La Corrupción: Un cómplice silencioso en el flagelo de la violencia contra la mujer en Honduras

La violencia contra la mujer en Honduras ha evolucionado en los últimos años, manifestándose en formas cada vez más preocupantes como los femicidios, trata y otras formas de agresión

Analistas advierten que la corrupción en las instituciones estatales alimenta esta epidemia, mientras que desde la institucionalidad del Estado se reclama una acción urgente para prevenir y combatir este grave problema social

Tegucigalpa, Honduras. – En los últimos años la violencia en contra de la mujer, en lugar de eliminarse, ha evolucionado. Nuevas formas de ejercer la violencia y discriminación han surgido, abonando a la normalización de crímenes como las muertes violentas de mujeres y femicidios.

Jenny Almendares, la candidata mejor evaluada a Fiscal General del Ministerio Público. Foto: Horacio Lorca/Criterio.hn

La abogada Jenny Almendares, quien sufrió violencia política en el cuestionado proceso de elección de máximas autoridades del Ministerio Publico y la mejor calificada, refirió que para entender el flagelo de la violencia contra la mujer es necesario hacer un análisis histórico.

En ese sentido, enfatizó que la violencia en contra de mujeres “ha existido desde siempre” porque tiene que ver con el poder y “con el uso y abuso” del poder. Además, señaló que se ejercen porque “hay formas de permitirlas”.

En su análisis, refirió que la mujer históricamente ha estado en desventaja frente a los hombres en el mismo contexto de opresión, además que la violencia contra la mujer se orina en la discriminación hacia la mujer, que ha estado presente a lo largo de historia –razón por la cual se ha invisibilizado el papel de la mujer—, los estereotipos culturales que la perpetúan, las desigualdades de poder de los hombres sobre las mujeres, la impunidad ante y las prácticas culturales arraigadas que normalizan la violencia.

La Organización de las Naciones Unidas (ONU), definen la violencia contra la mujer como todo acto de violencia de género que resulte, o pueda tener como resultado un daño físico, sexual o psicológico para la mujer, que incluye las amenazas, la coacción o la privación arbitraria de la libertad, tanto si se producen en la vida pública como en la privada.

En este contexto histórico, para la abogada Jenny Almendares, es pertinente generar conciencia y promover un diálogo informado sobre la violencia contra las mujeres y niñas en Honduras, a fin de fomentar el cambio positivo y la implementación de medidas preventivas y de protección para combatir la violencia de género.

De interés: ONU declara emergencia por femicidios y muertes violentas de mujeres en Honduras

RELACIÓN ENTRE LA CORRUPCIÓN Y LA VIOLENCIA CONTRA LAS MUJERES

El Estado de Honduras está obligado a respetar, proteger y garantizar los derechos de las personas, sin embargo, el país centroamericano es el tercer país más pobre de Latinoamérica, que se evidencia con la desigualdad social, económica educativa y legal y de género persiste en la nación.

Estas desigualdades impactan de manera directa a las mujeres, razón por la cual el 44.4% de los hogares son liderados por mujeres y madres solteras; y 6 de cada 10 tiene acceso al trabajo;

 Especto a la violencia contra la mujer el Observatorio Nacional de la Violencia de la Universidad Nacional Autónoma (ONV-UNHA) desde el 2005 a 2022, registra un total de 7090 mujeres y niñas perdieron la vida de manera violenta.

Bajo este contexto, la abogada Jenny Almendarez señaló que la violencia siempre se va a producir cuando hay relaciones desiguales de poder y cuando el que tiene el control no ejerce sus obligaciones, lo que la abogada traduce en corrupción.

La relación entre la corrupción y la violencia contra la mujer es un tema crucial que merece una profunda exploración. La corrupción en las instituciones estatales puede exacerbar y perpetuar la violencia de género de varias maneras, entre ellas: impunidad, falta de recursos para combatir la violencia de género, perpetuación de estereotipos y discriminación de género y abusos de poder.

Lea: Femicidios y muertes violentas en ascenso: Honduras enfrenta desafío urgente en protección de mujeres

SE REQUIEREN MECANISMOS DE PREVENCIÓN

Para cambiar la realidad de las mujeres y niñas hondureñas que representan más del 50% de la población es pertinente que se tomen medidas concretas desde la isntitucionalidad del Estado para prevenir y combatir la violencia contra la mujer.

Margarita Bueso, coordinadora de ONU Mujeres Honduras, expresó “ya no podemos ser indiferentes ante la violencia que están sufriendo las mujeres y las niñas, la indiferencia nos hace cómplices”, razón por la cual, Bueso enfatizó que es urgente actuar para prevenir la violencia desde la institucionalidad del Estado y la sociedad en general

Margarita Bueso, coordinadora de ONU Mujeres Honduras. Foto: Horacio Lorca/Criterio.hn

Entre las principales acciones se remarcan el fortalecimiento del sistema judicial, es decir implementar medidas para garantizar el acceso a la justicia para las mujeres víctimas de violencia, así como capacitar y sensibilizar a los funcionarios para abordar de manera efectiva los casos de violencia de género.

La Asignación adecuada de recursos, también es esencial para la ejecución de programas de prevención, atención y rehabilitación de víctimas de violencia de género, en ese sentido, las autoridades deben asegurar que estos fondos no sean desviados o mal utilizados.

Otro aspecto importante es la sensibilización y capacitación dirigidas a funcionarios públicos, profesionales de la salud, educadores y la sociedad en general para combatir los estereotipos de género y promover el respeto hacia las mujeres.

Asi como la creación de mecanismos de denuncia seguros para que las mujeres puedan reportar casos de violencia sin temor a represalias o revictimización y garantizar una respuesta rápida y efectiva por parte de las autoridades.

Para lograr estos avances en la prevención de las violencias contra la mujer, de acuerdo con Margarita Bueso, “es vital” la participación de organizaciones de sociedad civil, organizaciones basadas en la fe, y el compromiso de las instituciones de Estado.

  • Breidy Hernández
    Amante de la lectura y la naturaleza, una mujer con la convicción firme que todos podemos hacer cambios significativos en la sociedad, por eso mi objetivo es exponer las injusticias que adolece la ciudadanía. Busco incidir, a través del periodismo, en la defensa y promoción de los derechos humanos, evitando caer en la complicidad de callar ante las injusticias y la corrupción. Ver todas las entradas

Compartir 👍

Podría interesarte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.