Ante el desastre en Honduras, Gobierno debe renunciar y funcionarios deben donar sus salarios

Por: Leonardo Aguilar

Fotos: Fernando Destephen

Tegucigalpa. –Las voces de analistas, diputados, economistas, historiadores, abogados constitucionalistas y expertos en materia administrativa, coinciden en una cosa: el gobierno que preside Juan Hernández debe abandonar inmediatamente el poder, los burócratas que ganan elevados salarios (en contraste con los salarios del pueblo) deben ser obligados a solidarizarse con el pueblo y deben crearse comisiones independientes para el manejo de las ayudas y fondos humanitarios internacionales.

Honduras aún no da una cifra oficial de muertos, desaparecidos, pérdidas de cultivos y mucho menos de daños a la infraestructura y a la economía e general. Pero los huracanes Eta y Iota, fenómenos que azotaron al país entre el 1 y 18 de noviembre del presente año, dejaron a por lo menos 2 millones de hondureños damnificados. En cuanto a las muertes, solamente con el paso de Eta se contabilizaban 150, según las Fuerzas Armadas, mientras que con la reciente entrada del huracán Iota al menos 15 personas han sido reportadas como fallecidas producto de asfixias por ahogamientos o deslaves. Pero los cadáveres continúan apareciendo, ya que ni siquiera los muertos por Eta se habían logrado recuperar.

La diputada Patricia Murillo, de la bancada de Libertad y Refundación (Libre), dijo a Criterio.hn que presentará una propuesta ante el Congreso Nacional para obligar a todos los funcionarios públicos de Honduras a que donen su aguinaldo (que se paga en diciembre) a los millones de damnificados. Murillo cree que todos los altos funcionarios públicos, que ganan importantes sumas de dinero, tienen que donar su salario extra para socorrer a los más necesitados.

“Los diputados ganamos 90 mil lempiras, por ejemplo. Pero hay asesores que ganan el doble y sin hacer nada. Voy a introducir una propuesta para que todo aquel que tenga un buen salario, podrían ser los que ganen más de 60 mil lempiras o 70 mil lempiras. Eso abarcaría desde los titulares de los tres poderes del Estado hasta cierto nivel salarial de funcionarios. No entrarían los servidores públicos que ganan 10 mil o 20 mil lempiras, a ellos no, muchos de estos están incluso damnificados y en calamidad total”, explicó Murillo.

Corrupción Honduras
Son miles de familias Hondureñas que han quedado sin vivienda a raíz del impacto de los huracanes Eta y Iota. En la imagen, pobladores de la colonia Betania de Comayagüela pernoctan en una carpa construida con plásticos.

Lea también: Opulencia de los diputados versus miseria de los obreros

La congresista de Libre espera presentar esta propuesta en las próximas reuniones, y aunque duda de que se pueda aprobar, piensa que quedará evidenciado que muchos de los legislan en el Congreso Nacional no sienten empatía ni dolor por lo que sufren los miles de damnificados.

“No se le puede estar pagando a muchos diputados solo para darle puñaladas al pueblo. Si no se ha logrado la baja de salario, lo menos que se puede hacer ahorita es proporcionar ese doble ingreso”, dice la diputada Murillo.

Agrega que “aquí no se trata de andar poniendo adornos de Navidad costosos, ni cenas onerosas, ni de viajes a casinos extranjeros, se trata de que todo el alto funcionariado de los tres poderes del Estado, autónomas descentralizadas, incluyendo a la Universidad Nacional Autónoma de Honduras, que le aseguro que el rector Francisco Herrera gana más que nosotros, puedan destinar ese dinero para aportar a los que están sufriendo más en este momento”.

Remató diciendo que ella ya no está buscando una reelección en el Legislativo y que es lastimoso ver a políticos diciendo: “pobrecitos los damnificados” y que se pongan a orar por ellos. “¡Queremos que le den al menos el salario extra!”, concluye.

