seguridad alimentaria de población en zona del trifinio

Salvador Nasralla y crisis agroalimentaria

Compartir

Por: Javier Suazo

El Ingeniero Salvador Nasralla, designado presidencial y coordinador del partido “Salvador de Honduras”, con apoyo del Dr. Eleazar Ramos, y frente a la crisis alimentaria que enfrenta el país y la población, sumado al aumento constante de precios de los derivados del petróleo e insumos para la producción, presentó una estrategia para el agro nacional que, entre otros objetivos buscados, estimule la generación de empleos masivos y producción de alimentos.

La estrategia se fundamenta en  varias propuestas. Frente al aumento de las importaciones de granos básicos, causado fundamentalmente por la apertura comercial que brinda el RD-CAFTA y la falta de recursos para apoyar la producción interna con aumentos sostenidos de la productividad física y del trabajo,  se busca apoyar la producción de frutas, hortalizas, leche, carne ( res y cerdo).

Se suma un programa masivo de gallina india y aves ponedoras, conejos, cabros y cerdos; dotando a  pequeños y medianos productores de pie de cría y la “masificación de la inseminación artificial y capacitación de trasplante de embriones. Incluye también la sanidad agropecuaria, alimentación, mejoramiento de la genética; apoyando la comercialización de subproductos, capacitación a los productores de leche y el fortalecimiento de las plantas artesanales”.

Para enfrentar el alto costo de fertilizantes y medicamentos, se promovería la producción interna, buscando generar un efecto multiplicador en la economía con nuevos empleos directos e indirectos.

El Ingeniero Nasralla, también es del criterio de fortalecer la producción de rubros como los derivados de la madera, cacao, cafés especiales, palma africana, cítricos, ajonjolí y azúcar, igual la construcción de pequeños reservorios de agua y reparación de caminos con los programas de alimentos por  trabajo. Todo lo cual implica el poder contar con una cartera de proyectos agroalimentarios, para que la cooperación externa y otros actores destinen fondos, muy escasos en la coyuntura económica y financiera actual del país.

Hace un tiempo acá, consultábamos al destacado dirigente político y catedrático universitario, Aníbal Delgado Fiallos (QEPD), si era factible un estrategia agroalimentaria que promoviera la autosuficiencia alimentaria en el país, mediante incentivos a las familias y pequeños productores rurales dedicados a la siembra de cultivos de granos básicos y hortícolas, pero sobre todo, a la cría de animales como conejos, cabros, garrobos, peces, y siembra de aguacates y huertos  familiares dentro de las unidades productivos y hogares familiares.

Don Aníbal, como le llamábamos sus amigos  y colaboradores cuando fungió como Ministro- Director del Instituto Nacional Agrario (INA), estudioso de la realidad latinoamericana y hondureña en particular, decía que era una estrategia no despreciable, pero que no resuelve el problema de la inseguridad y dependencia alimentaria  por la vigencia de un modelo económico-político neoliberal. Decía que esta estrategia –incluso- es promovida por los mismos neoliberales, caso de los organismos financieros, grupos corporativos internos, gobiernos extranjeros y empresas transnacionales, para mantener una especie de velo político-ideológico sobre la realidad nacional y políticas excluyentes y extractivas  afines a los gobiernos que apoyan.

Es una estrategia que no cuestiona la concentración de la propiedad rural y los efectos económicos, sociales y culturales que conlleva; no modifica la estructura productiva sustentada en el monocultivo y extractivismo, ni garantiza el uso eficiente de los recursos ni prácticas agrícolas benignas con el ambiente. Asimismo, no hay acciones visibles para promover el ascenso político de organizaciones sociales y populares como los pueblos indígenas y mujeres campesinas, en la reivindicación de derechos económicos, sociales y culturales

El gobierno de la República ya ejecuta acciones orientadas a enfrentar la crisis alimentaria y de empleos, entre  las que destacan: a) Aumento del presupuesto del Banco Nacional de Desarrollo Agrícola (BANADESA) para apoyar a los pequeños productos de granos básicos y hortícolas; b) Reducción en las tasas de interés para préstamos agrícolas; c) Recursos financieros para entrega del bono tecnológico a productores menores de 5 manzanas; d) Reactivación del programa presidencial de Red Solidaria, para entrega de bonos y otros servicios a familias en situación de extrema pobreza.; otras.

Estas acciones se enmarcan en las orientaciones de política para el agro nacional que contempla el llamado Plan Bicentenario de Desarrollo de la presidenta electa, Xiomara Castro, y que son retomadas como referencia obligada en el Plan Estratégico de Gobierno de Mediano Plazo 2022-2026 que elabora la Secretaría de Planificación Estratégica, como instrumento orientador de las acciones que ejecutan y ejecutarán las distintas Secretarias de Estado e incluso gobiernos locales en estos cuatro(4) años.

Esta iniciativa del Ing. Nasralla, debería integrarse a los esfuerzos que ejecuta la Secretaría de Agricultura y Ganadería (SAG) y demás instituciones del agro nacional, pero tomando como referencia los lineamientos de política y acciones del Plan Estratégico de Mediano Plazo.

No obstante, siguiendo el pensamiento de Don Aníbal, cabría esperar acciones orientadas a modificar la estructura de tenencia de la tierra, acelerar cambios en la matriz productiva y promover el uso racional de los recursos naturales y la inclusión social y política de los actores locales en las acciones del desarrollo. Ello se lograría al integrar el poder popular al gobierno, aunque el movimiento social en ascenso tenga un grado de autonomía que separa las competencias en cuanto a propuestas y demandas colectivas. Varias de estas propuestas exigen tierra para las mujeres campesinas y comunidades étnicas, pero también las organizaciones sociales y gremiales exigen poder decidir sobre su futuro.

Tegucigalpa, Honduras, 6 de julio de 2022

Un comentario en “Salvador Nasralla y crisis agroalimentaria

  1. La naturaleza es la que manda, no el billete!… Podrán sembrar toda la tierra buena para el el cultivo, pero de que servirá, si el cambio climático, provoca demasiadas lluvias, o abundante calor!… Nadie quiere prestar dinero para el agro, y cuando saben que alguien tiene como pagar, los intereses son exorbitantes, así que dejen de «hablar paja «,….Hasta que inviertan en industria nacional todos los dueños de plantas de energía eléctrica, que son ahora grandes millonarios, y todos aquellos que se han aprovechando del erario nacional, así como adecentar la administración pública, etc… Hasta entonces se podría empezar a haber un cambio que genere oportunidades en este país, pero se ve utópico….Seguiremos con políticos de pacotilla que solo buscan su satisfacer sus necesidades y caprichos!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

El comentario no puede estar vacío
Por favor rellene el usuario
Es necesario escribir un correo válido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.