La Otra Orilla|Noticias Destacadas

“Galápagos de Amor”, un grito feminista desde las vivencias y experiencias de la escritora Blanca Guifarro

“Galápagos de Amor”, un grito feminista

Compartir

Redacción: Viena Hernández

Fotos Jorge Burgos/Criterio.hn

Portada: Guillermo Burgos

Tegucigalpa. –  En las entrañas del casco histórico de la antañona ciudad de Tegucigalpa, rodeada de mujeres feministas y exalumnas universitarias, la escritora y catedrática de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), Blanca Guifarro, lanzó su libro de poesía feminista “Galápagos de Amor”.

Guifarro describió su libro como una conexión de su sentir y una obra literaria destinada a empoderar desde el poder del feminismo, destacando el arte, la historia y la literatura. Además, compartió que es jugar con las palabras y darle vida a quienes no la tienen y recuerda a la vieja casona de bajareque, adobe y ladrillo.

“Galápagos de Amor”, nació en 2020 “entre la dicha de vivir y el desasosiego que provocó la muerte y que a su pasó el dolor se volvió un denominador común”, el rítmico escrito se acuerpa de cinco cortos e intensos versos: Ruptura, Párpados de Sol, Abrigos del Desabrigo, Languidecer y Con Mil Silencios.

Lea también: Sistema patriarcal y machista sexualiza a la mujer y minimiza su rol en la sociedad

“Todos están enlazados con el cordón de la cultura patriarcal, en las contradicciones humanas, el sexismo, el machismo imperante y en el movimiento eterno del cosmos, las manos y el corazón”, describió la fundadora de la cátedra de Estudios de la Mujer, impartida en la UNAH.

El lanzamiento del libro “Galápagos de Amor” se realizó en un evento público coordinado por la Red Lésbica Cattrachas. Además, Guifarro agradeció a Fernanda Betancourt por ser la autora de la portada del libro, a Patricia Toledo por el arte de la contraportada y las ilustraciones del interior del libro. Dio también las gracias al trabajo de Elisa Dulcey por prologar el libro, a Marcela Martín por transcribir el texto del libro y “gracias a Blanca Guifarro por abrazarse este día con Galápagos de Amor”, agregó la socióloga.

ROMPER LOS ESTEREOTIPOS PATRIARCALES Y MACHISTAS

La académica explicó a Criterio.hn que Galápagos es un tipo de montura que se utilizó en siglos pasados, diseñada para que las mujeres pudieran montar a caballo, evitando que fuera igual que la forma de montar de los hombres.

De esa forma, expresó cómo en esos tiempos el estereotipo patriarcal, incluso en la forma de montar a caballo, interponía límites y normas para las mujeres. En ese sentido, destacó la ruptura histórica en actualidad, al retomar las formas de estereotipar a las mujeres respecto a sus comportamientos.

La connotada escritora, también compartió a este medio digital que, el mensaje del texto es diferente para cada persona, acentuando que el feminismo no tiene fronteras, siendo la intención primordial transformar las mentes patriarcales.

Lea también: Sistema patriarcal y machista incide en culpabilizar a las mujeres por femicidios

“No hay modelos ni modas, la escritura es un mar abierto con contenido y vivencias, dichas en las palabras y forma de entender desde la vida personal, el mundo contradictorio y conflictivo, sexista y machista en que vivimos”, sostuvo.

Los sentimientos en la escritura están concentrados en los cimientos y sentimientos, es decir, comentó que solo puede escribirse a partir de la práctica cotidiana, pues así es como se entiende el poder patriarcal.

“La sequía, la búsqueda y el coraje, para seguir viviendo. Es poner en ambiente los ritmos de las gentes, mujeres y hombres, es hacer uso de las palabras con sabor a imaginación, tanto en un día soleado como en otro de mucha lluvia. Es trepar la colina y volverla a trepar cuantas veces el deseo y el cuerpo lo pidan”, hizo resonar la poeta.

Guifarro ha creado poesía y narrativa desde hace más de 30 años, desde pequeña disfrutó declamar a escritores mexicanos, guatemaltecos y de otros países, se define como una escritora sin líneas de influencia directa, simplemente aclaró que sus musas han sido desde un inicio, las mujeres.

Lea también: Acoso callejero, la violencia que quita la tranquilidad de caminar con libertad a las mujeres

Con lágrimas en los ojos, Blanca Guifarro, escuchó la declamación e interpretación de unos de sus poemas: “…Con el paso de los años la dulzura se desprendió de aquellos labios carnosos, y sus palabras se perdieron en el andar rítmico, en caderas anchas y estrecha cintura, tan estrecha como la de una avispa recién salida de su nido. Sube gradas que conducen a todas partes y donde se pierden los pasos mal calculados ya sea por prisa o por falta de calistenia que perdió en la escuela primaria…”, y continuó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

El comentario no puede estar vacío
Por favor rellene el usuario
Es necesario escribir un correo válido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.