Olancho se eleva la violencia contra la mujer

Sistema patriarcal y machista incide en culpabilizar a las mujeres por femicidios

Compartir

Redacción: Viena Hernández

Tegucigalpa. – En una sociedad controlada por un sistema patriarcal y machista, diversos sectores opinan que, en su mayoría, las muertes de mujeres ocurren a causa del machismo y los celos, pero muy de cerca está otro sector que considera que esto ocurre porque las mujeres lo provocaron.

Estas valoraciones forman parte del recién publicado informe de Sondeo de Opinión Pública elaborado por el Equipo de Reflexión, Investigación y Comunicación (ERIC-SJ), el cual reveló, en respuesta a la pregunta, ¿por qué cree usted que están matando más mujeres?, la mayoría, en un 32.9% expresó que se debe al machismo y los celos.

 

 

Sin embargo, casi el mismo porcentaje, un 30.0%, opinó que es “por culpa de ellas mismas”. Esa valoración ha provocado numerosas reacciones, entre ellas, la consultora en derechos humanos y comunicaciones, Honorina Rodríguez, comentó a Criterio.hn que “el imaginario de la población refleja esas respuestas, pues vivimos bajo un sistema patriarcal, machista, en donde los hombres asumen que, en general, el cuerpo de las mujeres es de su propiedad”.

El femicidio es la máxima expresión de la violencia contra las mujeres y su antecedente es la violencia doméstica, se ejerce con saña y odio, con golpes, a disparos, mutilaciones y de otras formas.

Lea también: Ministerio Público es negligente con casos de violencia sexual y asesinatos de mujeres

El documento, destacó que el 86% de la población es consiente que los femicidios han aumentado, mientras que un 13.9% consideró que no y un 0.6% es indiferente al tema o no supo qué responder.

Nahil Zerón, integrante del observatorio de muertes violentas de mujeres de la Red Lésbica Cattrachas, dijo a Criterio.hn que el estudio que ha realizado el ERIC para visibilizar los altos índices femicidios en el presente año, permite analizar el imaginario social hondureño en dos sentidos.

Primero, expresó que desde Cattrachas, observan que esta encuesta revela la falta de conocimiento de cómo opera el sistema de opresión patriarcal sobre la vida de las mujeres.

Asimismo, Zerón resaltó que “cuando nos referimos a un femicidio no sólo estamos hablando del femicidio íntimo, estamos hablando de un contexto interseccional donde las mujeres enfrentan la realidad de un país empobrecido, controlado por el crimen organizado y el narcotráfico”.

Lea también: Urgen a gobierno priorizar agenda de DD HH de pueblos indígenas, mujeres, niñez y comunidad LGBT

INOPERANCIA DEL SISTEMA DE JUSTICIA

Es un hecho que la ola de violencia contra las mujeres y los femicidios han provocado enorme preocupación, además de los porcentajes antes mencionados, el 11.7% de la población optó por evitar responder la interrogante y el 8.3% contestó que las mujeres son asesinadas por quienes ejercen el crimen de la extorsión.

Pero otra preocupación es la inoperancia del sistema de justicia. Ante esto, Rodríguez explicó que hay un subregistro que invisibiliza el femicidio al haber jueces que todavía no aceptan la figura legal del Código Penal, entonces los casos son desestimados por tratarse de femicidios, obligando a tomarlos o tener que desarrollarlos como homicidios.

Este tema está sumamente estrecho con las valoraciones de la población que perciben la existencia de colusión entre la violencia y los cuerpos de seguridad del Estado.

El integrante de Cattrachas, señaló que las mujeres, niñas y adolescentes en Honduras deberían poder acceder a un futuro libre de violencia.

Otro de los resultados del documento, expone que el 34.5% de la población en lugar de sentirse segura, manifestó que la Policía Nacional le provoca miedo, frente a un 41.4% que expresó sentirse segura, pero, por otro lado, el 23.9% apuntó que no le provoca ninguna de las anteriores, es decir, no espera nada de los uniformados.

Tomando en cuenta la violencia del acoso sexual y callejero, es fácil observar como muchos hombres e incluso algunas mujeres justifican los llamados “piropos” como si se tratara de un halago y hubiera derecho a hablarles a las mujeres de cierta forma, aunque ellas no lo acepten.

Decir “mi esposa, mi mujer” y otro tipo de denominaciones –explicó Rodríguez- es una manera de manifestase dueño de una mujer, como si se tratara de una posesión o un objeto.

Lea también: Muertes violentas de mujeres y población LGBTIQ+, una deuda que enfrenta la justicia en Honduras

Es común escuchar en conversaciones e incluso en opiniones en redes sociales, personas que intentan justificar los femicidios, manifestando que ocurren porque la mujer salió de noche de su casa, porque estaba en un lugar poco transitado o desolado, porque andaba con ropa provocativa, entre otros comentarios, dando a entender que es culpa de ellas.

Al faltar presencia de más mujeres en la toma de decisiones en altos mandos, denota otra actitud que hace predominar el machismo, pues hay quienes señalan que las mujeres “no pueden”, “no saben” o “no son capaces”.

“Hay que decir a la población hondureña que a las mujeres no nos gusta que nos violenten y, por supuesto, no nos gusta que nos asesinen, el sistema violento, machista y patriarcal hace pensar y creer a las personas que nosotras nos lo buscamos o nosotras lo queremos”, razonó Rodríguez.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

El comentario no puede estar vacío
Por favor rellene el usuario
Es necesario escribir un correo válido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.