Uncategorized

Incremento de precios empeora inseguridad alimentaria en Honduras, El Salvador y Nicaragua

Incremento de precios

De acuerdo a los cálculos del Fosdeh, el costo de la canasta básica en Honduras ronda los …

Compartir

Tegucigalpa. En la capital de Honduras el precio de los frijoles experimenta un incremento del 8% al promedio de cinco años en abril, detalló la Red de Sistemas de Alerta Temprana contra la Hambruna (FEWS NET por sus siglas en inglés) en su último reporte publicado en mayo.

Similar suerte corren los precios de los vegetales, carnes y lácteos que muestran una tendencia arriba del promedio debido a la baja producción regional 2020/2021, lo que sumado al incremento de los combustibles está ejerciendo presión sobre la capacidad de compra de alimentos en los hogares. 

De acuerdo con FEWS NET, los hogares pobres en el noreste de Nicaragua, el norte y el sur de Honduras y las áreas productoras de café en el oeste de El Salvador, son algunas de las poblaciones que experimentan mayores brechas en el consumo de alimentos o que se encuentran utilizando estrategias de respuesta negativas, indicativas de resultados de Crisis (Fase 3, CIF).

Nota relacionada: Unos 2.9 millones de hondureños sufren escasez de alimentos

La Fase 3 de la Clasificación Integrada en Fases (CIF) de la Seguridad Alimentaria implica que los hogares tienen brechas en el consumo de alimentos que se reflejan en una desnutrición aguda alta o superior a la habitual; o son marginalmente capaces de satisfacer las necesidades alimentarias mínimas, pero solo agotando los medios de vida esenciales o mediante estrategias para hacer frente a las crisis.

La red señala que el acceso a los alimentos se deteriora durante la actual temporada de escasez, marcada por incrementos en los precios de los alimentos básicos y una demanda de trabajo atípicamente baja durante la pandemia que ha reducido el poder adquisitivo de los hogares. Se prevé que la inseguridad alimentaria empeore al menos hasta mediados de agosto, cuando sale la cosecha de primera.

En diciembre de 2020, FEWS NET calculó que unos 3.5 millones de centroamericanos enfrentan crisis aguda de alimentos tras el paso de huracanes Eta y Iota en noviembre de 2020. Unas 200 mil hectáreas de cultivos de alimentos básicos y comerciales sufrieron daños en Nicaragua, Honduras, El Salvador y Guatemala.

De interés: Juzgado obliga a municipalidad de Yoro garantizar alimentación de tolupanes durante la emergencia sanitaria

Uno de los cultivos afectados a causa de los huracanes fue el frijol de postrera, muy susceptible a los daños causados por la humedad. El informe de diciembre manifestó que «la cosecha de postrera suele proporcionar reservas de frijol para tres o cuatro meses a los hogares pobres y ofrece algunos ingresos procedentes de la venta de los cultivos y de la mano de obra local para la cosecha».

Al daño de los cultivos, se sumaron las pérdidas de ganado y animales de granja en regiones de Guatemala, Honduras y Nicaragua donde estos constituyen una importante fuente de ingresos para algunos hogares muy pobres y pobres.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El comentario no puede estar vacío
Por favor rellene el usuario
Es necesario escribir un correo válido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.