Actualidad|Noticias Destacadas

¿Recién nacidos de madres contagiadas por Covid-19, podrían nacer con deformidades?

Recién nacidos de madres contagiadas por Covid-19

Compartir

 

Tegucigalpa. – En Honduras, las mujeres embarazadas tienen muchas dudas acerca de la vacuna contra la COVID-19, sin embargo, el temor a contagiarse también está presente, aunque el principal problema, según especialistas, es que las autoridades sanitarias deben mantener campañas y contrarrestar la desinformación sobre la vacuna, explicando que esta no afectará al bebé, más bien les protegerá.

En conferencia de prensa, en vísperas de Día Internacional de la Mujer, la Organización Panamericana de la Salud (OPS), reportó que en América un tercio de las mujeres embarazadas con Covid-19, no pudieron acceder a tiempo a los cuidados críticos para salvar vidas.

Los datos son preocupantes, pues en los últimos dos años, más de 365 mil embarazadas se contagiaron y fallecieron más de tres mil, al dar esa cifra, la Directora de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), Carissa Faustina Etienne, exhortó a los países a mejorar el acceso a las vacunas y atención para las mujeres y niñas.

Sin embargo, Honduras es un país con múltiples impedimentos para abarcar a la población que necesita su vacuna de inmediato, entre ellos están los niños, mujeres y adultos mayores.

La Covid-19 ha traído consigo múltiples interrogantes, entre ellas la posibilidad que un bebé cuya madre haya estado contagiada o en estado de gravedad por Covid-19 nazca con alguna malformación o problema físico.

Ante esto, la directora de Investigación de la Universidad Tecnológica Centroamericana (Unitec), Reyna Durón, detalló a Criterio.hn que, en primer lugar, en el país no se conoce de la existencia de un registro de embarazadas que tuvieron Covid-19 y a cuyos bebés se le haya dado seguimiento.

Además, la doctora mencionó que en los casos de embarazadas no graves que han revisado en el Observatorio de Covid-19 de Unitec, no se han reportado malformaciones, aunque sí se han presentado partos prematuros.

Según el Centro de Recursos de Coronavirus de la Universidad de Medicina Johns Hopkins, Honduras reporta 413 mil 699 casos positivos y 10 mil 785 muertes. Además, las vacunas aplicadas son 11 millones 561 mil 083; de estos, los inmunizados son 4 millones 563 mil 441, lo que representa al 46.82% de la población. Vea esa plataforma de datos Covid-19 aquí.

Honduras fue uno de los países de América que inició el proceso de vacunación tardíamente, además, la época más crítica de la pandemia estuvo también marcada por la negligencia y la corrupción de las autoridades hondureñas.

La OPS explicó que, en el continente americano, la falta de acceso a la atención oportuna y la interrupción de los servicios prenatales provocan el aumento de la mortalidad materna durante la pandemia, puesto que, una de cada tres mujeres embarazadas no pudo acceder a atención crítica oportuna.

Respecto al temor de una parte de la población hondureña a vacunarse, en el caso especial de las embarazadas, la doctora Durón quiso resaltar que tampoco se ha detectado malformaciones en bebés a causa de las vacunas.

Para tener mejores argumentos ante las dudas, recomendó dar seguimiento de control de crecimiento y desarrollo a los niños de mujeres que se contagiaron, para detectar problemas tempranamente y poder asistirlos.

Para enriquecer la información, compartió que una revisión a la fecha de hoy en la Biblioteca Médica de Estados Unidos, que cuenta con miles de revistas científicas a nivel mundial, tampoco encontró reportes de malformaciones por Covid-19. 

Existen varios comentarios publicados sobre temas como la deficiencia de ácido fólico, que ya se sabe puede causar malformaciones en bebés de mujeres con problemas nutricionales.

Sobre la etapa del embarazo, Durón informó que padecer Covid-19 después de los tres meses de embarazo no produciría malformaciones, porque el bebé se forma por completo antes de ese tiempo. Los dos últimos trimestres del embarazo son para crecimiento y maduración del organismo que ya está formado.

Entre los efectos a largo plazo en bebés, mencionó que podrían detectarse alteraciones en la función cerebral y retraso en aprendizaje, lo que también ocurre con otras enfermedades.

Lea también: Escapemos de las garras de la COVID

HONDURAS, MUCHOS PASOS ATRÁS

En el reporte de la OPS, indicaron que la falta de acceso de las mujeres embarazadas a las vacunas es una tragedia, cuando están disponibles diferentes vacunas seguras y eficaces.

