Nación.|Noticias Destacadas

Desaparición forzada de cinco jóvenes garífunas, pretende quedar en el olvido  

Desaparición forzada de cinco jóvenes garífunas

Compartir

Por: Redacción CRITERIO.HN

redaccion@criterio.hn 

Tegucigalpa.- Cinco meses y nada se sabe del avance de las investigaciones de la desaparición forzada de los jóvenes: Milton Joel Martínez Álvarez, Suami Aparicio Mejía, Alber Santana Thomas y Snider Centeno, quienes fueron sacados de sus casas en la comunidad garífuna de Triunfo de la Cruz, en la Bahía de Tela, el pasado 18 de julio por hombres armados y vestidos de policías.

La situación del caso fue ampliamente presentada en el marco del Día Internacional de Derechos Humanos con el “Foro Virtual, Desaparición Forzada, en Honduras, caso Triunfo de la Cruz”, iniciativa de la Organización Fraternal Negra Hondureña (Ofraneh) con el fin de mantener informado al pueblo de cuál ha sido la respuesta del Estado.

garífunas desaparecidos

“Queremos compartir con el mundo la angustia por la que estamos pasando a cinco meses del rapto de nuestros muchachos, nuestros jóvenes fueron llevados por un contingente de unos treinta hombres vestidos de policías, estamos seguros de que eran policías, pero todavía no sabemos nada del rumbo al que fueron llevados”, lamentó el padre de Snider, Juan Pablo Centeno, reconocido en el fútbol hondureño como “Pitio”  Centeno, quien es el vocero de las familias víctimas del caso de desaparición forzada en Honduras.

Denunció que el caso ha quedado en el silencio Estatal, en donde “el Gobierno no se ha pronunciado, “no nos han dicho nada, fejes policiales, diputados, entre otros tienen nuestros números telefónicos, pero no han sido lo suficientemente valientes para informar o interceder en el caso, nade nos dice lo que sucede con nuestros muchachos y seguimos esperando”.

Según Centeno, la información con la que cuentan las familias ha sido por cuenta propia y gracias al apoyo de la Organización Fraternal Negra Hondureña (Ofraneh). Una organización de base, representativa del pueblo Garífuna y en permanente lucha por sus derechos colectivos sociales, económicos, culturales y territoriales y por su autonomía, así como defensores de derechos humanos independientes del Estado.

Ofraneh ha denunciado la falta de voluntad por parte de las autoridades para dar con el paradero de los jóvenes y esclarecer los hechos, en una acción que ha incrementado la sospecha de la comunidad sobre la participación de agentes del Estado en un rapto que califican tenía el propósito de intimidarlos y establecer el poder político y económico sobre sus territorios de donde comienzan a ser desalojados para llevar a cabo negocios disfrazados de lícitos como las Ciudades Modelo (ZEDES), proyectos turísticos y extractivos e ilícitos relacionados a la narcoactividad.

“Muchas cosas están sucediendo en Triunfo de la Cruz y las autoridades del Gobierno lo saben, muchos lo saben, pero no quieren decirlo porque son parte de lo que acontece en perjuicio de nuestras comunidades garífunas, este caso al igual que el crimen de la líder indígena Berta Cáceres, se sabe quiénes son los autores materiales e intelectuales, pero no tienen el valor de llevarlos ante la justicia”, refirió el papá de uno de los jóvenes desaparecidos.  

Recordó que su hijo puso denunció ante la Fiscalía de Derechos Humanos en Tela, pero no se la recibieron, fue a Tegucigalpa a denunciar que lo querían matar, pero tampoco fue investigada la amenaza a muerte.

“Ni siquiera hubo un intento de resguardo para él”, lamentó el padre quien dijo que no quieren venganza, sino “justicia, vivos se los llevaron y así los queremos, queremos que quienes los raptaron sean llevados ante la justicia, basta ya a esta situación, que los organismos internacionales volteen su mirada a las víctimas de todo lo que está pasando en Honduras, ¡no más secuestros, asesinatos, persecución!”.