EL GOBIERNO DEBE ABANDONAR EL PODER: EDMUNDO ORELLANA

Uno de los exponentes en Honduras en materia administrativa y de cómo debe manejarse un jefe de Estado, es el exfiscal general de la República, Edmundo Orellana Mercado, quien está harto de ver la corrupción e incapacidad del gobierno que preside Juan Hernández durante la pandemia del Covid y durante los fenómenos meteorológicos que arrasaron la zona del Valle de Sula y otros sectores del país.

Orellana Mercado piensa que es una tragedia lo que ha pasado, de dimensiones extraordinarias, algo que no había pasado antes, ni siquiera algo parecido. “Realmente nos ha golpeado a todos. Tanto la pandemia como los dos fenómenos nos han azotado y afectado a todos por igual. Todos saldremos de algún modo afectados”.

Para el especialista en derecho administrativo la “primera gran prioridad es que renuncie el gobierno”, porque ha demostrado incapacidad para manejar laa pandemia como los dos últimos meteoros. “Su irresponsabilidad ha llegado a nivel del crimen”, sostiene al reprochar que la administración Hernández no haya protegido a las comunidades que estaban en riesgo por inundaciones y deslaves, por el simple hecho de no aplazar el feriado de la Semana Morazánica.

Asimismo, por el tratamiento a los damnificados y el manejo de las donaciones. A tal grado que hoy como nunca la población está convencida, de que quienes dicen ser gobierno no son nada. No hay confianza y lo único que queda es que den un paso al costado a un gobierno de transición, siguió diciendo el exfiscal hondureño.

En cuanto a la creación de una Secretaría de Estado en los Despachos de Transparencia, que Juan Hernández creó en medio de esta emergencia para centralizar la información y ocultar el manejo de los fondos, Orellana Mercado cree que “no hay duda de que el atropello a las demás instituciones como el Tribunal Superior de Cuentas (TSC), el Ministerio Público (MP), el instituto de la transparencia y el Consejo Nacional Anticorrupción (CNA) es patente. “Estamos ante una verdadera arbitrariedad del gobierno pretendiendo centralizar por un lado la supuesta transparencia y rendición de cuentas y por otro lado las investigaciones por corrupción”.

Corrupción Honduras
Las familias que han resultado damnificadas por las inundaciones y deslaves, no saben qué hacer o a quién acudir para reponer sus viviendas dañadas o construir una en una zonas más segura.

Lea además: Corrupción en pandemia vuelve más pesada la carga salarial del gobierno de Honduras

ALIANZAS ENTRE GOBERNANTES

Edmundo Orellana tiene claro el panorama en cuanto a los movimientos cercanos entre mandatarios centroamericanos y el bloque creado entre Juan Hernández, Daniel Ortega y Alejandro Giammattei, presidentes de Honduras, Nicaragua y Guatemala, respectivamente, quienes se han aliado para pedir ayuda internacional para manejar la crisis; además, entre esto, ha existido un protagonismo mediático que ha tenido Nayib Bukele, presidente de El Salvador, al enviar ayudas millonarias a Honduras y Guatemala con fondos de las arcas salvadoreñas.

“El problema que tenemos es que hay dos gobiernos al menos ahí, que perdieron la confianza de su población: El Gobierno de Honduras y el gobierno de Nicaragua; Giammattei apenas inicia y, bueno, habrá que valorar que lleva muy poco tiempo. Pero Hernández y Ortega tienen gravísimos problemas con su población, persiguen, reprimen y limitan libertadas. Además, tienen una corrupción rampante. Así que esa plataforma común para solicitar cooperación será algo altamente sospechosa para la cooperación internacional. ¡Nadie confía en Juan Orlando Hernández!”.

PLANTEAN CREACIÓN DE GRUPO CONSULTIVO

El Foro Social de Deuda Externa y Desarrollo de Honduras (Fosdeh), al ver los desastres causados por la pandemia del Covid-19 y en menos de 10 días de noviembre de 2020 la afectación por dos huracanes, pidió al gobierno de Juan Hernández y a la comunidad internacional crear un grupo de expertos que puedan manejar la crisis.

