Poneles ojo

Luego de votar contra la MACCIH, Toño Rivera quiere seguir en el Congreso

Compartir

Tegucigalpa. –Su ascenso en la política lo obtuvo por el poder de su conservadora familia nacionalista. Fue férreo opositor a la instalación de la Cuarta Urna en 2009, pero en 2015 fue uno de los principales promotores para aprobar la reelección presidencial y hoy aspira a su quinto periodo como congresista, cargo al que llegó por primera vez en 2006.

Antonio César “Toño” Rivera Callejas, nació en la ciudad de Tegucigalpa un 17 de enero del año 1963, en el hogar que conformó su padre Mario Rivera López, conocido como “el zorro nacionalista” y su madre, Eva Isabel Callejas, prima del difunto expresidente Rafael Leonardo Callejas.

El poder político de Rivera Callejas fue herencia de su estirpe: su abuelo paterno, Antonio Clavasquín Rivera, se consagró como uno de los fundadores del Partido Nacional y fungió como congresista de 1885 a 1939, también en varias ocasiones se desempeñó como presidente del Congreso Nacional. Refrendó la reelección del dictador Tiburcio Carías Andino al permitirle extender su mandato presidencial.

Su padre, Mario Rivera López, quien falleció en el año 2009, también tuvo un ascenso rápido en el poder siendo diputado suplente a los 22 años. Trepó a diputado propietario tras la muerte repentina de Humberto Díaz Banegas y después del golpe de Estado de 1963, contra el presidente Ramón Villeda Morales, logró colgarse a presidente del hemiciclo, a sus 31 años.

Su madre es prima del expresidente Callejas, sindicado por corrupción en siete casos de abuso de poder y malversación de caudales públicos durante su gestión (1990-1994) quedando exonerado de la justicia luego de recibir las respectivas cartas de libertad, sin embargo, en diciembre de 2015 fue acusado por Estados Unidos en el caso de corrupción “FIFA gate” por recibir sobornos en el ámbito deportivo.

También es concuño del actual designado presidencial Ricardo Álvarez. Su esposa Aminta Mejía es hermana de Lucrecia Mejía, la esposa de Álvarez. A Ricardo Álvarez lo conoció en la Escuela Americana de Tegucigalpa, donde tuvo el privilegio de estudiar la secundaria y donde se hizo amigo del político liberal y empresario de la construcción Elvin Santos y los empresarios Camilo Atala y Pedro Casanova.

También lea: Elvin Santos: el acaudalado constructor que luego de ser acusado por corrupción busca reelegirse como diputado

PARTE DE LOS GRUPOS ECONÓMICO

La familia Rivera Callejas es parte de los grupos económicos de Honduras y de manera particular, Antonio César Rivera Callejas ha sido miembro de la junta directiva de BAC-Bamer ahora Bac-Credomatic, junto a sus ya conocidos y poderosos amigos la familia Atala, Sagatume Ferrari, Facussé Barjum, Kafati, Rosenthal, entre otros.

Su participación en la banca la ha combinado con los deportes, al ocupar la presidencia de la Liga Nacional de Fútbol y siempre ha sido cercano al Club Deportivo Motagua, de la familia Atala, siendo la mascota de este club deportivo durante su niñez y adolescencia.

Es abogado y como tal se dice ser defensor de la Constitución, pese a ser uno de los promotores del golpe de Estado de 2009, que derrocó del poder al entonces presidente Manuel Zelaya Rosales y a que, en el marco del Acuerdo de Cartagena, votó en el Congreso Nacional en contra de la reforma al artículo cinco que dio paso al plebiscito y referéndum, al considerar que estas figuras de consulta popular no deben ponerse a la disposición de todos los sectores.

En los años noventa fungió como docente en el Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH) impartiendo las asignaturas de teoría general del Estado, introducción al estudio del derecho y derecho romano, para la Escuela de Periodismo las primeras dos y para la facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales (Derecho) las tres.

El bebesauro nacionalista (expresión para referirse a herederos de cargos políticos) aspira en las votaciones generales de noviembre por un quinto periodo como congresista pese a ser parte de los que promovieron la impunidad y la expulsión de la Misión de Apoyo Contra la Corrupción y la Impunidad en Honduras (MACCIH) de la Organización de Estados Americanos (OEA).

SU RECALADA AL PODER

Con todos los patrocinios que pudo recibir de su familia, logró ser presidente de la juventud del Partido Nacional, posteriormente pasó a ser regidor de la Alcaldía Municipal del Distrito Central; en 2006 y con su lema de campaña “el de los chocoyos”, por sus hoyuelos en las mejillas, logró ser electo diputado nacionalista al Congreso Nacional de Honduras por el departamento de Francisco Morazán.

