Noticias Destacadas|Opinion

100 días para las elecciones, sinopsis con leitmotif y en clave abstracta

Compartir

 

                   explicándoles a mis amigos de Red-H y de otras latitudes.

Algo hiede en las sombrías honduras e inspira duda. Luego de soslayar las reformas mas necesarias, los poderes ocultos han celebrado su supuesta ley y  buscado, a cada paso, entorpecer al proceso y ente electoral, negándole recursos o facultades autónomas, hasta que antier, sin claros móviles le echaron la mancha brava cachureca, con guaruras armados, y hoy la Corte Suprema, la  misma que constitucionalizó a las ZEDE que privatiza la jurisdicción del Estado, declaró ¡inconstitucional que el Congreso determine en ley los requisitos que debe reunir un partido para ostentar iguales credenciales que los demás! ¡Así!

Pero llueve truene o diluvie, dentro de 100 días, en efecto, con ya un par de muertos y aun en tiempos de peste-en-pico y época de huracanes (una depresión con potencial catastrófico se desliza ya desde la costa venezolana), los hondureños, que tengan una nueva tarjeta de identidad, de la cual -por torpeza del ente encargado- dispone aún solo una fracción de quienes tienen ese derecho (casi ninguno de los jóvenes que la solicitaran por primera vez) podrán asistir a las urnas. ¡A elecciones! cuando, según muchos, Honduras ¡es un país rehén de una organización criminal, disfrazada de partido político! Con la silenciosa complicidad de la comunidad diplomática,

Para elegir además de presidente (a última hora JOH ya no se lanzó, confía en el sucesor), suprema magistrada(o) y administrará a la nación, diputados a un nuevo congreso, que representará al pueblo soberano, en cuyo público interés, estará encargado de hacer y deshacer la ley, y unos alcaldes nuevos, que administren la instancia más inmediata del gobierno local, la comuna, la corporación de los vecinos. Aunque lo de nuevo es un decir, pues en su mayoría, alcaldes, regidores y diputados serán repitentes. (Estos, imputados por la extinta Misión contra la Corrupción y la Impunidad en Honduras de constituir una argolla vinculada al crimen organizado, a saber ¡quienes hacen la leyes!)

A los niños, los sancionan y miran de menos cuando tienen que repetir el grado, pero a los funcionarios ¿los premiamos por sus excelsas ejecutorias? Las mismas putas con las mismas mañas, decía una ajena abuelita malhablada. Si bien el censo publicado logró depurar, y por fin dejar en paz a los muchos muertos que antes se afanaban por votar en otro vecindario, con otro rostro, el censo electoral sigue incompleto y tiene cientos de miles de errores, supuestamente técnicos, que mandan a votar en mesas receptoras y centros de votación equivocados. (Logré corregir en mi caso, por privilegio que tengo, porque originalmente el registro me mandaba a votar a una aldea por los bajos pantanosos del Valle.) Quienes asistamos estaremos confrontando una papeleta presidencial con 2 candidatos  independientes y ¡14 opciones partidarias, de las que  al menos 10 corresponden a partidos llamados de maletín, de USB, de fantasía, de garaje, a saber, organizaciones políticas vacías, financiadas para instrumentalizarlas, por el crimen organizado y por el partido conservador en el poder, perfectamente identificado en N.Y. como estructura del crimen internacional. ¡Todos los cuales tendrán, según la ultima disposición legal un representante en la mesa receptora!

Como nuestra democracia es tan generosa y está muy perfeccionada en este sistema, además, en  por lo menos 150 ayuntamientos (la ley manda ese mínimo) tendremos asimismo otras tantas opciones para elegir alcalde -en otro lado dicen presidente municipal- acompañado en dupla por un vice alcalde, sin funciones propias, y los regidores que formarán las corporaciones municipales, en proporción al número de votos que saque su cabeza. Importante porque, aunque la corporación municipal viene a estar despojada de autonomía y en la práctica de funciones vitales, cada alcalde es un pequeño déspota-con-tesoro, menos en sus ZEDE, vecinas, que le exigirán servicios sin aportarle recursos fiscales.

