Ruta y construcción de ferrocarril interoceánico afectará reservas naturales

Para ambientalistas y profesionales de la biología, la ruta del tren interoceánico podría atravesar áreas de importancia cultural y arqueológica, lo que podría poner en riesgo sitios y monumentos históricos.

Por otro lado, exponen que se debe promover un desarrollo que beneficie a todas las partes involucradas, asegurando la protección de los recursos naturales, culturales y la biodiversidad marina y terrestre para las generaciones presentes y futuras.

Ilustracion de portada: Guillermo Burgos

Tegucigalpa, Honduras. –Con una extensión de las líneas ferroviarias que rondarían los 440 kilómetros lineales por 250 kilómetros de ancho, se construiría el ferrocarril interoceánico, que cruzaría por varias zonas de importancia forestal y áreas protegidas.

A juicio de ambientalistas y biólogos, la construcción de la vía férrea y las operaciones del tren podrían causar deforestación, pérdida de hábitat, contaminación del aire y del agua, y otros impactos ambientales negativos en las áreas naturales a lo largo de la ruta que recorrerá el multimillonario proyecto ferroviario.

Las primeras estimaciones señalan que el proyecto tendría un costo de USD 20,000 millones y se desarrollaría en no menos de tres períodos presidenciales.

De igual manera, señalan que el proyecto podría atravesar áreas de importancia cultural y arqueológica, lo que podría poner en riesgo sitios y monumentos históricos y este es uno de los temas con menor capacidad en el gabinete también invisibilizados por la recién creada Comisión Nacional del Ferrocarril (Confi).

Para la economista y asesora de justicia ambiental y ecológica del Centro de Estudios para la Democracia (Cespad), Lucía Vijil, antes de realizar cualquier acción en torno a la línea ferroviaria que conectaría el Mar Caribe con el Golfo de Fonseca, se requieren estudios de factibilidad.

Lucía Vijil, economista y asesora de justicia ambiental y ecológica del Centro de Estudios para la Democracia (Cespad). Fotografía: Horacio Lorca/Criterio.hn

En una entrevista brindada a Criterio.hn la economista explicó la importancia de realizar rigurosos estudios de factibilidad, ya que estas proyecciones o estas construcciones implican una destrucción de los ecosistemas y de la dinámica ecológica en dichos territorios.

“Habría que ver los planos las carreteras, pero es muy probable que van a afectar los corredores biológicos que tenemos entonces, digamos que complica un poco porque el proyecto se está haciendo vía decreto ejecutivo (PCM 08-2024) esto significa que no hay marcha atrás”, dijo la investigadora socioambiental.

Honduras cuenta con 91 áreas protegidas en diferentes categorías como ser: refugios de vida silvestre, parques nacionales y monumentos naturales.

Vijil mencionó que el ferrocarril interoceánico tiene similitudes al Tren Maya que se construye en México. Que de acuerdo a información del Fondo Nacional de Fomento al Turismo mexicano (FONATUR) el recorrido del Tren Maya es de 1.554 kilómetros en los Estados de Chiapas, Campeche, Tabasco, Yucatán y Quintana Roo. 

Este proyecto fue cuestionado y denunciado por diversas organizaciones protectoras del medioambiente, ya que sus más de mil kilómetros atraviesan 10 áreas naturales protegidas, dos de ellas obtuvieron la categoría de Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

Retomando lo dicho por la entrevistada, toda acción humana va a tener una reacción sobre los ecosistemas y lo preocupante es que como es un proyecto dicho y que se va a hacer sí o sí, “es un poco complicado pensar que no va a pasar” igual que otros en proyectos similares al ferrocarril interoceánico.

Pie de foto: “Pese a lo que se dice que este proyecto no alterará la dinámica de los ecosistemas y que no va a dañar a nadie, lo estará haciendo”, externo la economista, Lucía Vijil.

