Actualidad|Noticias Destacadas

Arranca caravana feminista de Ofraneh para apoyar comunidad Garífuna en Triunfo de la Cruz

Arranca caravana feminista de Ofraneh

Compartir

Tegucigalpa.- Ante el proyecto de vaciado del territorio de las comunidades Garífunas estructuradas en la Organización Fraternal Negra Hondureña (Ofraneh), la Red Nacional de Defensoras de Derechos Humanos arrancó hoy la caravana feminista ¡Viva Ofraneh!.

La movilización inició este jueves 19 y finaliza el domingo 22 de mayo en la casa ancestral de Waba, Triunfo de la Cruz, municipio de Tela, Atlántida, tierra en disputa y de la cual se intenta desplazar a la población Garífuna.

“La solidaridad es estar juntas, conocer los nombres y las historias que nos fortalecen”, dijo Yessica Trinidad, directora de la Red Nacional de Defensoras de Derechos Humanos en Honduras (RNDDH).

Trinidad citó a la coordinadora de la Ofraneh, Miriam Miranda, señalando que el sistema de opresión patriarcal, militarista, capitalista y racista pretende sacar a la gente de sus tierras y apropiarse de ellas; convertir a la gente en asalariados miserables, personal de servicio, seres humanos sin proyectos vitales más allá de una sobrevivencia muy precaria, quitarles el tiempo y el gusto por la vida”.

Nota relacionada: Autonomía educativa y moratoria en explotación de ríos y bosques, entre planteamientos de Ofraneh a Comisión de Transición

Es por este motivo, dice la lideresa de RNDDH, que “la lucha de la Ofraneh desde hace más de cuatro décadas es la defensa de la tierra y el territorio porque es el lugar preciso, material y concreto donde se asienta la vida comunitaria, la búsqueda del bien y la felicidad común”.

Este pensamiento ha sido llevado a la práctica, ahondó Trinidad, haciendo que Ofraneh tenga entre sus múltiples acciones la recuperación y puesta en práctica de proyectos “transformadores y radicales como el que crece y fructifica en Faya, Colón, lugar peleado a diversos depredadores sociales de este país: terratenientes, empresarios, narcos, políticos”.

Ahondó que Faya o Vallecito, como también es conocido, es un lugar de refugio y crecimiento de la esperanza no solo para la Ofraneh, sino para quienes consideran que los pueblos tienen capacidad de autogobierno y la construcción de presentes y futuros hermosos.

Muestra de esto son los procesos de fortalecimiento comunitario del pueblo Garífuna que crecen en las casas de salud, en los colectivos de disidencias sexuales, en la recuperación del aceite de coco y la comida ancestral que pueblan la tierra garífuna, planteó la la Red Nacional de Defensoras de Derechos Humanos a través de un comunicado.

Ante este escenario y planteamiento, dice Trinidad no es casualidad que la Ofraneh tenga un gran número de enemigos, detractores, adversarios, que usan herramientas en contra de sus procesos. Así como el asesinato, el encarcelamiento, el exilio y desaparición de sus liderazgos comunitarios.

Lea también: Miriam Miranda, coordinadora de Ofraneh recibe amenazas a muerte

A la vez que su dirigencia es objeto de campañas sistemáticas de desprestigio y desgaste social, cuyo objetivo es que se asimilen a procesos homogéneos de la política de los gobiernos, lo cual es otra manera de desaparición con la que se ve amenazada la Ofraneh, planteó la Red de Defensoras.

Finalmente concluyen que “ante el vaciamiento forzado, nosotras llamamos a los pueblos originarios a volver al territorio ancestral. Nosotras nos convocamos a escuchar y acompañar, sostenernos en la lucha por la vida en el lugar donde se han sembrado nuestros ombligos”.

La caravana feminista ¡Viva Ofraneh! fue respaldada por la directora para América de Amnistía Internacional, Erika Guevara Rosas, quien exigió “justicia para los pueblos despojados de sus territorios ancestrales y protección para las personas defensoras”.

 

Las violaciones a los derechos humanos contra la comunidad Garífuna del Triunfo de la Cruz llegó hasta la Corte Interamericana de Derechos Humanos (Corte IDH) en el caso Comunidad Garífuna Triunfo de la Cruz y sus miembros vs. Honduras.

El Tribunal regional responsabilizó internacionalmente al Estado de Honduras por la violación a varios derechos de la comunidad Garífuna, entre ellos el derecho a la propiedad colectiva.

También puso al frente la discusión sobre el impacto de los proyectos turísticos o habitacionales que se instalan sin el consentimiento de la comunidad, como sucedió en la comunidad Garífuna del Triunfo de la Cruz, como otras poblaciones en la Bahía de Tela.

Pese a la condena a Honduras por parte de la Corte-IDH en este caso, la administración del expresidente y ahora extraditado Juan Orlando Hernández hizo poco o nada para cumplir con la serie de reparaciones dictadas por el Tribunal regional.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

El comentario no puede estar vacío
Por favor rellene el usuario
Es necesario escribir un correo válido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.