“Tomando en cuenta el agravamiento provocado por el Covid-19 y en las últimas semanas los efectos derivados de los huracanes, Eta y Iota, de manera respetuosa pero enérgica, el Fosdeh, solicita al gobierno de la República de Honduras y a la comunidad internacional organizar en el menor plazo posible un grupo consultivo parecido al integrado después del paso del huracán Mitch hace más de 20 años, a efecto de atender con prontitud a los millones de personas afectadas en Honduras, Nicaragua, El Salvador y Guatemala”, dijo Mauricio Díaz Burdett, director del Fosdeh.

El presidente de la Cámara de Comercio e Industrias de Cortés (CCIC), Pedro Barquero, indicó que es necesario que, en el país, hoy más que nunca, se manejen los fondos de manera transparente, con veedores independientes y no por el Gobierno de Juan Hernández.

“Urge reformular el Presupuesto General y que el Consejo Nacional Anticorrupción (CNA) supervise el uso de cada centavo que vamos a necesitar para reconstruir el país por la crisis que nos deja ETA e IOTA. ¡Ya es hora que se inviertan honradamente los recursos en las prioridades del pueblo hondureño!”, expresó Barquero en su cuenta de Twitter.

Para el abogado Ramón Barrios, ex juez de sentencia y catedrático universitario en materia penal, aseguró que el Estado de Honduras no ha estado a la altura y “hay que decirlo con mucha vergüenza, porque uno esperaría que sus autoridades sean capaces de enfrentar estas emergencias. El Covid lo manejaron desastrosamente con 4 mil millones de lempiras gastados por la administración de Juan Orlando Hernández y con una cantidad considerable del más de 50 %, yéndose al fondo de la corrupción y el caso más patético son los hospitales móviles que hasta hoy no están funcionado”.

En el caso de los ciclones que azotaron a Honduras en las últimas tres semanas, Barrios cree que el Estado ha actuado con una “improvisación terrible en donde no estábamos preparados. Más de 20 años después de Mitch, diez de esos administrados por el Partido Nacional, y evidentemente, no estábamos preparados. Así que, si la comunidad internacional quiere entregar dinero, mal haría en entregárselo a un gobierno que ha demostrado no solamente incapacidad, sino que la corrupción que despliega”.

Barrios también es del criterio que se debe crear un consejo consultivo que se encargue del manejo de las ayudas de la comunidad internacional porque el gobierno hondureño ha demostrado incapacidad y corrupción.

También lea: Impunidad en Honduras evitará que haya justicia en robo de fondos de la pandemia

 

Corrupción Honduras
Este hombre de avanzada edad saca sus pertenencias de su vivienda en la colonia Betania, ubicada en las riberas del río Choluteca.

LOS ETERNOS ROBOS POR LAS CALAMIDADES

El historiador y catedrático universitario, Edgar Soriano Ortiz, fue consultado por Criterio.hn por la creación de la Corporación Nacional de Inversiones (Conadi), formada en 1974 por el gobierno militar de Oswaldo López Arellano, pero concluida por Juan Alberto Melgar Castro a iniciativa del empresario Miguel Facussé (fallecido en junio de 2015).

La Conadi fue creada, entre otras cosas, para asistir en un contexto de desgracia tras el paso del Huracán Fifi, un ciclón tropical catastrófico que mató a más de 8,210 personas en Honduras en septiembre de 1974, siendo el tercer huracán más mortal del Atlántico, estando solo por debajo del Huracán Mitch en 1998 y el Gran Huracán de San Calixto en 1780.

“La Conadi se creó con el objetivo de fortalecer, pero, volvemos a la misma historia, significó el aprovechamiento de una pequeña élite que sin fiscalización no generó los frutos para un desarrollo social en el país. Más bien lo que hizo fue seguir ampliando esa enorme brecha de desigualdad social que hemos tenido”, explica Soriano.

El historiador mencionó que desafortunadamente nunca hubo procesos penales ni investigativos para castigar y sancionar a las personas que se lucraron con los fondos que estaban destinados a apoyar a los damnificados por el huracán Fifí.

