Prensa de Honduras «vive un lento descenso al infierno» a raíz del golpe de Estado

Compartir

 

Por: Shirley Artica

Edición: Emy Padilla

Foto: Jorge Burgos

Tegucigalpa. –La libertad de expresión sigue estando en la mira de aquellos que aborrecen la democracia, para quienes pretenden degradar y poner bajo presión a los medios que ejercen este derecho universal. Hoy derivado de esas acciones y en el marco del Día Internacional de la Libertad de Prensa, Honduras fue ubicada en el puesto 165 de una clasificación de 180 países.

También lea: Amnistía:  el “perdón y olvidó” que beneficia a corruptos y perseguidos políticos

El país centroamericano fue incluido en la lista roja de la organización Reporteros Sin Fronteras (RSF) que anualmente mide la libertad de prensa a nivel global y destacó que  “la prensa hondureña vive un lento descenso al infierno desde hace más de una década tras el golpe de Estado de 2009” y que el país sigue siendo uno de los más mortíferos para el periodismo en el continente americano.

Honduras se ubica como el segundo país peor evaluado del continente americano, solamente superado por Cuba y aparece en la lista roja junto a 11 países más entre los que destacan los regímenes autoritarios de China, Corea del Norte, Eritrea, Birmania e Irán.

El análisis de Reporteros Sin Fronteras destaca en su informe que existe una doble polarización global, un caos informativo en sociedades volubles, que encierran al periodismo entre informaciones falsas y la propaganda, o regímenes despóticos, controladores de conciencias y plataformas que debilitan las democracias. 

Al menos 92 personas ligadas a los medios de comunicación han muerto de manera violenta, según un informe del Comité por la Libre Expresión que cita datos de 2001 al 2020.

Reporteros Sin Fronteras dice también que los grandes medios en Honduras están en manos de inversores internacionales y los pequeños medios pertenecen a la clase política local, con lo que se entorpece el pluralismo.

Asimismo, que existe una connivencia entre los medios y una parte de la clase política, lo que constituye un obstáculo para la libertad de expresión.

Si el gobierno es democrático, para que haya libertad de prensa, debería eliminar las limitantes, y poner a disposición el acceso a las fuentes de información”, dijo a Criterio.hn el sociólogo y catedrático de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), Roberto Briceño.

Por su parte, el excoordinador académico y catedrático de la Carrera de Periodismo de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH) Francisco Javier López, para que exista una verdadera auditoría del poder la prensa siempre debe ejercerse de manera independiente.

SIETE AÑOS BAJO LA LEY DE SECRETOS

Durante siete años la población de Honduras estuvo sujeta a la Ley para la Clasificación de Documentos Públicos, más conocida como Ley de Secretos que blindaba la información pública en 16 instituciones del Estado hasta por 25 años.

Cuando la normativa fue aprobada, en el periodo de transición del primer mandato del expresidente Juan Orlando Hernández, extraditado el pasado 21 de abril a Estados Unidos por cargos de narcotráfico, se argumentó que alguna información podría crear efectos no deseados para algunas instituciones.

La mayor parte de la información y datos sensibles que se convirtieron en actos de corrupción por parte de la administración Hernández siguen sin conocerse, pues el actual gobierno, que asumió el pasado 27 de enero bajo el liderazgo de Xiomara Castro, ha informado que los documentos en varias instituciones del Estado fueron quemados o simplemente desaparecidos.

La denuncia del nuevo gobierno fue sustentada por el Instituto de Acceso a la Información Pública (IAIP) que reveló que al menos en el 80% de las instituciones del Estado se habría destruido documentos claves por parte de las autoridades del gobierno anterior con la intención de sepultar actos de corrupción que podrían representar miles de millones de lempiras en fondos dilapidados.

 

La Ley de Secretos fue derogada recientemente, sin embargo, y pese a la promesa del nuevo gobierno de transparentar su gestión, la información no fluye como se esperaba, de acuerdo a varias peticiones formuladas por este medio de comunicación con base a la aplicación de la Ley Transparencia y Acceso a la Información Pública, vigente desde el 2006.

