Elecciones Honduras 2021

Felícito Ávila, el jinete que quiere seguir cabalgando en el Poder Legislativo

Compartir

Tegucigalpa.-Furtivo en los intereses del oficialismo con los que ha logrado puestos claves en los peldaños de la política y olvidando su largo paso por el sindicalismo, busca su continuidad en el Congreso Nacional donde ha sido un gran aliado del Partido Nacional.

También lea: Luego de votar contra la MACCIH, Toño Rivera quiere seguir en el Congreso

Felícito Ávila Ordóñez, es oriundo de la aldea El Vado en el municipio de Nacaome, departamento de Valle, zona sur de Honduras. Nació un 21 de febrero de 1949. Saltó a la dirigencia sindical muy joven lo que le permitió llegar a lo más alto en la Central General de Trabajadores (CGT).

Su educación primaria y secundaria la cursó en la escuela Urbana Mixta Club de Leones Casta R. García en la que se graduó como bachiller en ciencias y letras y luego obtuvo una licenciatura en Desarrollo Social en la Universidad de los Trabajadores de América Latina en Venezuela.

Gracias a su madre logró conseguir una plaza como maestro empírico en su municipio, posteriormente logró llegar a la secretaría general de la CGT en la que permaneció por más de cuatro décadas.

En 1985 figuró en la solución a la crisis institucional que surgió luego que el entonces presidente liberal Roberto Suazo Córdova encarcelara al presidente de la Corte Suprema de Justicia (CSJ), Ramón Valladares Soto. Las centrales obreras intervinieron y evitaron una crisis política.

Fungió como secretario general de la CGT por 25 años desde 1977 al 2001.

EL MONTADOR Y LAS CAMARONERAS

A Ávila se le conoce por ser apasionado de los caballos. Asegura ser montador por más de 24 años y bregar en un negocio en el que súbitamente ha ido escalando hasta convertirse en un gran vendedor, acompañado de uno de sus cuatro hijos.

Asegura que es herencia de sus abuelos maternos, legado también inculcado por sus tíos porque eran salineros (trabaja o extrae sal) y necesitaban de todo tipo de caballos y mulas. En la actualidad se dedica a la cría y venta de caballos a través de exhibiciones y ferias.

En el año 2021, instaló una camaronera en la zona sur del país la que terminó vendiendo a causa de una plaga que afectó la producción y porque comenzaba su escalinata en la política.

Lea, además: Jorge Cálix, de la mano de las redes sociales y de los pleitos en la TV, va fijo por la reelección

SU VIDA POLÍTICA

Para el año 1973 se afilió al partido Democracia Cristiana (DC), irónicamente fundado en 1968 por afines al Partido Nacional, siendo en 1981 candidato a designado presidencial bajo la candidatura del fallecido Hernán Corrales Padilla.

Ávila se convirtió en un dirigente de peso dentro de su partido, en el proceso electoral de 2009 fue designado como candidato presidencial logrando obtener solo el 1,79 % de los votos (38,413).

En marzo del siguiente año, fue ungido presidente de la DC, mismo año que fue nombrado ministro del Trabajo en el gobierno de Porfirio Lobo Sosa a quien considera “el mejor presidente”.

De cara a las elecciones de 2013, lanzó su candidatura por una diputación dentro del Congreso Nacional, sin embargo, pese a tener la primera casilla, fue superado por Augusto Cruz Asensio, sindicado en corrupción en el caso Red de Diputados que presentó la fenecida Misión de Apoyo Contra la Corrupción e Impunidad (MACCIH).

Ya en 2017, Ávila fue escogido por Juan Hernández para desempeñarse como comisionado presidencial para la vivienda en la que enfocó sus esfuerzos por crear una normativa que permitiría a los hondureños acceder a una vivienda con costos bajos.

También lea: Elvin Santos: el acaudalado constructor que luego de ser acusado por corrupción busca reelegirse como diputado

ALIADO EN EL CONGRESO NACIONAL

Renunció al cargo de comisionado para aspirar en las elecciones generales de 2017, de nuevo a candidato a diputado, en las que logró agenciarse un puesto de los 128 congresistas y en el que ha figurado como un gran aliado del Partido Nacional.

Ha respaldado todas las acciones del Partido Nacional dentro del Legislativo, donde se desempeña como uno de los vicepresidentes.

Presidió la Comisión Especial Multipartidaria para evaluar a la MACCIH en la que se concluyó la no continuidad del organismo de la Organización de Estados Americanos (OEA).

De igual manera, votó a favor de la puesta en marcha de las Zonas de Empleo y Desarrollo Económico (ZEDE) que promueve Juan Hernández y que es el disfraz de las Ciudades Modelo que fueron declaradas inconstitucionales en 2012.

Esa cercanía con el poder también lo han hecho acreedor de algunos privilegios como el hecho de viajar en las aeronaves de las fuerzas armadas para realizar actividades dentro del territorio nacional.

En julio de 2019 se retiró molesto de una entrevista que le realizaba Radio Progreso al ser increpado del por qué había viajado en un avión militar a la ciudad de Gracias, Lempira, a 265 kilómetros de Tegucigalpa, a una sesión del Congreso Nacional, pudiéndolo hacer en su vehículo porque para ese propósito se le otorgan viáticos.

Felícito Ávila busca repetir en el Congreso para el periodo 2022 a 2026 y mantener su continuidad en respaldo del Partido Nacional bajo la cobertura del Partido Democracia Cristiana, que también ha sido pieza clave en el tráfico de credenciales para fraguar los fraudes electorales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El comentario no puede estar vacío
Por favor rellene el usuario
Es necesario escribir un correo válido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.