Agrega que Honduras siempre ha tenido una institucionalidad muy robusta para favorecer a pequeños grupos de élite. “Cuando ha habido catástrofes han dejado claro que esos supuestos beneficios sociales se vieron cómo más bien generaron el aprovechamiento de pequeños grupos de corrupción y fue lo que nosotros experimentamos con la colaboración que hubo, también con la ayuda humanitaria en el 1998”.

Al Gobierno de Carlos Flores Facussé (1998-2002) le tocó afrontar las consecuencias del huracán Mitch, que fue uno de los ciclones tropicales más poderosos y mortales que se han visto con vientos sostenidos de 290 km/h 320 km/h. Mitch dejó en Honduras al menos 6.000 mil muertos, alrededor de 8.000 desaparecidos, 12.000 damnificados y 1.5 millones de damnificados.

“El gobierno de Carlos Flores fue la continuación del modelo neoliberal de 1980. El Estado entró en un camino de sumisión a la imposición de las políticas económicas externas a través del Fondo Monetario Internacional (FMI). En el primer año se dio una gran catástrofe. Se generó una propuesta internacional de ayuda humanitaria, para recaudar fondos para la restauración nacional, pero luego se encaminó a un proceso de condonación de esa deuda en años posteriores”, recuerda el historiador.

“¿Qué fue lo que sucedió con Carlos Flores?”, se pregunta Soriano, y pues claro, él mismo tiene la respuesta: “Los mismos cooperantes se dieron cuenta del mal manejo de los fondos y recursos de una amplia corruptela que se generó a través de toda la ayuda humanitaria que llegó y que el gobierno de Carlos Flores siempre lo quiso ocultar. Una de las características del expresidente Carlos Flores era el control de la prensa. Y la manipulación de periodistas y los grandes silencios”, sostiene.

El historiador sustenta que durante una reunión celebrada en Estocolmo la comunidad internacional hizo un fuerte reclamo a Flores Facussé por la carencia de transparencia y mal manejo de los recursos, pero que esta información nunca trascendió en los medios hondureños por el control que el gobernante ejercía sobre la prensa.

Un comentario en “Ante el desastre en Honduras, Gobierno debe renunciar y funcionarios deben donar sus salarios

  • el noviembre 20, 2020 a las 5:44 am
    Permalink

    No es ninguna novedad la calidad moral de nuestros políticos de patio,ni tampoco de los pseudo empresarios,de los traidores de la patria :militares ,policías,etc… Es evidente del grado de degradación socioeconómica y política de nuestra sociedad si es que se le puede llamar sociedad.
    Ya basta de seguir tolerando a las alimañas del poder ,han sido suficiente 200 años de sufrimiento por parte del pueblo hondureño por parte de apátridas ,que nunca han querido a nuestra sufrida ,humillada y saqueada Patria,es tiempo de tomar al toro por los cuernos ,es tiempo reconstruir a Honduras desde la base ,recuperar todas las instituciones,hay suficientes pruebas de quienes se han robado los recursos del erario publico,nuestras tierras,nuestros ríos ,nuestros mares ,nuestros bosques ,etc,etc,…no es cuestión de implorar que estos criminales del poder devuelvan lo robado,jamas lo haran ,porque siempre se han arropado con el manto de la impunidad ,el ADN de la corrupción de estos tipejos los convierten en psicópatas empedernidos sin ningún tipo de control.
    A tal punto que estos corruptos psicópatas se han desbocado en la últimos 12 años,que no les importa el dedo acusador popular,total según dicen ellos ,mientras sigan en el poder nadie los detendrá ni muchos menos los encarcelaran ,porque sencillamente tienen el absoluto control de todas las instituciones del Estado.
    Este siglo 21 solo nos a traído desgracia,pero la peor de todas es el asalto del Partido Nacional del Poder con un Psicópata criminal ,esquizofrénico al frente de esta banda de delincuentes confesos,pero que detrás de ellos están los verdaderos titiriteros del poder .
    Hay que recuperar nuestro Pais Honduras; nos pertenece a todos los hondureños no a un puñado de delincuentes que se han adueñado impunemente de nuestro territorio,hay que sacar del poder al crimen organizado del país a como de lugar,es cuestión de tomar la decisión ya,antes de que demasiado tarde.

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.