Después de tres años de pandemia, Congreso se alista para eliminar el uso obligatorio de la mascarilla

Honduras fue el único país del continente americano que aprobó una normativa para sancionar administrativamente a sus habitantes que no utilizaran mascarillas o tapabocas para prevenir el contagio de la covid-19.

Por: Katerin Galo

Tegucigalpa. -La mayoría de los países del mundo le han dicho adiós a la mascarilla, pero en Honduras su uso aún sigue siendo obligatorio. Sin embargo, el Congreso Nacional podría derogar en las próximas horas una norma legislativa que obliga a los hondureños a portar los tapabocas.

El uso de los también llamados barbijos se convirtió en una obligación legal a partir del 21 de mayo de 2020 bajo el decreto legislativo 58-2020, una normativa que hasta hoy sigue vigente y que se aplica en distintos lugares públicos como centros educativos, establecimientos de salud, centros comerciales, supermercados, bancos, oficinas públicas y privadas, aeropuertos, iglesias, cines, bares y restaurantes.

Para dejar atrás la dinámica que ya es parte de la historia en el mundo entero, el diputado del oficialista Partido Libertad y Refundación (Libre) Marco Eliud Girón presentó en los últimos días un proyecto de ley orientado a derogar el decreto legislativo que volvió obligatorio el uso de la mascarilla en lugares públicos. Sin embargo, Girón, quien es médico especialista en salud pública, ha plateado que la obligatoriedad del uso debe continuar en los hospitales, establecimientos de salud, en los asilos de adultos mayores y espacios pequeños, los cuales no especificó.

La propuesta también deja a discrecionalidad de la Secretaría de Salud retomar la medida de bioseguridad en caso de presentarse una ola de rebrotes del coronavirus. Incluso esta medida puede ser focalizada en algunas aldeas, municipios, pero no a nivel nacional.

El proyecto de ley fue enviado a la Secretaría del Congreso Nacional para que sea remitido a la Comisión de Salud y sea esta quien dictamine el decreto, para luego ser sometido a discusión y ser aprobado con 65 votos.

Este es el tercer intento por eliminar el  decreto legislativo 58-2020, ya que, en mayo del 2022 el diputado suplente del Partido Libre Obed López presentó ante el pleno otro proyecto de decreto para la derogatoria. Igualmente, en diciembre de 2022, el también diputado de Libre Ramón Barrios presentó otra propuesta, pero ambas fueron engavetadas.

En una entrevista con Criterio.hn, Barrios comentó que espera que la obligatoriedad del uso de la mascarilla sea eliminada de los espacios públicos antes que finalice marzo, con la excepción de los hospitales y demás establecimientos de salud, “Ningún país de Centroamérica está usando obligatoriamente la mascarilla”, externó.

 MÉDICOS-DIPUTADOS PIDEN ELIMINAR EL USO OBLIGATORIO DE LA MASCARILLA

Para el legislador del Partido Salvador de Honduras (PSH) y médico Carlos Umaña ya es tiempo de eliminar el uso obligatorio de la mascarilla, por lo que aconsejó a la Comisión de Salud a conjuntar los tres proyectos en uno solo para discutirlo esta semana y presentarlo ante la Secretaría del Congreso Nacional para que sea agendado.

A criterio del galeno, el proyecto de ley presentado por el diputado del Partido Libre Marco Eliud Girón es el más completo, pues detalla los sitios donde las personas deben usar la mascarilla como hospitales, clínicas, centros de salud, bancos y lugares pequeños o cerrados.

Durante una entrevista con este medio digital afirmó que toda la bancada del Partido Salvador de Honduras está dispuesta a apoyar la iniciativa.

“Es más, hasta se han tardado en eliminar esta medida, pero con la salvedad de que sea la Secretaría de Salud la rectora del uso eventual, si viniera otra ola de covid-19”, señaló.

En esta ocasión la eliminación del uso obligatorio de la mascarilla está recibiendo el apoyo de varios médicos que se convirtieron en diputados en las elecciones de noviembre de 2021, gracias a su denuncias de corrupción y malas prácticas del Gobierno anterior en cuanto al manejo de la pandemia.

El Gobierno de Juan Orlando Hernández compró 9 millones de mascarillas de tela a la Asociación Hondureña de Maquiladores (AHM) a un costo superior a 78 millones de lempiras, el equivalente a USD. 3,150,000 al precio de cambio en aquel entonces.

Lea también: Autoritarismo: Congreso de Honduras aprueba ley para obligar el uso de mascarillas

APROBACIÓN DE USO OBLIGATORIO DE MASCARILLA

Con la llegada del coronavirus a Honduras, el 11 de marzo del 2020, el Gobierno decretó un estado de emergencia y ordenó un confinamiento a nivel nacional.

Las universidades, los colegios y las escuelas se trasladaron a modalidades telemáticas, una situación que evidenció la enorme brecha tecnológica existente en el país, mientras que, del otro lado, políticos y empresarios oportunistas veían cómo se lucraban con la pandemia.

Una investigación de Critreio.hn, publicada en septiembre de 2020, reveló cómo el Gobierno de Honduras pagó más de 78 millones de lempiras en mascarillas que fueron una burla para las finanzas del Estado, pues fueron confeccionadas con material de baja calidad y tampoco se evidenció la entrega de las mismas.

También lea: Gobierno pagó más de L.78 millones a maquiladores en mascarillas que son una burla

Mientras en Honduras se ha seguido imponiendo el uso obligatorio de la mascarilla, en algunos países, como Nicaragua nunca se implementó y otros comenzaron a suspender su uso desde octubre de 2021, como Argentina, Panamá y Puerto Rico en marzo de 2022 y México en abril de 2022

El decreto legislativo 58-2020, que se plantea derogar, además de la obligatoriedad del uso de la mascarilla, establece una multa de 200 lempiras para quienes no cumplan con esta obligación. Aunque este extremo nunca se aplicó se convirtió en una medida coercitiva implementada desde el autoritarismo del expresidente Juan Orlando Hernández, quien se enfrenta a un juicio en Estados Unidos por delitos de narcotráfico.

Durante la discusión del dictamen, las bancadas opositoras criticaron fuertemente su contenido por considerarlo una medida autoritaria que implicaba “la penalización de la pobreza”, sobre todo, para las personas con escasos recursos.

Además, la ley señala que los reincidentes serían sometidos a sanciones más severas, como prisión o la suspensión de ayudas gubernamentales.

Honduras fue el primer país del continente americano que aprobó una normativa para sancionar a las personas que no utilicen mascarillas o tapabocas para prevenir el contagio de la covid-19 y en establecer sanciones pecuniarias por este incumplimiento.

  • Emy Padilla
    Me encanta desafiar el poder y escudriñar lo oculto para encender las luces en la oscuridad y mostrar la realidad. Desde ese escenario realizo el periodismo junto a un extraordinario equipo que conforma el medio de comunicación referente de Honduras para el mundo Ver todas las entradas

Compartir 👍

Podría interesarte

Periodismo en tus manos

Contenido de calidad en tus manos

Suscríbete y se parte de nuestro newsletter