Sistema patriarcal y machista sexualiza a la mujer y minimiza su rol en la sociedad

Las miradas lascivas de los hombres den las calles es parte de la violencia hacia las mujeres que se ha normalizado en una sociedad conservadora ante la falta la ausencia de una educación sexual.

Actualidad|Noticias Destacadas.

Compartir

Redacción: Viena Hernández

Tegucigalpa. –  En medio del bien acentuado sistema patriarcal y machista, se esconden mensajes implícitos, pero en su mayoría bastante claros, dependiendo de la capacidad de análisis de quien lo percibe, entre estos, está la sexualización del cuerpo de las mujeres, desvalorizando su esencia y su integridad, para convertirla en un objeto inerte de atracción.

De acuerdo a eso, se percibe que entre más muestre y cumpla con el estándar o el estereotipo impuesto por la sociedad machista, se les otorga cierto valor, pero siempre superficial, al mismo tiempo minimizan su verdadero rol en la sociedad. Se da a entender que, las mujeres solo sirven si son sensuales y se ven bien, es decir, como un adorno.

La coordinadora de la Red Nacional de Defensoras de Derechos Humanos en Honduras, Yessica Trinidad, comentó en una entrevista con Criterio.hn que la sexualización del cuerpo de las mujeres pasa también por hacer cambios desde los medios de comunicación, porque hay una tendencia no solo a sexualizar, también sus derechos son violentados, son acosadas y si denuncian son responsabilizadas de esa violencia.

El doctor en derechos humanos, Joaquín Mejía, dijo a Criterio.hn que se requiere de nuevo orden, no solamente referido a la vida pública, en donde el Estado tiene que encargarse, también en el ámbito privado y de la familia y, para ello, dice, se requiere de un proceso profundo tanto en la dimensión pública como privada.

Lea también: Honduras: más del 90% de las mujeres del área rural trabajan y sostienen a la familia sin remuneración

En la dimensión pública, el Estado tiene un papel fundamental, es necesario que empiece a regular el mundo laboral para que pueda haber un equilibrio entre el cuidado de la familia y el trabajo.

Eso requeriría que no solo las mujeres cuenten con los permisos de maternidad, también los hombres. Es necesario un cambio en toda la estructura educativa para cambiar los roles de género que nos ha dicho son naturales, pero no lo son, en realidad son parte de una cultura machista, refiere el entrevistado.

Mejía coincide que se requiere también de una regulación de los medios de comunicación, para que las mujeres no aparezcan como objetos sexuales o relacionadas al mundo de los quehaceres del hogar, por ejemplo, cuando se busca vender un detergente o un aceite de cocina, pues son ellas las que aparecen en los anuncios publicitarios.

“El patriarcado se reproduce a través de la familia, la iglesia, los medios de comunicación, de la publicidad, la escuela, la educación y el Estado tiene un papel fundamental”, resaltó Mejía.

Por su parte, Yessica Trinidad ejemplificó que se ha vuelto común poner a la mujer como el centro de la conversación, pero como burla, como algo a evaluar y comparar, para ridiculizarla e incluso menospreciarla.

Además, no se debe olvidar que se deben reformar todas esas leyes que discriminan a las mujeres, no es correcto solo considerar como delito el femicidio y la discriminación, sino también otras agresiones como el acoso sexual y el acoso callejero.

Lea también: Mujeres siguen esperando acciones concretas de Xiomara Castro para combatir y prevenir la violencia femicida

SEXUALIZACIÓN CONVIERTE A MUJERES EN OBJETOS

El Estado tiene mucho que hacer para la democratización y la mayor responsabilidad está en los hombres –argumentó Mejía– al tiempo que explicó que no se puede justificar que los hombres no han cambiado su masculinidad porque las mujeres no los han capacitado o porque el Estado no ha hecho nada, se trata de un compromiso personal.

“Ahí no son las compañeras feministas las que tienen la obligación de educar y de enseñar a los hombres, sino que ellos deben cuestionarse, analizar los privilegios que ha otorgado el sistema, renunciar a ellos y hablar con otros hombres para llevar a cabo ese cambio de modelo, lo cual tendría un impacto significativo comenzando por la violencia que hay en el país”, razonó el especialista en derechos humanos.

La sexualización de las mujeres siempre se ha dado, pero ahora está más enfatizada debido a la comercialización, por el consumo, se trata de vender, no importa a qué costo, entonces se define la sexualidad como un tipo de atracción.

Según la Asociación Estadounidense de Psicología (American Psychological Association-APA, por sus siglas en inglés), la sexualización de la mujer ocurre cuando esta es tratada como objeto sexual y evaluada en función de sus características físicas.

Lea también: Sistema patriarcal y machista incide en culpabilizar a las mujeres por femicidios

Esto es parte del sistema patriarcal y machista, el cual incide en la vida de las mujeres desde que son niñas, por ejemplo, al vestirlas como si fueran mujeres, con zapatos altos y ropa que enseña la piel.

“Hemos sido irresponsables como sociedad, porque vemos el cuerpo de la mujer como una atracción en todas las etapas de su vida, desde niñas, en la adolescencia, en la juventud”, dijo la defensora de los derechos de las mujeres.

Por tal razón, no solo se trataría de establecer leyes, también se trata de procesos de deconstrucción sobre la idea de que las mujeres deben cumplir con clichés, patrones, conductas generadas y reproducidas por el sistema impositivo del machismo.

En conclusión, el cuerpo de las mujeres y su apariencia ha sido valorizada, pero de forma banal y pasajera, mientras que su papel en la sociedad en la toma de decisiones ha sido minimizado. En los videos musicales, programas, telenovelas, películas, se presenta una imagen equivocada de la mujer, donde se normaliza el insulto a su integridad y se denigra su valor como ser humano.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

El comentario no puede estar vacío
Por favor rellene el usuario
Es necesario escribir un correo válido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.