Cadáveres dejados por Eta en Honduras aún no son rescatados

Por: Redacción CRITERIO.HN

redaccion@criterio.hn 

Tegucigalpa.- Varios cadáveres que dejaron las inundaciones provocadas por el huracán Eta desde el pasado 2 de noviembre en Honduras, no fueron recuperados y tras la llegada del huracán Iota, quedaron en el olvido, según algunos rescatistas, quienes no han dejado de apoyar a entes estatales en la asistencia a pobladores de la zona norte del país.

Ramón Cruz, comisionado de la municipalidad de Choloma, miembro del grupo de las “Fuerzas Vivas” quien apoya los trabajos de miembros del Comité de Emergencia Municipal (Codem), lamentó que por más voluntad que existía de su parte, todo estaba enfocado en dejar el tema de los muertos y enfocar las acciones con los vivos.

Es decir, esperar que bajara el agua tras las tormentas provocadas por Eta, situación que le indignó ya que varias personas le preguntaban por los rescates de cadáveres adentro de viviendas, pero él no encontró eco en las autoridades gubernamentales. 

El rescatista opina que, esta acción de desinterés en los muertos se venía observando desde la semana posterior a Eta y antes de la llegada del huracán Iota, cuando autoridades de rescate, especialmente de la Fuerza Aérea, que “peinaban” las zonas, manifestaron a varios pobladores que debían esperar que el agua bajara y los cuerpos quedaran a la vista de los rescatistas para que pudieran ellos sacarlos, para luego enterrarlos.

Ramón Cruz, comisionado de la municipalidad de Choloma

El comisionado Cruz dijo a Criterio.hn que tras el paso de Eta ha trabajado junto a militares estadounidenses y otros extranjeros en rescates de personas que permanecían en los techos de sus viviendas en una decena de comunidades anegadas por la crecida de las corrientes del río, como la aldea “La Hueso” donde él también resultó ser damnificado y perdió todo bienes al inundarse su vivienda.

Con autoridades gubernamentales también realizó algunas recuperaciones de cadáveres de las comunidades conocidas como Poza del Riel, Lupo Viejo, pero no pudieron sacarlos todos debido a que tienen como siete días de haber fallecido.

Cruz agregó que los vecinos han manifestado que en una iglesia están los cuerpos de al menos nueve personas, pero nadie ha podido llegar hasta ese lugar”, informó a este medio.

Relató que, en el sector de los Bajos de Choloma, Posa Riel, Lupo Viejo, Tibombo y Protección hay al menos seis cuerpos, pero solo se identificó a un niño de ocho meses de nombre José a quien se logró llevar a un hospital, pero no sobrevivió y fue enterrado cerca de la iglesia de Tibombo.

También rescataron los cuerpos de dos hombres que quedaron dentro de sus casas desde que se dieron las primeras lluvias. Los identificaron porque un pariente dijo que se trataba de su padre y pidió el auxilio a los bomberos ubicados en la Base Aérea Ramón Villeda Morales, recordó.

CUERPOS EN CASAS E IGLESIA, MEDICINA FORENSE ENTREGA “BOLSITA”

El pasado 9 de noviembre, las autoridades del Ministerio Público (MP) y de Medicina Forense, informaron de la conformación de un equipo multidisciplinario para ayudar a Copeco en las acciones de rescate de cuerpos y entrega a los familiares en la zona norte del país; además se colocó en las instalaciones de la morgue en San Pedro Sula, un contenedor de congelación nuevo producto de una donación internacional, para colocar los cuerpos putrefactos, previo a su debida entrega con el trabajo de identificación humana. 

Pero, desde la semana pasada rescatistas nacionales y extranjeros enfocaron sus labores en acciones de prevención con el objetivo de salvaguardar vidas en sectores vulnerables que estaban siendo evacuados.

En el tema de los muertos nadie daba una información sobre acciones que se estaban siguiendo, tampoco se conoció de una guía en torno al manejo de cadáveres para la identificación humana en momentos de desastres naturales como lo indican expertos del Comité Internacional de la Cruz Roja y Organización Panamericana de la Salud (OPS).

Esta Guía de manejo de cadáveres en situación de riesgos se trata de un trabajo coordinado con el Ministerio Público, la Secretaría de Salud, Bomberos y Copeco, entre otros.

El pasado 9 de noviembre el Fiscal General Adjunto, Daniel Sibrián se comprometió ante los ante medios de comunicación a garantizar que se aplicarán los protocolos internacionales a fin de garantizar la identificación de los fallecidos, sin embargo, no se hizo nada.

Al consultarle al comisionado Ramón Cruz, si miembros del Ministerio Público (MP) llegaron a hacer levantamientos a esos lugares en donde se habían reportado cadáveres, considerando los protocolos internacionales, respondió que “no porque nadie ha podido ir hasta esos lugares, nosotros somos los únicos porque hemos andado volando con los americanos para rescatar personas, pero no les compete a ellos (los americanos)”.

Sin embargo, “los del Ministerio Público o Medicina Forense a mí solo me entregaron un equipo (bolsa, guantes, capote y mascarilla) y ellos piensan que yo les voy a hacer el trabajo y después van a saludar con sombrero ajeno. Ellos no han andado con nosotros, si ellos anduvieran aquí o asignaran al menos dos médicos al CODEM…son buenos para tomarse las fotos y para figurar, les dije que sería bueno que fueran a la zona cero, solo me dijeron que ahí tenía la bolsita”.  

Algunos de “los cuerpos siguen dentro de las casas porque las zonas siguen con remanentes de agua y no tienen salida, especialmente los que están entre el río Ulúa y Chamelecón que estaba abnegadas.

Los cuerpos siguen atrapados en viviendas y zonas inundadas

Criterio.hn también consultó al subteniente de las Fuerzas Armadas, Ivo Orellana, en torno a cuántos cuerpos habían sido rescatados y entregados a sus familiares debidamente identificados y afirmó lo manifestado por el rescatista municipal.

“Actualmente nosotros como Fuerzas Armadas no hemos logrado extraer cuerpos debido al imposible acceso a las zonas inundadas”.

Orellana agregó que se realizó un sobrevuelo y reconocimiento por aire, pero no se logró llegar a donde estaban los cuerpos sin vida de los ciudadanos”.

El militar indicó que las áreas en donde aún estarían esos cadáveres son las aldeas de Poza Riel y Lupo Viejo, de los bajos de Choloma donde hay al menos unos cuatro cadáveres.

Señaló que en la comunidad de El Liguero hay unos nueve cuerpos en una iglesia que la estructura del techo colapsó,  al no soportar el peso de las personas que intentaron salvar sus vidas tratando de escapar de la inundación, “pero no se ha logrado llegar ahí, los mismos pobladores reportaron y debido a la vegetación por vía aérea, es difícil”.

Al igual que Ramón Cruz, el subteniente dijo que la información la obtienen de testimonios de los vecinos y parientes quienes sí lograron ponerse a salvo tras las tormentas Eta, desde el pasado 2 de noviembre.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.