Nación.|Noticias Destacadas

Inconsistencias en obra civil y equipo médico, identifica el CNA en nuevo informe de hospitales móviles

hospitales móviles Honduras

Compartir

El informe subraya que, en base al análisis efectuado, la compra de los hospitales móviles fue «un perjuicio total contra las finanzas del Estado de Honduras»

Por: Redacción CRITERIO.HN

redaccion@criterio.hn 

Tegucigalpa. Son parte de una compra de emergencia realizada por el gobierno de Honduras al inicio de la pandemia; sin embargo, un año después de su compra, los hospitales móviles continúan sin cumplir con el propósito para el cual fueron comprados: manejo y tratamiento de pacientes contagiados por el COVID-19.

El Consejo Nacional Anticorrupción (CNA) presentó un nuevo informe titulado «Buena fe, fraude y mentiras» en el que identifica, enumera y detalla las inconsistencias en la obra civil y aspectos técnicos del equipo instalado en los hospitales móviles, que siguen en desuso, en las ciudades de Choluteca, Santa Rosa de Copán, Juticalpa, Danlí y La Ceiba.

En las conclusiones del documento, el CNA señaló que la cantidad considerable de inconsistencias en la obra civil y en los aspectos técnicos del equipo médico instalado, «permiten poner en duda la calidad del trabajo por cada uno de los contratistas y el nivel de supervisión en el trabajo ejecutado por parte de Invest-H, así como las falencias en la infraestructura hospitalaria y su equipamiento».

hospital móvil Tegucigalpa

Uno a uno, el CNA identifica las debilidades encontradas en los diferentes hospitales y que consisten desde estructuras recién construidas que ya presentan fisuras y grietas, hasta especificaciones de construcción de plantas de tratamiento para residuos hospitalarios que no se ven reflejados en los planteles.

Por ejemplo, sobre el hospital modular en Choluteca, el dictamen señala que pese a que el contrato señala la construcción de un sistema para aguas residuales hospitalarias previo a ser descargadas al sistema de alcantarillado público, el mismo no se observó y que lo que construyeron fueron «cajas de registro para aguas negras propias para una vivienda o edificio, no para un hospital». Un detalle que además se repite en las instalaciones modulares de Juticalpa, La Ceiba, El Paraíso y Santa Rosa de Copán.

Algo similar ocurre con las vigas de los cimientos sobre la que fueron colocados los contenedores ubicados en Choluteca, El Paraíso y La Ceiba. Estos se encuentran desplazados del centro o en su defecto, en la orilla de estas, provocando una distribución de cargas inadecuadas para el diseño de dichos cimientos, indicó el documento que contiene otras inconsistencias en materia de obra civil.

En cuanto al equipo biomédico, el CNA identifica varios aspectos técnicos que presentan problemas. Uno de los que se repite es en relación con el equipo de Rayos X portátiles y estacionarios en los hospitales móviles de Choluteca, Santa Rosa de Copán, La Ceiba y Juticalpa. Las observaciones que detalló van desde la verificación de que las paredes cuenten con plomado, el cumplimiento de las especificaciones sobre el distanciamiento de la maquinaria para garantizar mejor definición radiográfica e incluso la instalación y verificación del funcionamiento de la maquinaria.

El CNA remarcó que no se podrá dar soporte y mantenimiento al equipo biomédico instalado en los hospitales modulares, ya que las marcas de estos no tienen representación en Honduras; «situación que dificultará solventar alguna avería para poder darle mantenimiento o encontrar un repuesto para cada uno de estos».

El organismo anticorrupción subraya que en base al análisis efectuado a los centros asistenciales, establece la compra de los hospitales móviles como «un perjuicio total contra las finanzas del Estado de Honduras» pues, no solo fue el costo de los mismos mayor a 1,200 millones de lempiras sino que además se ha invertido en mejoras y reparaciones. Determinando mediante un análisis financiero que estos recursos pudieron «haber fortalecido de manera completa los hospitales ya existentes en el país y ubicados en cada uno de los municipios donde se llevaron estos centros asistenciales».

El informe «Buena fe, fraude y mentiras» rememora que el costo de los hospitales fue cancelado en un 100% y que, hasta la fecha, «6 de estos siguen sin funcionar, mientras que la población sigue falleciendo y el sistema de salud actualmente está colapsado de acuerdo al Colegio Médico de Honduras»

Agregando que «el perjuicio no solamente es económico, sino, contra la salud y la vida de miles de hondureños que no han podido recibir la atención requerida por la mala inversión del Estado en estos hospitales, los cuales están adornando las diferentes ciudades del país, sin cumplir función alguna». Sumado a esto, los hospitales modulares no podrán ser usados por pacientes aquejados por Covid-19 sino que tendrán que ser utilizados para otras patologías.

El CNA enfatizó en sus conclusiones que «la comisión interventora de Invest-H continúa mintiéndole al pueblo hondureño»; pues el comisionado presidente de Invest-H aseveró que los siete hospitales modulares estarían listos para marzo, pero a la fecha solo una de las siete estructuras modulares funciona.

El exdirector de Inversión Estratégica de Honduras (Invest-H) y el ex administrador, Marco Bográn y Alex Moraes, respectivamente, fueron capturados el jueves 8 de abril en las oficinas de la Agencia Técnica de Investigación Criminal (ATIC), después de ser citados al Ministerio Público. A los exfuncionarios se le imputan los delitos de abuso de autoridad, fraude y malversación de caudales públicos en perjuicio a la administración pública.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El comentario no puede estar vacío
Por favor rellene el usuario
Es necesario escribir un correo válido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.