La fiesta de la insignificancia (parte final)

Ceteris Paribus

Por: Julio Raudales

Desde hace un par de semanas he compartido con los lectores de Criterio.hn, algunas reflexiones sobre estado y sociedad. ¿Cuál es el papel de las instituciones en el orden público? ¿Por qué razón debemos obedecer las leyes, si probablemente nunca participamos en su elaboración y nadie nos preguntó si estamos de acuerdo con ellas?, ¿Vale la pena pagar tributos a un estado al que confiamos nuestra seguridad y convivencia, sin saber si los gendarmes de este estado no se están aprovechando de nosotros para vivir de nuestro trabajo?

Es evidente que el diseño social basado en la división de poderes y la democracia ha funcionado bien en algunos casos y ha sido un fracaso en otros. Los arreglos que soñaron John Locke, Thomas Hobbes, Rousseau, Montesquieu y otros, lograron que, en el mundo, la pobreza se haya reducido de 92% de la población en 1820, al 35% en 2020, que haya muchísimo menos enfermedades, gente más educada, con mejor calidad de vida y conectada prácticamente en su totalidad.

Pero las diferencias aún son abismales: de los 194 países que hay en el planeta, menos de 40 tienen asegurado el bienestar para su ciudadanía; menos de la cuarta parte tienen una esperanza de vida superior a los 80 años y solo un poco más de la mitad de la población disfruta plenamente de libertad, seguridad y buena educación y salud. Si consideramos que la ciencia y el conocimiento son bienes públicos, que pueden ser transferidos a todas y todos, ¿Por qué hay tanta gente que vive en condiciones miserables y sumida en el terror?

Nota relacionada La fiesta de la insignificancia (parte 2)

En Honduras, por ejemplo, existen las mismas instituciones que en la mayoría del mundo occidental: una constitución que declara la soberanía del pueblo, la existencia de poderes sujetos a dicha soberanía, lo que implica que el Presidente y su gabinete, son empleados cuyo sueldo depende de su obediencia a las leyes, que el Congreso Nacional representa a esa ciudadanía y sus diputados actúan en consecuencia con su mandato, que los jueces del Poder Judicial son independientes y sus fallos deben apegarse a la letra y espíritu de las Leyes.

Cada vez que leo esa constitución, me dan ganas de vivir en el país ahí descrito. Probablemente ese texto pudiera ser diferente y mejor; quizás es tiempo de cambiarlo, pero pienso que si al menos en los últimos 40 años, los ciudadanos que han ocupado cargos de relevancia en el estado hondureño hubiesen puesto su empeño en apegarse a sus preceptos, tendríamos un país bastante más vivible que el que estamos heredando a nuestros hijos.

¿Cuál es el problema? ¿Por qué si tratamos de ajustarnos a un modelo que debería funcionar bien, no vivimos bien? Creo que hay una razón cataliza y multiplica una gran cantidad de limitantes y taras que impiden el desarrollo de nuestra sociedad. Le llamaré “significancia” y el nombre me recuerda al último título del escritor checo Milan Kundera: “La fiesta de la insignificancia”

Pienso en una boda, por ejemplo, a la que nos invitan, y resulta que, en vez de agasajar a los novios, son los empleados del local quienes se convierten en el epicentro. Ellos se comen el pastel, llevan a su casa la comida, pagan, con el dinero de los novios sus caprichos y los de sus hijos. ¿Quién aceptaría un trato así? Seguro que, en algún momento de la historia, los hondureños fuimos secuestrados por personas inescrupulosas que, lejos de sujetar sus acciones públicas al mandato de las leyes, las vulgarizan y utilizan para saciar sus apetitos propios, lo cual no sería condenable, de nos ser por el hecho de que ellos mismos, de forma consciente, quisieron ser servidores públicos.

leer más La fiesta de la insignificancia (parte I)

La mesa está servida de nuevo. En pocos días iniciará, con la convocatoria a elecciones primarias, una fiesta que hoy luce empapada de descreimiento y antiética. “El Significado” es un estado en el cual ya casi nadie cree y al que muchas y muchos quisieran abandonar; “Los significantes” son políticos, cada vez más descarados y cínicos, dispuestos a volver a jugarse una partida en la que la gente no cuenta. “Los Insignificantes” deambulan por allí, son testigos de la maledicencia y la putrefacción que reina en una fiesta a la cual nadie quiere asistir.

Pero algo cambiará tarde o temprano. Pienso que en las catacumbas cada vez más concurridas por jóvenes inquietos e inteligentes, está germinando la semilla de un cambio que arrasará con los estigmas del pasado, nos pondrá a tono con las instituciones e impulsará una nueva fiesta: la de los ahora “insignificantes”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.