Actualidad|Noticias Destacadas

Otorgan carta de libertad definitiva a Raúl Álvarez, perseguido político de la crisis postelectoral en 2017

Otorgan carta de libertad definitiva a Raúl Álvarez

Compartir

En un revés legal contra el Ministerio Público, la empresa que supuestamente sufrió los daños físicos les desautorizó continuar la persecución penal contra Álvarez

Tegucigalpa.- Tras cuatro años de persecución judicial, dos de ellos bajo reclusión en una cárcel de máxima de seguridad, Raúl Álvarez finalmente obtuvo su carta de libertad definitiva.

Álvarez fue recluido por casi dos años en el centro penitenciario de máxima seguridad La Tolva municipio de Morocelí, departamento de El Paraíso, acusado por los delitos de asociación ilícita y daños agravados, este último contra una empresa de comidas rápidas. 

Raúl Álvarez y Edwin Espinal cuando salieron la cárcel de La Tolva

Ambos delitos tienen un largo historial de uso por parte de las fuerzas del Estado para acallar las movilizaciones por parte de líderes sociales. En el caso de Álvarez, fue su participación en las protestas por la crisis postelectoral de 2017.

Nota relacionada: Juan Orlando Hernández cometió fraude electoral en 2013 y 2017: Fiscalía de Nueva York

El documento del Tribunal de Sentencia de Tegucigalpa establece que la carta de libertad definitiva fue extendida “en virtud de haberse dictado sobreseimiento definitivo”

En un tuit, el bufete Justicia para los pueblos señaló que “Raúl nunca debió ser procesado penalmente. Se le deberían reparar los daños por haberse pasado cerca de 2 años en La Tolva por defender sus derechos”.

Además, calificó como “injusta” la persecución a la que fue expuesto “por ejercer su legítimo derecho a la protesta tras las elecciones fraudulentas de 2017”.

Lea también: Senador de EE. UU. preocupado por uso indebido del proceso judicial para silenciar disidencia en Honduras

A través de un video difundido por sus abogados defensores, Raúl Álvarez recordó que estos cuatro años han sido un “largo y duro proceso” en su vida, en el que enfrentó “pérdidas”.

El defendido pidió al Estado de Honduras repare los daños a los que fue sometido al haber sido encarcelado por casi dos años sin que existiese “evidencia científica en mi contra”. En la misma línea, agregó que “nunca hubieron pruebas contundentes para que me mandaran a una cárcel y siempre violentaron el debido proceso y violentaron mi integridad física y la de mi familia”.

FISCALÍA SE PRESTÓ PARA DESMOVILIZAR LA PROTESTA SOCIAL TRAS FRAUDE ELECTORAL

La abogada del bufete Justicia para los Pueblos, Kenia Oliva, sostuvo que la persecución judicial contra Álvarez obedecía a su defensa del estado de derecho y la democracia en el marco de la crisis postelectoral en 2017.

De interés: Exigen investigar y enjuiciar a quienes perpetraron los fraudes electorales de 2013 y 2017

Oliva compartió con Criterio.hn que la empresa transnacional de comidas rápidas, que fue señalada durante el proceso como la supuesta víctima, desautorizó al Ministerio Público para continuar con la persecución penal contra Álvarez por los supuestos daños.

Lo que a juicio de Oliva demuestra que en efecto, el Ministerio Público se prestó para perseguir, criminalizar y de alguna manera desmovilizar la protesta social que germinó tras el fraude electoral.

“El Estado tiene una gran responsabilidad con las personas que estuvieron privadas de libertad, sobre todo en el caso de Raúl [Álvarez] y Edwin [Espinal] que estuvieron en una cárcel de máxima seguridad por un caso donde el Ministerio Público no podía sostenerlo a través de un juicio realmente objetivo”, afirmó Oliva.

No te lo pierdas: Encarcelamiento contra Edwin Espinal y Raúl Álvarez es ilegal

Edwin Espinal y Raúl Álvarez
Raúl Álvarez y Edwin Espinal han sido víctimas del régimen de Juan Orlando Hernández

La profesional del derecho recordó que tanto Álvarez y Espinal fueron llevados no solamente a un Tribunal de Jurisdicción Nacional, sino que además fue uno ubicado en un batallón militar con el objetivo de criminalizar la lucha social de ese momento.

Dicho Tribunal no era el llamado a conocer el caso y el juez sin ser el competente, en una “gran violación al debido proceso”, los recluyó en la cárcel de máxima seguridad de La Tolva.

El daño causado no se repara con que el Ministerio Público se retracte, dijo la abogada. Agregó, que ahora se debe exigir la reparación del perjuicio y eso implica que se investigue a los fiscales y jueces involucrados en la causa, para que haya resarcimiento al daño que les causaron al someterlos al proceso y privarlos de su libertad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

El comentario no puede estar vacío
Por favor rellene el usuario
Es necesario escribir un correo válido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.