También lea: Gobierno crea Secretaría de Transparencia y Anticorrupción al mando de Edmundo Orellana

Para la nueva embajadora de EE. UU. ante Honduras, Laura Dogu,  el ejercicio de la libertad de expresión es crucial para transparentar la gestión pública. 

La diplomática reconoció los riesgos a los que se enfrentan los periodistas en Honduras para desarrollar su trabajo, sin embargo, alentó a la prensa a ser los “guardianes del pueblo”.

GOLPE DE ESTADO SIGUE ARRASTRANDO SECUELAS

En su informe Reporteros Sin Fronteras reconoce las repercusiones del golpe de Estado de 2009 y aunque ha ubicado al país en el puesto 165 de 180, no hace referencia a la situación que se vivió en el pasado reciente atribuida al régimen de Juan Orlando Hernández como parte de las restricciones sufridas por la prensa independiente por la aplicación de un marco legal y acciones violentas y criminalizadoras.

No obstante, destaca las acciones autoritarias del régimen nicaragüense a manos de Daniel Ortega, que ubican a este país centroamericano en el puesto 160. En esa misma línea hace alusión a El Salvador que está en el puesto 112.

 

FOTO: Honduras ha sido calificada con 34.61% y decayó este año 14 puntos en el ranking después de haber ocupado el puesto 151 en 2021.

Cabe destacar que Venezuela se encuentra esta vez arriba solamente de Nicaragua, Honduras, y Cuba en el puesto 159, con un 37.78%, sin embargo, a nivel global Honduras comparte la situación de muy grave con Rusia, China, Irán, Siria, Irak, Arabia Saudita, Yemen, Pakistán, y otros países del continente asiático. 

El informe destaca que la guerra entre Rusia y Ucrania ha venido a poner en mayor riesgo al periodismo en estas zonas.

INDICADORES DE LA CLASIFICACIÓN

La clasificación de RSF toma de base los indicadores: político, seguridad, legislativo, económico y social. En el indicador político Honduras obtuvo un 33.33% y se ubicó en el puesto 167; en el indicador económico con un 31.63%, en la posición 146; en el indicador legislativo con un 38.84%, en el puesto 159; el indicador social con un 31%, situado en el escalón 173; en el indicador de seguridad con un 40.22%, en la posición 136, demostrando con ello que se encuentra entre los países menos igualitarios de Latinoamérica.

LOS MEJORES EVALUADOS

Como los mejores evaluados se encuentran Noruega, Dinamarca y Suecia, siendo estos un modelo para la libertad de expresión y destaca Costa Rica que se ubica en el puesto 8 con 85.92%, en una situación muy buena. 

La prensa en Honduras sigue inmersa en controles legales debido a la aplicación de normas jurídicas que limitan el ejercicio, siendo el Código Penal, que entró en vigor en junio de 2020, una de esas barreras que limita la libertad de expresión al penalizarse el derecho a la manifestación y reunión, convirtiéndose en una amenaza para las libertades garantizadas en la Constitución.

Durante el periodo de 2014 a 2022, que abarcó las dos gestiones de Juan Orlando Hernández, el Comité por  la Libre Expresión (C-Libre) reportó un incremento notable en las alertas sobre agresiones a periodistas, producto de  las protestas sociales  en contra del régimen que fue destapando una red de corrupción y el involucramiento de líderes políticos con el narcotráfico, incluyendo al propio gobernante que ahora enfrenta un juicio en la Corte del Distrito Sur de Nueva York por tráfico de cocaína y tráfico y uso de armas.

Honduras cae del puesto 151 en 2021 al 165 en 2022 en la clasificación de mundial de la libertad de prensa

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

El comentario no puede estar vacío
Por favor rellene el usuario
Es necesario escribir un correo válido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.