Frío, hambre y sed, damnificados en el Distrito Central urgen de apoyo mientras los políticos brillan por su ausencia

 

Por: Redacción CRITERIO.HN

redaccion@criterio.hn

Tegucigalpa, Honduras.- Inundaciones, deslizamientos e incertidumbre agobian a la ciudadanía mientras la depresión tropical Eta hace un lento recorrido por el territorio hondureño dejando destrucción a su paso. Los políticos que hasta hace poco visitaban las comunidades en abierta campaña electoral, sin seguir las medidas de bioseguridad, hoy brillan por su ausencia.

Los niños ayudan a sacar las cosas que pueden salvar de sus hogares

En la capital, pobladores del barrio Reparto por Arriba, La Bolsa, y las colonias Las Brisas, Betania, Oscar A. Flores, Los Pinos, Villanueva y Nueva Suyapa, entre otros, fueron algunos de los afectados a consecuencia de la persistente lluvia que recordó a muchos los efectos devastadores del huracán Mitch en 1998.

En la Betania un aproximado de 100 familias fueron evacuadas y trasladadas al albergue ubicado en la escuela Juan Guifarro López; mientras que, en Las Brisas, más de 50 familias fueron retiradas y desplazadas al refugio localizado en la escuela Toribio Bustillo. En ambos albergues, los ciudadanos pedían frazadas, comida, implementos de higiene, pañales, ropa y colchones.

Los habitantes del barrio La Bolsa afectados por el desborde del río Grande o Choluteca fueron trasladados al Instituto Central Vicente Cáceres, desde donde Miriam, una de las afectadas, pidió apoyo a las autoridades para atender las necesidades de los niños y los adultos mayores.

“Necesitamos el apoyo ahorita porque en verdad somos bastantes familias afectadas.  Niños y adultos mayores que necesitan de otras atenciones porque son personas que son diabéticas, hipertensas”, dijo la capitalina mientras tiritaba de frío provocado por la ropa mojada que vestía, pues al igual que muchas familias no pudieron sacar de sus hogares más que lo que llevaban puesto al momento de la evacuación en medio de la tormenta.

Elías, un hombre de ochenta años que se encuentra en el mismo refugio, contó que fueron evacuados a las 10:00 de la noche y que el frío, hambre y sed fueron los acompañantes durante el resto de la noche. Una de las encargadas del albergue afirmó que ciudadanos particulares son quienes llegaron a colaborar en el tema de la alimentación en horas de la mañana.

Mientras una parte de la ciudadanía se da a la tarea de recolectar alimentos, ropa y objetos de higiene para distribuir en los albergues, la ausencia de los políticos y autoridades es evidente. Hasta hace menos de siete días, quienes tenían aspiraciones electorales visitaban las comunidades en abierta campaña electoral sin observar las medidas de bioseguridad requeridas debido a la pandemia por Covid-19.

El alcalde del Distrito Central y uno de los aspirantes a la presidencia de Honduras por el Partido Nacional, Nasry “Tito” Asfura afirmó: “Aquí estamos para enfrentar los problemas. […] La naturaleza es impredecible. Tenemos suficiente maquinaria, herramientas, personal para poder enfrentar […] albergues, etc, Estamos firmes para poder atender y servir, que Dios nos proteja y nos cuide para que nos saque adelante con tanto problema”.

El audio fue distribuido por las redes sociales de la Alcaldía del Distrito Central, sin embargo, Asfura no ha dado la cara. Así como tampoco se ha visto al presidente del Congreso Nacional, Mauricio Oliva, quien también aspira a la presidencia del Poder Ejecutivo por el Partido Nacional y participó el pasado sábado 1 de noviembre en concentraciones electorales en San Lorenzo, Amapala y Valle, en el sur de Honduras.

La situación por las lluvias en el Distrito Central es delicada. Anoche ante el incremento en el caudal de los ríos y quebradas de la capital, los puentes que conectan a Tegucigalpa y Comayagüela fueron cerrados. Mientras que en el Valle de Sula se revive el fantasma del huracán Mitch, con hondureños haciendo desesperados llamados de ayuda al encontrarse atrapados en los techos de sus hogares producto de las inundaciones de los ríos Chamelecón y Ulúa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.