Oficialismo aprovecha tragedia de capitalinos para imponer candidaturas municipales

Por: Redacción CRITERIO.HN

redaccion@criterio.hn

Tegucigalpa. –La tragedia de los que perdieron su casa, ropa y menaje logrados en años de lucha por los derrumbes e inundaciones que dejaron los huracanes Eta e Iota, además de la crisis económica por la pandemia de Covid-19 y la corrupción sistémica, es la vitrina de la campaña proselitista que desarrollan algunos políticos de cara a las elecciones primarias y generales del próximo año.

También lea: Ministerio Público debe abrir investigación a Copeco y Poder Ejecutivo por mal manejo de emergencia

La actividad proselitista, que es maquillada como una proyección social, es rechazada al menos en las redes sociales, espacio en el que se reprocha la inoperancia gubernamental en la protección del medio ambiente y en la adopción de medidas de control y mitigación de desastres naturales.

Lejos de esos cuestionamientos, el diputado por el Partido Nacional y precandidato a alcalde municipal del Distrito Central por el movimiento “Juntos Podemos”, Juan Diego Zelaya, aprovecha la ocasión para buscar los votos de las zonas más pobres de la capital hondureña.

En las últimas horas Zelaya envío plásticos a los propietarios de viviendas de la colonia Suyapa, una de las zonas de mayor vulnerabilidad de deslizamiento de tierra en la capital. Según él, su aporte es una medida de prevención temporal, “ya que no podemos construir obras de mitigación en tiempo de lluvia” y se hace necesario “poder usar medidas temporales, como la protección con plásticos y de esta manera evitar la saturación de suelos que puedan provocar deslizamientos y por ende daños mayores”.

La apreciación del político del partido de gobierno resulta incoherente porque en el pasado reciente se desempeñó como gerente general de la alcaldía capitalina (2006-2010) y como vicealcalde (2010-2014), además de haber sido electo dos veces diputado 2014-2018 y 2018-2022, cargos desde los cuales pudo haber tomado decisiones para que los sitios de alto riesgo a desastres naturales en el municipio del Distrito Central contaran con obras de mitigación.

La vulnerabilidad de la capital hondureña ha sido notoria en los últimos 46 años con el paso de los huracanes Fifi en 1974, Mitch en 1998 y recientemente con Eta y Iota, sin embargo, los gobiernos municipales no han implementado políticas de protección al medio ambiente ni medidas de control y prevención de desastres naturales, pese a que Honduras se encuentra entre los tres países del mundo con la mayor afectación ante el cambio climático.

“Gracias a nuestro próximo alcalde Juan Diego Zelaya por proyectarse en nuestra colonia Nueva Suyapa y ayudarnos a prevenir deslizamientos. #juntospodemosayudar”, afirmaba en un posteo de Facebook una supuesta seguidora de Zelaya y afectada por las lluvias de la colonia Suyapa.

En respuesta, el también exdirector del Instituto Nacional de Formación Profesional (Infop) responde agradeciendo “por siempre estar pendiente de las familias de la comunidad especialmente en estos momentos difíciles #JuntosPodemosAyudar #IOTA.

Mientras tanto, el diputado, David Chávez, que también dirigió al Infop, y actualmente es precandidato a la alcaldía capitalina por el movimiento “Unidad y Esperanza” que encabeza el alcalde capitalino, Juan Nasry Asfura, se ha dedicado en las últimas semanas a repartir víveres en los albergues de las víctimas de los huracanes Eta y Iota.

“Hoy visitamos los albergues: Villa Olímpica, Col. Las Brisas, Col. Buenos Aires y el Central entregando víveres, pañales y algo de comer para hacer de esta noche más llevadera. Mañana seguimos con Más 💪 🇭🇳#TodoPorHonduras”, escribió Chávez en su cuenta de Facebook.

Albergados en una de las instalaciones de la Villa Olímpica, vecinos de la colonia Villanueva, denunciaban la tarde de este miércoles el abandono de las autoridades municipales como de la Comisión Permanente de Contingencias, (Copeco), que mantienen el lugar sin comida, medicinas, colchonetas y ropa.

En marzo de 2016 el Consejo Nacional Anticorrupción, (CNA), acusó a Chávez ante el Ministerio Público de integrar una red de corrupción que se apropió de 21.9 millones de lempiras al sobrevalorar un contrato para obtener servicios y equipo para la sede del Infop en Catacamas, Olancho, en enero de 2013.

Pese a que ya pasaron más de cuatro años de que el CNA presentó la denuncia, hasta la fecha la Fiscalía no ha actuado, dando así a Chávez la oportunidad de acusar a la directora del CNA, Gabriela Castellanos, de buscar protagonismo y notoriedad porque, según él, la funcionaria quería ser Fiscal General de la República.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.