2020, lo cual demostró un aumento del 3.8% en relación con el año 2019, a pesar de las proyecciones negativas por la pandemia covid-19.

Henry Rodríguez, titular de la carrera de economía de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), ha detallado que los migrantes hondureños aportan con sus remesas el 20% del Producto Interno Bruto (PIB) y, además, representan el 47% de divisas que ingresan a la economía nacional.

En ese sentido, de cada USD 100 dólares que ingresan a Honduras, USD 42 son por remesas, USD 50 por exportación de bienes, servicios y maquila y USD 8 son producto de movimientos de capital financiamiento externo al sector privado y público.

Lea también: En más de USD 500 millones aumentan envío de remesas, atenuante a la endeble economía hondureña

Según datos compartidos en 2021, resultado de la Encuesta Permanente de Hogares del Instituto Nacional de Estadística (INE), las remesas familiares sostienen a más de 190 mil hogares del país. Asimismo, componen la tercera fuente de ingresos de más de 2.2 millones de hogares.

Castillo manifestó que las remesas provocan ganancias a los bancos. La mayoría de ese dinero es enviada a través de plataformas digitales e, incluso, las grandes empresas financieras tienen agencias en Estados Unidos, por medio de las cuales captan las remesas y las envían.

“Las comisiones han sido un poco elevadas, creo que se puede ir revisando esas comisiones, solo a través estas veo la ganancia de los bancos, la mayoría no deja sus remesas en los bancos, sino que las retiran y las gastan, entonces el beneficio sí está a través de esas comisiones”, agregó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

El comentario no puede estar vacío
Por favor rellene el usuario
Es necesario escribir un correo válido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.