Subsidios y congelamiento de precios

Subsidios y congelamiento de precios, un atenuante del gobierno frente a carencia de estrategias efectivas

Compartir

 

Tegucigalpa.- El gobierno de Honduras, al mando de la presidenta Xiomara Castro, anunció que congelará los precios de los combustibles por cuatro semanas además subsidiará el incremento a la energía eléctrica, medidas consideradas por economistas como poco efectivas ante la carencia de estrategias efectivas frente al alto costo de vida.

El ministro de la Secretaría de Energía y gerente general de la Empresa Nacional de Energía Eléctrica (ENEE), Erick Tejada, anunció que el precio tanto la gasolina regular como el diésel será congelado por un periodo de cuatro semanas y se absorberá, a través de un subsidio, el incremento a la tarifa de energía eléctrica.

Erick Tejada, ministro de la Secretaría de Energía

Lo anterior representa un costo que ronda los diez mil millones de lempiras, el congelamiento de los precios del combustible será de 143 millones de lempiras por semana, mientras que el subsidio a la energía por los meses de julio, agosto y septiembre será de tres a cuatro mil millones, sumado al subsidio que 1.3 millones de abonados de la ENEE no pagan el servicio como promesa del gobierno más la rebaja de diez lempiras a los combustibles aprobada en febrero.

Noticia relacionada CEPAL expone que guerra en Ucrania hunde a Honduras en inflación, pobreza e inseguridad alimentaria

Para el próximo trimestre, la Comisión Reguladora de Energía Eléctrica (CREE) aplicaría un incremento entre el 11% y 12% al servicio de energía eléctrica mientras que el aumento a los precios de la gasolina regular y diésel ronda los 4 a 5 lempiras, sin embargo, el gobierno absorberá los referidos incrementos.

El economista del Foro Social de la Deuda Externa y Desarrollo de Honduras (Fosdeh), Ismael Zepeda, congelar los precios es una “medida muy poco efectiva” debido que se congelan cuando los precios están elevados y señala que, si bien los subsidios son necesarios, estos deben ser focalizados.

En entrevista a Criterio.hn, Juan Carlos Rodríguez, de la Coalición Patriótica, declaró que “los subsidios solamente sirven para apalear una situación momentánea y temporal” valorando que la decisión del gobierno de Castro de congelar precios de los combustibles y subsidiar la energía “es adecuado”, pero momentáneo.

A consideración de Rodríguez, estos subsidios y congelamiento de precios son un factor con doble resultado debido que los fondos que destina el gobierno para este fin son sacrificados de proyectos o programas que deberían ser implementados para reducir la pobreza y miseria.

Rodríguez expone que el gobierno debe enfocarse en la creación de un verdadero plan estratégico e integral en conjunto con organizaciones expertas no solo en temas de energía y carburantes, también en agricultura consecuencia de la inseguridad alimentaria que se vaticina.

Añade que subsidiar servicios y congelar precios “es una forma populista” con repercusiones consecuencia que los precios seguirán al alza y “si no hay nuevas medidas vamos a una hondonada económica que el más afectado será el pobre”.

“No podemos pensar que los subsidios sean algo bueno, generan un producto con un precio ficticio; al termino del subsidio, el precio puede estar más alto, por lo tanto, si no se generan medidas que ayuden a mitigar estas situaciones porque al momento que se quite el subsidio será un golpe a la economía y el que más va a pagar los platos rotos va a ser el pobre”, advierte.

En referencia a lo planteado por Rodríguez, los diputados del conservador Partido Nacional, como una estrategia política para ganar votos en las elecciones de noviembre de 2021, aprobó  un subsidio a la energía, desde junio hasta diciembre de ese año, el cual estipulaba que el gobierno absorbería todos los incrementos a la tarifa energética.

Bajo Decreto Legislativo 59-2021, entró en vigencia el subsidio que sería pagado a través de endeudamiento público por nueve mil millones de lempiras con la fala percepción que serían beneficiados consumidores residenciales menores a 350 kWh y consumidos con consumo menor o igual a 3,000 kilovatios.

Noticia relacionada Conflictos internacionales y subsidios a la energía agudizan alto costo de vida de hondureños

Al finalizar el subsidio, en enero de 2022, la tarifa regresó al precio real, es decir, mientras se aplicaba el subsidio la tarifa iba incrementando lo que al final sumó un 34% al sector residencial y 25% a consumidores de media, alta y baja tensión adicional que el endeudamiento lo está pagando la ciudadanía.

“Si nosotros seguimos pagando más préstamos, no vamos a tener para inversión pública ni de programas sociales porque habrá que pagar préstamos por endeudamiento”, dijo Rodríguez.

De igual manera, el director del Fosdeh, Mauricio Díaz, aunque reconoce que Castro enfrenta un gobierno complejo en medio de crisis, declara que “no hay una determinación clara de cómo va a atajar el problema, esto implica que el costo de la vida va a incrementarse mucho”.

La empresaria Juliette Handal, alaba la aplicación de subsidios y congelamientos de precios como un paliativo momentáneo, pero concuerda que se deben crear estrategias profundas y efectivas acompañado del apoyo de la misma sociedad.

“Era necesario ante el impacto fuerte que está teniendo toda esta situación (guerra Rusia-Ucrania), pero al final es un empujoncito mientras también a la par se toman e implementan medidas que solo aparecen cuando hay crisis y no debe ser así, los hondureños debemos estar conscientes que debemos poner de nuestra parte”, declaró a Criterio.hn.

Para el economista Rodulio Perdomo, la política económica de subsidios debe definirse bajo el propósito de proteger el poder adquisitivo de los sectores sociales con menores ingresos y no ser medidas generalizadas ya que reduce los ingresos y accionar del gobierno al absorber el costo cuando hay sectores que pueden pagar el precio de los bienes y servicios.

“Si se hace una rebaja universal del combustible se está rebajando el precio a sectores que sí pueden pagarlo perdiendo el propósito de un subsidio cuando el interés debe ser en los más pobres”, cuestiona.

Perdomo es del criterio que las medidas deben ser focalizadas hacia los más empobrecidos.

Noticia relacionada Honduras: conflictos internacionales y medidas populistas de gobiernos, agudizan alto costo de vida

Todos los entrevistados por el equipo de Criterio.hn coinciden que el impacto de la inflación mundial llega de manera desigual, por lo tanto, los subsidios deben ser directos a las familias en condiciones de pobreza, apostar por el consumo de gasolina regular, disminución en circulación de vehículos, acordar con diferentes sectores empresariales qué están dispuestos a sacrificar.

Aplicarse una rebaja al impuesto de los combustibles, aunque el ministro de energía asegura que “ese impuesto permite planes para la agenda social del gobierno, el bono tecnológico, planes de expansión de la ENEE, sin esos impuestos no podríamos sacar de la pobreza a los hondureños”.

Medidas como el hoy no circula que reduzcan la importación de combustibles y estrategias de producción agrícola para enfrentar la hambruna son los retos que debe resolver a corto plazo el gobierno.

Cabe indicar que el Programa de Sistemas de Información para la Resiliencia en Seguridad Alimentaria y Nutricional de la Región del SICA segunda fase (PROGRESANSICA II), vaticina que la nación tendrá 2.6 millones de habitantes en inseguridad alimentaria en 2022, mientras los efectos de la guerra provocará más inflación, pobreza e inseguridad, según la Comisión Económica para América Latina y El Caribe (CEPAL).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

El comentario no puede estar vacío
Por favor rellene el usuario
Es necesario escribir un correo válido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.