Heredero de su padre y su abuelo en el mundo de la política, en 2009, fue defensor acérrimo y promotor del golpe de Estado orquestado contra el expresidente José Manuel Zelaya Rosales, quien pretendía consultar a la población sobre la convocatoria a una Asamblea Nacional Constituyente.

Su papel como congresista jugó en respaldo de Roberto Micheletti Baín, que asumió de facto el poder del 28 de junio de 2009 al 27 de enero de 2010. Rivera Callejas era organizador de las famosas marchas de las “camisetas blancas” promovidas por las élites hondureñas para derrocar a Zelaya Rosales a quien, Rivera Callejas y demás sectores conservadores, acusaron de querer perpetuarse en el Ejecutivo.

De hecho, se jacta del derrocamiento de Zelaya. En una entrevista a diario El Heraldo dijo: “nací el 17 de enero de 1963, yo nací el año del verdadero golpe, ese fue el golpe contra Ramón Villeda Morales, ese sí fue golpe. Y consultado sobre lo ocurrido en 2009, respondió: “ese no fue golpe, esa fue sucesión constitucional, así que yo soy golpista de nacimiento porque nací en el 63, en el año del golpe contra Villeda Morales, jajaja…”.

Fue reelecto diputado en las elecciones de 2010 en las que el Partido Nacional ganó la presidencia de la República aprovechándose del fraccionamiento del Partido Liberal. Esa crisis fue factor relevante para que en las elecciones de 2013 el oficialismo se alzara nuevamente con el triunfo tras denuncias de fraude y con la oposición resquebrajada.

LA DOBLE MORAL

El 8 de diciembre de 2014, Rivera Callejas, junto a su fallecido tío, Rafael Leonardo Callejas y 13 diputados más, presentaron un recurso de inconstitucionalidad ante la Sala Constitucional de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) con el objetivo de reformar el artículo 239 de la Constitución que prohibía la reelección presidencial.

En abril de 2015, los magistrados que habían sido nombrados por el gobernante Juan Hernández, de manera ilícita, fallaron a favor del recurso que permitió a Hernández aspirar por la reelección e imponerse mediante un fraude electoral en 2017, año en que Rivera Callejas es electo para un cuarto mandato como congresista.

También lea: Oswaldo Ramos Soto, el eterno diputado que aspira a un sexto periodo continuo

LA MACCIH, LAS ZEDES Y UN PERIODO MÁS

El 19 de noviembre de 2018, la extinta Misión de Apoyo Contra la Corrupción y la Impunidad en Honduras (MACCIH), a través de la también fenecida Unidad Fiscal Especializada Contra la Impunidad de la Corrupción (UFECIC), presentó el caso Pacto de Impunidad en el que involucró a Rivera Callejas junto a los diputados Tomás Zambrano, Román Villeda y Sara Ismela Medida por delitos de falsificación de documentos.

Según la denuncia, los diputados reformaron la Ley del Tribunal Superior de Cuentas (TSC) para imposibilitar al Ministerio Público iniciar investigaciones contra funcionarios públicos si el ente contralor no presenta antes un informe que determine si existe responsabilidad penal.

En enero de 2019, la justicia dictó sobreseimiento definitivo a favor de Rivera Callejas y en enero de 2020 fue uno de los diputados que votó a favor de la salida de la MACCIH.

Además, desde el congreso ha apoyado la puesta en marcha de las Ciudades Modelo hoy erigidas como Zonas de Empleo y Desarrollo Económico (ZEDE) que, según expertos, no es más que la venta del territorio y la soberanía nacional.

DE “LOS CHOCOYOS” A “QUE SE LOS CORTEN”

Con su lema “los chocoyos” pasó a ser electo en cuatro ocasiones y ahora se alista para una quinta elección con la campaña “que se los corten” con la propuesta de cortarle los testículos a los violadores, seguramente con la asesoría de su hermano y publicista Mario Rivera Callejas, más conocido como “Chano” Rivera, el eterno asesor publicitario de las campañas presidenciales del Partido Nacional y de los gobiernos nacionalistas.

“Chano” Rivera, es propietario de la agencia publicitaria Uno Marketing y del canal de televisión Q’ hubo TV.

Rivera Callejas es uno de los promotores de las ZEDE y se jacta de ser artífice del golpe de Estado de 2009.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El comentario no puede estar vacío
Por favor rellene el usuario
Es necesario escribir un correo válido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.