Actualidad|Noticias Destacadas

Acciones contrapuestas del gobierno de Honduras generan percepción de improvisación e informalidad

Xiomara Castro 100 días de gobierno popular

Compartir

Tegucigalpa.- Órdenes y directrices a través de sus redes sociales por parte de la presidenta Xiomara Castro y acciones contradictorias de algunos de sus ministros, generan una percepción de improvisación e informalidad, según analistas.

Tras consumarse la extradición del expresidente Juan Orlando Hernández hacia los Estados Unidos acusado por narcotráfico, se filtró por parte de los propios ministros de Estado videos y fotografías privadas del proceso situación que desencadenó en Castro hacer público su malestar y ordenarles el retiro del material audiovisual.

 

En tanto, ese mismo día, el ministro de la Secretaría de Recursos Naturales y Ambiente, Lucky Medina, junto a los empleados de la institución, paralizó las labores y se desplazaron a la plaza pública Isis Obed, ubicada al costado del aeropuerto Toncontín, para presenciar la salida del avión que transportó a Hernández hacia Estados Unidos.

 

El pasado domingo, debido a la ola de violencia que enfrenta el departamento de Colón, Castro utilizó la plataforma de Twitter para decretar Estado de Excepción e instruyó a las autoridades de la Policía Nacional restringir la circulación y fronteras, sin embargo, no había un decreto ejecutivo que la respaldara como establece la Constitución de Honduras en su artículo 187 correspondiente a la restricción o suspensión de derechos.

Noticia destacada Juan Orlando Hernández el 91441-054 en el Centro Metropolitano de Brooklyn

Otro hecho que generó cuestionamientos es la postura del gobierno, a través de la secretaría de prensa, al calificar de “noticias falsas” lo concerniente al incremento en el precio del pasaje de los distintos rubros del transporte así como el aumento descomunal a la partida especial Servicios Financieros de la Administración Pública (SFAP) que en otro tiempo se denominó Partida Confidencial del Poder Ejecutivo.

 

A criterio del economista y analista Melchor Rodríguez, el gobierno de Castro “no tiene una estrategia de comunicación clara” situación que repercute en una imagen negativa que refleja “que están improvisando mucho”.

Si bien, Rodríguez reconoce que el nuevo gobierno enfrenta una exigencia constante de la ciudadanía para cumplir en tiempo record sus demandas luego de ser sometida al régimen que instauró Hernández durante doce años en el poder, cuatro como presidente del Congreso Nacional y ocho como presidente de la nación, considera que la improvisación muestra que “todavía no estaban preparados para gobernar”.

“Parece que no hay un panorama claro en la parte política, económica y social… genera incertidumbre que le hace daño a la nación. Lo que deben hacer, es presentar la situación clara de la ruta que vamos a llevar”, consideró.

Para el director del Instituto Holandés para la Democracia Multipartidaria (NIMD por sus siglas en ingles), Luis de León, el error del gobierno de Castro radica en no dar un mensaje comunicacional correcto, es decir, “si las decisiones se toman en privado, traducirlas en redes sociales pueden generar la sensación de desorden o informalidad”.

León es del criterio que se debe definir bien “la ruta comunicacional del Ejecutivo para que el pueblo no sienta que hay improvisación”.

“Siendo franco no creo que el gobierno ha caído en informalidad o incapacidad de gestión, lo que sí creo es que la comunicación debe mejorar de tal manera que el pueblo hondureño esté claro de lo que pasa sin necesidad que parezcan decisiones en línea o de redes sociales”, añadió.

Noticia relacionada presidenta de Honduras sanciona derogación de Ley de las ZEDE

La investigadora del Centro de Estudios para la Democracia (CESPAD), Lucía Vijil, señala que Castro “no está haciendo nada diferente a lo que hacen otros presidentes” de utilizar redes sociales para exteriorizar la política pública a ejecutar, sin embargo, “debe asegurar ser cuidadosos y cautelosos para evitar contradicciones o informalidades”.

En tanto, el director de gobernanza y transparencia de la Asociación para una Sociedad más Justa (ASJ), Lester Ramírez, considera que las nuevas autoridades y funcionarios deben “dejar el sombrero de activistas sociales, derechos humanos, activistas de partido” y “ponerse el sobrero que ahora son gobierno y sus actos representan los actos de la nación.

Castro está pronto a cumplir tres meses de haber asumido el poder con el reto de reconstruir una nación en bancarrota, pobreza, endeudamiento, migración, inseguridad, narcotráfico y desempleo como los principales retos a resolver con el tiempo en contra por las demandas constantes de los sectores que exigen soluciones inmediatas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

El comentario no puede estar vacío
Por favor rellene el usuario
Es necesario escribir un correo válido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.