Lea: Analistas cuestionan aprobación de compras directas en proyecto de ferrocarril interoceánico

FERROCARRIL INTEROCEANICO DESPLAZARÁ A COMUNIDADES

Por su parte, la bióloga y exdirectora de Vida Silvestre del Instituto de Conservación Forestal (ICF), Ana Velásquez, es del criterio que la construcción del tren interoceánico “podría y va provocar conflictos con comunidades locales, pueblos indígenas y otros grupos que podrían ser desplazados de sus tierras o afectados por el proyecto”.

Ana Velásquez, bióloga y exdirectora de Vida Silvestre del Instituto de Conservación Forestal (ICF). Fotografía: Horacio Lorca/Criterio.hn

En diálogo con este medio digital la profesional de la biología expresó que existe un desinterés por parte de las autoridades para realizar los procesos de socialización y consulta, como ha sucedido en otros proyectos como la exploración petrolera en la zona marítima de La Moskitia y la construcción del centro penal en La Isla del Cisne.

“No tenemos idea de la viabilidad del proyecto y es irresponsable que sin estudios estén hablando de viabilidad sobre todo del manejo de y mitigación de impactos ambientales. No presentan anteproyectos, evaluaciones y alternativas de rutas”, declaró la exfuncionaria e integrante de Vigías de la Ecodiversidad.

Velásquez solicitó a las autoridades plantear soluciones de desarrollo con fundamentos y estudios de impacto ambiental y viabilidad como corresponde.

“¿Quién en la Comisión es especialista en temas ingeniería ferroviaria, planificación urbanista y especialistas en temas ambientales, antropológicos y de arqueología, sin mencionar el tema marino?”, cuestionó la entrevistada.

De interés: Ante repetitivos incendios en La Tigra, ambientalistas piden investigación por posibles intereses económicos

GARANTIZAR EL CUMPLIMIENTO DE LAS MEDIDAS AMBIENTALES, UNO DE LOS RETOS DEL PROYECTO

El titular de la Secretaría de Recursos Naturales y Ambiente (Serna) e integrante de la Confi, Lucky Medina, precisó que uno de los retos de este proyecto ferroviario es garantizar el cumplimiento de las medidas ambientales, con lo ya establecido en las leyes del ambiente y las que corresponden en torno a los estudios y las evaluaciones de impacto ambiental que anteceden a la elaboración de este tipo de proyectos.

Lucky Medina, titular de la Secretaría de Recursos Naturales y Ambiente (Serna). Fotografía: Horacio Lorca/Criterio.hn

Añadió que estos estudios visualizan el impacto a la biodiversidad y como minimizar posibles daños ecológicos.

“Hay que revisar todas las zonas de influencia por donde estará transitando las rutas del tren y que se pueda desarrollar no solo lo que los académicos definen como la T del desarrollo actual, si no esta nueva zona, pero asegurando el Desarrollo Sostenible para el cuidado de la biodiversidad”, dijo en su participación en un foro televisivo.

  • Katerin Galo
    Amante de la naturaleza, la lectura y la vida, soy una periodista que busca orientar a las personas y contarle de manera sencilla la realidad política y económica del país. El periodismo es la puerta que tiene la sociedad para conocer a los diferentes actores y tomadores de decisiones, es por ello que desde mis escritos le relato a las y los hondureños cuáles son los acontecimientos que marcan la ruta del país. Ver todas las entradas

Compartir 👍

Podría interesarte

Un comentario

  1. Vamos a ver
    Las areas forestal estan siendo destruidas
    Las areas arqueologicas, (excepcion de Copan) en abandono o sin investigacion
    Los parques y reservas destruyendose

    Entonces, a que tanto levantar la voz?

    No seria mejor empezar a cuidar los recursos, areas naturales y reservas?

    Si, claro, de documentos y manifiestos de buenas intenciones, los hay a cientos, incluso hasta libros.

    Pero la realidad, la REAL SITUACION, es deplorable!.