Actualidad|Noticias Destacadas

Subsidios en combustibles y energía son necesarios, pero deben ser focalizados

Subsidios en combustibles y energía

Compartir

 

Tegucigalpa, Honduras.- La presidenta Xiomara Castro comunicó este lunes que instruyó a la Secretaría de Finanzas absorber el 50% del incremento al diesel en tanto valora otras alternativas.

El anuncio lo hizo vía Twitter este lunes a las 8:00 A.M. y remarcó que toma la medida aún en las precarias condiciones de endeudamiento que heredó de la administración de Juan Orlando Hernández.

Previo a esta medida, la mandataria ya había realizado una rebaja de diez lempiras a los derivados del petróleo. Sin embargo, el alza internacional del crudo a causa del conflicto armado entre Rusia y Ucrania ha hecho que la medida pase inadvertida por parte de la población, pese a la significativa disminución en el precio.

LOS SUBSIDIOS ENERGÉTICOS ¿BENEFICIOSOS O CONTRAPRODUCENTES?

Para el economista del Foro Social de la Deuda Externa y Desarrollo de Honduras (Fosdeh), Ismael Zepeda, los subsidios en combustibles y energía -ante la escalada de precios del petróleo- son necesarios, pero aún falta que sean focalizados a la ciudadanía más afectada, así como volver eficientes las estrategias o alternativas de consumo.

Zepeda recordó que Honduras es un país importador y como tal está sujeto a los precios internacionales por lo que una manera de regular o apaciguar el incremento de los precios y su impacto es a través de la demanda y por consiguiente la reducción de la importación de petróleo.

A esto se suma que cerca del 70% de la población en Honduras vive en pobreza, por lo que al encarecerse el combustible la factura final se traslada a la población. No pueden mantenerse los precios del transporte urbano e interurbano si se encarece el combustible, señaló.

Lo mismo sucede con los precios de la canasta básica, la cual puede tener doble impacto dado que los combustibles no solamente se usan para el traslado final de los agro productos, sino también para la producción de estos.

El economista del Fosdeh no tiene duda que existe un efecto negativo en la economía nacional cuando los precios de los combustibles se alzan. Disminuye el poder adquisitivo del 70% de la población que vive en condiciones de pobreza, sumergiendo a familias enteras en condiciones de extrema pobreza.

Nota relacionada: Congreso de Honduras aprueba subsidio energético y rebaja de L. 10 a los combustibles

Zepeda señala que estas familias hondureñas van perdiendo aún más su calidad de vida pues tienen menos dinero para consumir alimentos y productos de primera necesidad “porque su salario no crece al ritmo de los precios o del impacto que tienen la subida de los combustibles”.

ES NECESARIO REDUCIR LA DEMANDA DE PETRÓLEO

El investigador del Fosdeh menciona al transporte urbano, la energía alternativa y la reducción de la demanda petrolera como medidas de ahorro. Sin embargo, advierte que estas deben ser enfocadas a través de una política pública nacional.

En el caso del transporte urbano, expone que la ciudadanía ha destinado gran cantidad de recursos para comprar vehículos propios no solo por la inseguridad sino también por la ineficiencia en el servicio y el deterioro de las unidades.

Pero esto incrementa el consumo de los derivados del petróleo y por lo tanto la demanda se dispara, especialmente cuando son vehículos de segunda que no están en óptimas condiciones y consumen más combustible.

En lo que respecta a energía, Zepeda señaló que el 35% de la matriz energética de Honduras se sustenta con combustible bunker por lo que se debe apostar por energía alternativa.

Aclaró que se debe tratar de energía alternativa cuyo costo se vea reflejado de forma positiva en la factura eléctrica y que no favorezca a grupos empresariales y elites económicas, como ha sido la norma con la compra de energía sobrevalorada.

En cuanto a la reducción de las importaciones de combustible en Honduras, el investigador del Fosdeh expone disminuir las importaciones a través de estrategias o alternativas de consumo, como la reducción del consumo vehicular que en otros países ya está siendo introducida.

EL “HOY NO CIRCULA” EN LA HISTORIA RECIENTE DE HONDURAS

En Honduras, durante el gobierno de Manuel Zelaya (2006-2009) se introdujo la medida conocida popularmente como “hoy no circula”, que tenía como propósito reducir el consumo de combustible. No obstante, la misma fue bloqueada en junio de 2008 por el pleno de la Corte Suprema de Justicia que la declaró inconstitucional.

La disposición resurgió con mayores restricciones durante el gobierno de Juan Orlando Hernández argumentando la reducción de contagios por la pandemia de covid-19. Esta vez, sin oposición de la Corte Suprema de Justicia o cualquier otra institución pública o privada.

A finales de febrero, la Asociación Hondureña de Distribuidores de Productos del Petróleo (Ahdippe) propuso al gobierno horarios especiales de salida para diferentes sectores y el programa “pico y placa” -o el “hoy no circula”- en determinados días de la semana con el objetivo de reducir el gasto de combustible.

En los últimos años, la factura petrolera en Honduras se ha incrementado. Según datos del Banco Central de Honduras (BCH) entre enero y noviembre de 2021, la factura petrolera alcanzó los $1.665,2 millones, un aumento que corresponde al 82.1% en relación con el mismo periodo del 2020.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

El comentario no puede estar vacío
Por favor rellene el usuario
Es necesario escribir un correo válido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.