Diálogo interreligioso aborda la urgencia de poner fin a la violencia hacia mujeres y niñas

Líderes religiosos y defensores de derechos humanos se reúnen en Tegucigalpa en el marco del Tercer Ciclo de Diálogos Interreligiosos e Interinstitucionales, buscando abordar la crisis de violencia de género que afecta a Honduras

En un llamado conjunto, destacan la necesidad de reinterpretar las enseñanzas religiosas para combatir la discriminación y promover el respeto hacia las mujeres en todas las esferas de la sociedad.

Tegucigalpa, Honduras. – La violencia en contra de mujeres y niñas, sigue siendo un flagelo en Honduras que urge de una atención integral para desarrollar mecanismos de prevención. En ese sentido se requiere el trabajo y compromiso de diferentes actores:  estatales, sociedad civil organismos internaciones y organizaciones basadas en la fe.

Para la pastora Ana Ruth García, coordinadora de Ecuménicas por el Derechos a Decidir, “la violencia extrema que las mujeres están enfrentando en nuestro país, nos esta retrocediendo como nación”, señaló.

Ana Ruth García, coordinadora de Ecuménicas por el Derechos a Decidir. Foto: Horacio Lorca/Criterio.hn

Honduras es el país centroamericano que se encuentra entre los primero cinco países del mundo más violento para las mujeres, presenta un panorama hostil para las mujeres con la manifestación de los diferentes tipos de violencia.

Con relación a las muertes violentas de mujeres y femicidios –la expresión más extrema de la violencia de género— Honduras en lo que va de 2024 ya registra más de 70 mujeres que han perdido la vida de manera violenta, de acuerdo con el Observatorio Nacional de la Violencia de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (ONV-UNAH).

La también defensora de los derechos de la mujer, remarcó que son crímenes de odio que se caracterizan por la saña y que son reforzados por las normas sociales sexistas y creencias que reproducen y perpetúan las diferentes violencias que sufren las mujeres.

Alice Shackelford, representante de la ONU en Honduras. Foto: Horacio Lorca/Criterio.hn

El tema de violencia contra la mujer y las niñas no solamente es un tema de interés para los religiosos, sino que es un tema de país, señaló la representante de la ONU, Alice Shackelford.

Agregó que los pastores, reverendos y sacerdotes tienen un rol importante porque dirigen sus pulpitos y tienen contacto cercano con sus feligreses y pueden llevar el mensaje que la violencia es inaceptable y no se puede seguir normalizándola como sucede hasta ahora.

DE interés: Instan a Honduras a adoptar políticas públicas para prevenir la violencia contra la mujer

INTERPRETACIÓN ERRÓNEA DE LA BIBLIA PROMUEVE MÁS LA VIOLENCIA

El Tercer Ciclo de Diálogos Interreligiosos en Lucha contra la Violencia contra Mujeres y Niñas, coordinado por Ecuménicas por el Derechos a Decidir se discutió sobre los discursos que refuerzan la apología de odio y las normas sociales, que perpetúan la violencia contra las mujeres, niñas y adolescentes.

Ana Ruth García, reconoció que las organizaciones basadas en la fe han fallado con las interpretaciones bíblicas literales que han sometido a las mujeres y las vuelven sumisas.

En ese sentido, el pastor Daniel Pacheco, reconoció que en muchas ocasiones desde los altares se hace una “mala interpretación” de la biblia. “Es responsabilidad de nosotros (pastores y pastoras) ayudar a sanear esta situación.

Suyapa Ordoñez, reverenda de la iglesia cristiana luterana de Honduras. Foto: Horacio Lorca/Criterio.hn

Por su parte, la reverenda de la iglesia cristiana luterana de Honduras, Suyapa Ordoñez, quien además es coordinadora de la red de mujeres contra la violencia del Distrito central, enfatizó que la mala interpretación de los textos bíblicos promueve todo tipo de violencia, los roles de género que enfatizan el patriarcado que, a su criterio, dañan la dignidad humana de las niñas, mujeres y adolescentes porque “toman los textos bíblicos para contrarrestar los derechos sexuales y reproductivos imponiendo esas normas sociales que no nos llevan a nada”.

Por su parte el reverendo de la iglesia luterana de Honduras, Rolando Ortiz, señaló que para comprender aún más la cultura de violencia se debe reconocer que hay una estructura educacional que forma a las personas para reproducir los discursos de discriminación.

En este mismo orden de ideas, el padre Patricio Larrosa, fundador y coordinador de la Asociación Colaboración y Esfuerzo (Acoes), señaló que la sociedad actual no ha cambiado en mucho respecto a la sociedad de hace 2000 años, “la sociedad del tiempo de Jesucristo era muy machista, era todo de hombres y las mujeres no eran consideradas, después de 2000 años pareciera que no hemos adelantado demasiado”.

Padre Patricio Larrosa, fundador y coordinador de la Asociación Colaboración y Esfuerzo (Acoes). Foto: Horacio Lorca/Criterio.hn

Diálogos interreligiosos: estrategia para prevención de la violencia hacia niñas y mujeres en Honduras

RESPETO Y NO CULPABILIZAR A LA MUJER

María Santos Paz, una mujer lenca del departamento de Intibucá, al occidente de Honduras, remarcó que es importante reconocer que las mujeres “somos parte de la sociedad” y que es pertinente ser mencionadas como tal.

Enfatizó que no son las religiones las que forman a la sociedad, si no desde el hogar en donde se debe remarcar el respeto a la persona. Además, denunció que hay pastores que han cometido violación en perjuicio de sus feligresas

Por otro lado, llamó a la reflexión de hacer un análisis del contexto que se vive en las comunidades, porque también desde las iglesias se ejercen violencias en contra de las mujeres, y que en la mayoría de los casos se quedan impunes por el temor a denunciar.

María Santos Paz, mujer lenca del departamento de Intibucá. Foto: Horacio Lorca/Criterio.hn

María Santos Paz, expresó que las mujeres campesinas además sufren discriminación y racismo. “Nosotras las mujeres merecemos respeto y nos merecemos respeto en todas las religiones”.

En ese sentido, invitó a los pastores y pastoras a acompañar a las mujeres que forman parte de sus organizaciones religiosas a denunciar cuando son víctimas de violencia y llamó a la sociedad hondureña a no culpabilizar a las mujeres.

El Tercer Ciclo de Diálogos Interreligiosos e Interinstitucionales está orientado a promover la colaboración entre las organizaciones basadas en la fe, organizaciones de sociedad civil (OSC) y diversas instancias gubernamentales, para lograr que desde los liderazgos religiosos se modifiquen actitudes y comportamientos que generan la violencia contra mujeres, niñas y adolescentes.

Estos diálogos son acompañados por el proyecto Somos H-Ellas, liderado por la Organización de las Naciones Unidas, ONU Mujeres-Honduras y financiado por la Sección de Asuntos Internacionales contra el Narcotráfico y Aplicación de la Ley (INL) de la Embajada de lo Estados Unidos.

  • Breidy Hernández
    Amante de la lectura y la naturaleza, una mujer con la convicción firme que todos podemos hacer cambios significativos en la sociedad, por eso mi objetivo es exponer las injusticias que adolece la ciudadanía. Busco incidir, a través del periodismo, en la defensa y promoción de los derechos humanos, evitando caer en la complicidad de callar ante las injusticias y la corrupción. Ver todas las entradas

Compartir 👍

Podría interesarte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.