Al igual que Centeno, los demás participantes del foro, Mirian Miranda como coordinadora de Ofraneh, la patóloga experta en área Forense, Julissa Villanueva y el defensor de derechos humanos, sub director del El Centro de Prevención, Tratamiento y rehabilitación de víctimas de la Tortura y sus Familiares (CPTRT), Juan Almendarez Bonilla, expusieron cada uno según su experiencia, la manera en cómo se está actuando de parte del Estado en una sistemática estrategia hacia todo aquel que se opone a actos irregulares, defensa de sus derechos, territorios y hasta de su propia vida. 

comunidad garífuna de Vallecito, Limón

Miriam Miranda, coordinadora de Ofraneh

SISTEMÁTICA PERSECUSIÓN CRIMINALIZACIÓN AL PUEBLO

Mirian Miranda, coordinadora de Ofraneh, denunció que existe un plan bien esquematizado de parte de autoridades estatales en contubernio con grupos políticos, económicos y de poder, para seguir persiguiendo no solo a las comunidades garífunas de Honduras; sino también los pueblos indígenas, los defensores de derechos humanos y todo aquel hondureño (a) que se atreva a defender causas justas o reclamar derechos civiles.  

En el caso de los jóvenes garífunas raptados, “es parte del plan para desaparecer al pueblo garífuna que vive en las costas, zonas de disputa territorial por una mafia política que tiene secuestrado este país”.

“La Bahía de Tela es una de las zonas más explotadas, hicieron un ecosidio, así le llamo yo a todo el daño ambiental y al haber destruido desovaderos de tortugas para crear proyectos turísticos que hoy se declaran en quiebra, ese proyecto que paradójicamente le pusieron un nombre garífuna, Indura”, dijo Miranda.

Miranda recordó también que el famoso proyecto de Bahía de Tela no solo desplazó comunidades, también destruyó la naturaleza (bancos coralinos), era categoría RANSAR por su biodiversidad registrada con el #722 del Convenio sobre Humedales de Importancia Internacional, especialmente por hábitat de aves acuáticas.

En ese contexto, dijo que los hondureños “no debemos olvidar el asesinato de la ambientalista Jeannette Kawas, aquí defender los recursos naturales es como ponerse una marca de aquí estoy para que me asesinen, en un país donde hoy es uno de los más violentos e inseguros del mundo, tenemos una mafia asesina y no solo hacia los defensores del ambiente y de derechos, sino contra el pueblo que hoy migra en caravanas, hay un plan para que el pueblo se vaya para entregar los territorios a grupos criminales e inversionistas extranjeros”.

VICTIMA DENUNCIÓ ANTE LA DPI DE TEGUCIGALPA, DIAS ÁNTES DE SU RAPTO

En el caso del joven Snider Centeno, la coordinadora de Ofraneh, Mirian Miranda, expuso durante el “Foro Desaparición Forzada en Honduras, Caso Triunfo de la Cruz”, que la víctima viajó hasta Tegucigalpa a interponer las denuncias respectivas, luego de ser ignorado por autoridades regionales, y como parte del cumplimiento del procedimiento interno que debe seguirse en casos similares, aun cuando se sabe que la denuncia solo queda en papel, se hizo.

“El (victima) presentó la denuncia ante agentes la Dirección Policial de Investigaciones (DPI), y hoy es raptado de su hogar, de su comunidad por personas vestidas como agentes de la DPI, el Estado sigue insistiendo en los uniformes son usados por personas criminales en algunos casos, eso fue lo que respondieron en un informe a organismos internacionales, es un claro mensaje de que no hay institucionalidad en este país”, calificó.

Mientras tanto, la Ofraneh sigue siendo perseguida, criminalizada y hasta judicializada como organización que no solo defiende derechos de la comunidad garífuna, sino la vida de nuestros hermanos hondureños agregó Miranda quien además lamentó que muchos medios de comunicación solo le han llamado para preguntarle sobre cuerpos encontrados o sobre supuestos nexos con el narcotráfico por parte de los raptados, lo que solo representa una campaña de desprestigio para las víctimas.

“Narcotraficantes de alto nivel, eso dijeron por nuestro hermano, puchica y cuando uno ve a Sneider con los tambores en las marchas junto al pueblo y que salgan esas noticias, fue una semana tan cruel de los llamados de medio de comunicación tarifados que decidí no dar más declaraciones”, dijo.

Recordó que tanta ha sido la crueldad de un sector de la prensa que “hasta dije una vez a una radio que, si piensan que los hermanos garífunas raptados son narcotraficantes, que los lleven a una corte de Nueva York donde está el hermano del Presidente, donde están los narcotraficantes, dije eso porque ya estaba harta de tanta pregunta de ese tipo, sin ni siquiera los periodistas preguntan del caso, de las vidas de las víctimas, tenemos mucho que construir en este país”.

