Actualidad|Noticias Destacadas

Honduras en catástrofe educativa según informe de Unicef

Honduras en catástrofe educativa

Compartir

Tegucigalpa.- Un informe publicado por el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), posiciona a Honduras en los últimos lugares con poco acceso a Internet en América Latina, con apenas un 20%, le siguen Surinam con 19%, Guatemala un 15%, y Haití con un 4%.

La viceministra de Educación, Marissela Figueroa, comparte que el coronavirus hundió al sector educativo, “si es una catástrofe porque hemos bajado, precisamente por eso estamos trabajando y ocupándonos del asunto”.

Sin embargo, discrepa con el tema que le dieron al informe porque considera que son varios los factores que hacen que se convierta en el título, “no es un solo factor, hay pobreza, pero también hubo una corresponsabilidad gubernamental que hay que señalar y condenar” apuntó.

En el primer reporte con base a la evidencia de la catástrofe educativa en América Latina y el Caribe, las pérdidas de aprendizaje se tradujeron en una disminución cerca del 12% en los ingresos a lo largo de la vida del estudiante actual.

El informe estima que el estudiante promedio en América Latina y el Caribe hasta la fecha perdió entre 1 y 1,8 años de escolaridad, ajustados por aprendizaje. Los puntajes promedio de educación primaria en lectura y matemáticas podrían haber caído a niveles de hace más de 10 años.

La viceministra de Educación en una entrevista a Criterio.hn dijo que están trabajando en los lineamientos y el proceso de priorización curricular en las asignaturas de español y matemáticas, que están haciendo los cuadernos de trabajo para los niños y niñas de educación básica y estos serán distribuidos a finales del mes de julio.

Además, el documento evidencia que la población más afectada son los de condición socioeconómica más baja, desproporcionalmente por las pérdidas de aprendizaje lo cual sienta las bases para una crisis generacional y mayor inquietud.

El informe recomienda una recuperación enfocada en dos estrategias principales: regresar a la escolaridad y recuperarse de las pérdidas de aprendizaje. Si bien la recuperación se ha iniciado, la gravedad de la crisis requiere una acción integral y sostenida.

Noticia relacionada Plan de retorno a clases se ejecutará en primeros 100 días de gobierno, dice ministro de Educación

La funcionaria estatal dijo que como autoridad enfrentan la situación crítica y que la matrícula actual sobrepasa la meta del año anterior “tenemos 1 millón 827 mil estudiantes matriculados, según nuestros estudios del retorno a clases ya estamos en un 75% en modalidad presencial, tenemos 10 mil docentes capacitados estamos dando respuesta al retorno a clases con una inversión de 690 millones de lempiras”.

El estudio de Unicef refleja el impacto de la pandemia sobre el sector educativo, y los más afectados fueron los grupos vulnerables debido que el internet y la electricidad están distribuidos de forma desigual y afecta de manera desproporcional a los niños pobres de las zonas rurales y a otros grupos vulnerables, como niños indígenas y estudiantes con necesidades especiales.

Figueroa manifestó que “Antes de pandemia teníamos dos millones de niños en deserción escolar, estamos haciendo una recuperación y dando prioridad a tres indicadores, acceso, permanencia y promoción, estamos abriendo el acceso con la matricula gratis”.

En el informe se constata que, algunos países de la región han enfrentado dificultades significativas en la reapertura de las escuelas, como es el caso de Ecuador, El Salvador, Honduras, Panamá, Perú y Venezuela, lamentablemente, en muchos de estos casos, hubo restricciones por falta de recursos para hacer inversiones.

La representante de la Secretaría de Educación manifestó a Criterio.hn que hay un presupuesto de 139 millones destinados para becas sociales y por excelencia académica. “La nivelación en educación nos tardaría lo que nos tardó ese bajón, estamos en reordenar y tomando decisiones, vamos a ver resultados el próximo año”

 “En este momento estamos en reconstrucción de 20 centros educativos que fueron afectados por Eta e Iota, hay una inversión para construcción educativa el financiamiento en educación incrementó casi dos mil millones de lempiras”, detalló la viceministra.

Otras dificultades estuvieron relacionadas con la falta de preparación de los directores, la incoherencia en las directrices y las desconexiones entre las escuelas y los Gobiernos regionales o centrales.

Por su parte el asesor educativo de la Asociación para una Sociedad más Justa (ASJ), Denis Cáceres, en declaraciones a Criterio.hn dijo que la ingobernabilidad en Honduras ha empeorado en los últimos años porque hay docentes o directores de centros educativos que no quieren abrirlos, agregó que tampoco se cumplen los 200 días de clases.

También lea El 76% de los niños de Honduras no reciben educación de calidad

Cáceres manifestó que el 60% de los niños que se van del sistema educativo es por razones socioeconómicas y más del 30% de los niños migran del país, agregó que de 230 mil niños que llegan a primer grado, solo 75 mil se gradúan de Bachillerato, y 20 mil ingresan a la universidad.

La pandemia ha tenido un enorme impacto en los resultados de aprendizaje y en el desarrollo de competencias, profundizando las débiles bases en las cuales se encuentran apoyados sus sistemas educativos.

 El informe de Unicef recomienda a los gobiernos enfocarse en dos estrategias esenciales: el regreso a la escolaridad y la recuperación de las pérdidas de aprendizaje.

El viceministro de Educación, Edwin Hernández, es de la opinión que el niño es el fin primordial del proceso educativo al que se le debe dedicar todo el esfuerzo y el tiempo, “debemos darle todas las facilidades existentes para que el niño se desarrolle en el ambiente educativo”.

Hernández manifestó a Criterio.hn que la matrícula es permanente, aunque en menor grado, detalló que por diversas causas no todos los niños y niñas en edad escolar se han matriculado, la explotación infantil, la migración o por factores económicos.

“No tenemos ninguna baja en el número de niños que se mantienen en el proceso educativo”, dijo Hernández.

Denis Cáceres contradice esta afirmacion y señala que Honduras tiene la cobertura educativa más baja de Centroamérica, porque de 3 millones de estudiantes que deberían estar en el sistema, solo 1.8 está matriculado, 1.2 están fuera del sistema educativo y,  de estos al menos 500 mil son jóvenes entre 14 y 17 años de edad que no estudian ni trabajan.

El informe concluye instando a los gobiernos a enfocarse en cuatro compromisos claves, como “colocar a la recuperación de la educación al tope de las prioridades en la agenda pública, reintegrar a la escuela a todos los niños, niñas, y adolescentes que la abandonaron y asegurarse que permanezcan en ella, recuperar el aprendizaje perdido y garantizar el bienestar socio-emocional de los niños, niñas, y adolescentes, valorar, apoyar y capacitar a los docentes”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

El comentario no puede estar vacío
Por favor rellene el usuario
Es necesario escribir un correo válido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.