Ha sido imposible, por lo demás, reformar este sistema nuestro para abrir las nominaciones o para definir distritos electorales más compactos, en que los aspirantes hicieran campañas para representar a sus vecinos, conocidos. Los diputados se seguirán disputando en departamentos, jurisdicciones amplias, desparramadas.  (Alguna, como el Departamento de Gracias a Dios, del tamaño de El Salvador). De modo que en los departamentos más poblados, los ciudadanos ¡pueden escoger una veintena y mas de opciones entre hasta unos 300 nombres-con-fotografía, propuestos por todos los Partidos, y escogidos -unos en elecciones internas y otros en asambleas o de dedo, pero- todos por los capos de sus movimientos, y casi todos perfectamente desconocidos para el elector. Para obviar esa no pequeña  dificultad, los líderes piden que no nos preocupemos por seleccionar, ¿para que? ni saber por quién votaremos, sino que, para darle más fuerza a sus bancadas, votemos en raya o plancha por todas las opciones de SU Partido. Lo cual anula en realidad la escogencia personal, entre méritos y cualidades ¿o no?

Aunque de repente eso también es una ficción o ¿más exactamente una quimera? Porque en realidad ¿Cómo podríamos escoger virtudes o méritos si no sabemos nada, o se conoce tan poco acerca de los candidatos, incluso para la presidencia,  no digamos a las diputaciones? Yo soy un hombre público, de Partido, como una minoría privilegiada, y procuro estar bien informado de la vida política, pero ¡no conozco ni superficialmente a un tercio de los pretendientes a la presidencia, ni a la gran mayoría de otros candidatos incluso de mi Partido! Y encoré lo que sé de varios de ellos me asusta, porque los conecta al crimen organizado, y al no tanto.

Aparte de un magnate con experiencia en la administración, pero más de un fino inconveniente, conozco a tres presidenciables que tienen opción de ganar a) una ex primera dama y lideresa latinoamericana, b) un ex alcalde, ex regidor y ex diputado y c) un presentador activo de programas deportivos y farándula televisiva. Puedo ver también,  en la papeleta presidencial, ¡a un ex ministro y a una designada presidencial del régimen! la que, hasta hace unos días ¡era del Lobo! y reconozco, sin experiencia administrativa, a otros dos ex oficiales militares, dos periodistas y un regidor activista de barrio. De los otros cinco no sé nada. ¿De dónde salen? ¡En qué chico país vivimos!

El otro partido histórico, también elegirá una bancadita o dos que, en la eventual división, podrían ser el fiel de la balanza del poder legislativo. Para la campaña, los partidos que son  opciones reales de poder, contaran con fondos de la deuda política. Además de algo de los miles de millones que ha robado, el partido oficialista, dispondrá, con amplia libertad de los recursos del Estado, vehículos y combustible, instalaciones y equipos, gangas del asistencialismo, conexiones burocráticas, spots y publicidad. Así como de la exigua bolsa de los magnates compinches, que dan contribuciones a cambio de prebendas, concesiones, privilegios y exenciones. Aunque una mayoría de los empresarios ya se le desprendió al régimen, y está apoyando a: 2. El animador.  Lo que pudiera ser su propia opción novel de –dicen- centro derecha, en una alianza que con fruición y deleite de Viera, se proclama pro estadounidense, junto ¡con el vetusto socialdemócrata y los indispuestos!   Mientras que 3. El partido socialista, popular, quedará expuesto a quien le quiera dar algo, de su propia militancia, y a las contribuciones por simpatía. Con sus cómplices el crimen organizado que no se va a dejar quitar el país se propone una vez más derrotar a y burlar al pueblo.

El Carmen San Pedro Sula, 24 de Agosto de 2021

2 comentarios en “100 días para las elecciones, sinopsis con leitmotif y en clave abstracta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El comentario no puede estar vacío
Por favor rellene el usuario
Es necesario escribir un correo válido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.