¿POR QUÉ EN HONDURAS NO SE RESUELVEN ALGUNOS CRIMENES? Recientemente, Ofraneh publicó un comunicado denunciando al gobierno de Honduras por presentar inconsistencias en los informes sobre la desaparición forzada de los jóvenes Garífunas ante la Corte Interamericana de Derechos Humanos.

El sacerdote Jesuita, Ismael Moreno Coto, mejor conocido como padre “Melo”, afirmó a Criterio.hn que responsabilizaba directamente a las autoridades del Estado de Honduras por la desaparición de Milton Joel Martínez  Álvarez, Suami Aparicio Mejía, Alber Santana Thomas y Snider Centeno.

Ante ese silencio cómplice en el proceso de investigación criminal que ha existido en torno al caso de desaparición forzada, la ex directora de Medicina Forense, Julissa Villanueva, reveló que existen omisiones históricas que suman a la impunidad de casos criminales y con las ciencias forenses se ha demostrado ese particular. Incluso con los desaparecidos en la década de los 80´s, en donde la acción forense dejo mucho que desear en su accionar, aun pudiendo usar métodos científicos.

No hacen autopsias

Julissa Villanueva, exdirectora de medicina forense

“¿Por qué en Honduras no se resuelven los crímenes y los atentados contra la vida? La respuesta es sencilla, cuando se pierde el Estado de Derecho, cuando hay intereses creados, cuando no se le apuesta a la ciencia; sino que por el contrario se persigue y la verdad se mata, entonces los atentados contra la vida entran en un estado permanente de impunidad y corrupción. Hay intereses de desaparecer personas sencillamente porque estorban a propósitos personales”, expresó Villanueva.

La experta patóloga, propuso la creación de un equipo multidisciplinario con forenses independientes para asistir a las familias víctimas de desaparición forzada en el Triunfo de la Cruz.

“Cuando fungía como directora forense, encontré cuál era el problema del asunto, (por qué no se investigaba)  y es que la ciencia es la única que demostraba y seguirá demostrando la vinculación del crimen de manera objetiva, entonces las acciones estaban encaminadas a bloquear ese trabajo, no apoyarlo, evitarlo, podrán matar nuestra memoria, nuestros testigos; sin embargo la prueba científica es fundamentalmente relevante para encontrar a los culpables”, expuso al tiempo de ejemplificar cómo debe hacerse el trabajo científico de identificación humana.

“Mi pregunta es: ¿Dónde está la Fiscalía de Derechos humanos en casos que se están quedando en el olvido? Es preciso ver que la participación del ejercicio forense es fundamental en un país donde el crimen es permanente, los casos se están investigando con el tiempo de Matusalén, y es así porque después se programan las exhumaciones tardías como lo único que queda en un caso, tenemos que exigir ahora que esas investigaciones sean rápidas y el grupo ¡tiene que actuar ya!”, alertó Villanueva.     

Al mismo tiempo, les aconsejó estar pendientes de la posible desacreditación de pruebas científicas que es lo que está ocurriendo hoy en día en una selección de casos, para evitar el engranaje con investigaciones fiscales en un ente noble como el Ministerio Público, pero con autoridades que solo hacen ver la necesidad de establecer equipos forenses independientes. “No vamos a aceptar la muerte de ninguno de los cinco jóvenes sin que se presenten científicamente las pruebas”.

Pandemia del pánico

Juan Almendares Bonilla, exrector universitario

Por su parte, el doctor Juan Almendares Bonilla, quien por su experiencia en casos de desaparición forzada, dijo que históricamente las desapariciones son parte de la existencia de un gobierno sin conciencia, sin derechos humanos, sin academia, sin verdad, ni compromiso para el pueblo que lucha por la dignidad y libertad, en donde el racismo predomina como obediencia y servilismo al imperialismo que tienen sus intereses también en Honduras y han expropiado, robado la cultura y compenetrado en el país, arrasando con la soberanía.  

“El poder oprime a los oprimidos, no le importa los pueblos originarios (…) estamos viendo muchos casos, especialmente en casos vinculados a la corrupción de autoridades gubernamentales (…) estamos pasando situaciones amenazantes a todo el pueblo, en este caso al pueblo garífuna sigue siendo marginado y se puede ver que pocos están asistiendo o siendo solidarios con los garífunas desaparecidos, quienes defendían la historia y cultura de nuestros pueblos, ¡la comunidad internacional no debe guardar silencio!”, exaltó.   

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El comentario no puede estar vacío
Por favor rellene el usuario
Es necesario escribir un correo válido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.