Además de los datos anteriores, compartieron un estudio acerca de la mortalidad materna en ocho países de la región, donde revelan que de 447 mujeres embarazadas fallecidas entre el uno de marzo de 2020 y el 29 de noviembre de 2021, el 90 por ciento presentó síntomas graves cuando ingresaron al hospital.

Al menos el 77 por ciento de las mujeres dio a luz a sus bebés de manera prematura y el 60 por ciento nació con bajo peso, lo cual puede afectar la salud del niño para el resto de su vida.

La doctora Durón, dijo que los datos internacionales son importantes, pero el país también necesita apoyar este tipo de investigaciones, para ayudar a nuestras mujeres y niños con datos propios.

Según la OPS las mujeres debieron tener prioridad para protegerlas de lo más crítico de la pandemia, pues están entre los grupos más vulnerables debido al riesgo de los cambios en su sistema inmunitario.

Aunque la mayoría de los países de la región incluso han creado campañas para recomendar la vacunación para embarazadas, su aceptación sigue siendo bastante baja, pese a que es fundamental que personal sanitario explique a las futuras madres porque deben vacunarse para proteger a sus bebés.

El reconocido epidemiólogo, Tito Alvarado Matute, también confirmó a Criterio.hn que, al menos en Honduras, hasta ahora no se han detectado mujeres hayan dado a luz bebés con malformaciones, por haber estado contagiadas por Covid-19 o en estado crítico durante el embarazo.

El doctor explicó que la Covid-19 no se puede transmitir a través de la vía perinatal y, por tanto, no existe todavía un caso que demuestre lo contrario, a lo sumo, el bebé podría mostrar una leve infección, pero está no sería de gravedad.

“En lo absoluto se están llevando estudios sobre esto en Honduras”, lamentó el galeno, quien apuntó que ni siquiera se hace identificación de cepas de coronavirus, siendo un procedimiento de estudio menos riguroso.

Lea también: Merck pide autorización para uso de píldora anticovid en EE. UU

CENTROAMÉRICA REFLEJA AUMENTO DE 16% EN CASOS COVID-19

Una de las recomendaciones de la OPS es crear y ser constantes con los programas dirigidos a mujeres indígenas y migrantes, porque están en mayor riesgo debido a la superposición de factores sociales y de género. Además, apuntaron que la crisis por Covid-19 interrumpió el desarrollo profesional de las mujeres y niñas.

En América, la mayoría del personal sanitario son mujeres, muchas de ellas en primera línea, por ello, representan el 72 por ciento de los casos por Covid-19 entre los profesionales de la salud. Lo anterior, evidencia que, siendo una región plagada de desigualdades, las mujeres son exageradamente afectadas.

Sobre el acceso a las vacunas sostuvo que, sobre todo, las mujeres embarazadas están renuentes producto del temor y la desinformación, por lo que no acuden a los centros de vacunación y es necesario asistir a cada casa para aplicarlas.

En comparación con la semana anterior, la OPS detectó que los casos Covid-19 se redujeron en un 32 por ciento, llegando a 1,5 millones, los países de América reportaron 24 mil 650 fallecidos, es decir, 10 por ciento menos. Por el contrario, en la última semana, en Centroamérica las muertes aumentaron casi un 16 por ciento.

Alvarado quiso destacar que el comportamiento de la Secretaría de Salud de Honduras es distinto al del gobierno pasado, con mayor respuesta y compromiso debido a que las autoridades ahora son médicos y no son ajenos al tema sanitario.

“Ahora hay conocimiento y capacidad, antes era una pedagoga (la secretaria de Salud) y no tenía ni idea de lo que estaba haciendo”, comparó.

El especialista en el campo de las enfermedades infecciosas y la parasitología aconsejó salir de los centros de vacunación y seguir con la modalidad casa por casa, aunque implique contratar más personal y mantener publicidad para concientizar.

Explicó que las mujeres embarazadas presentan mayor severidad al contagio por Covid-19, lo que podría ocurrirle al bebé depende del tiempo de embarazo, en el peor de los casos, si es durante los primeros tres meses, producirse un aborto, si la madre estuvo en estado crítico, pero ocurre también con otras enfermedades febriles.

Tanto el Alvarado como Durón coinciden que estos estudios deben ser coordinados, continuos y apoyados por el gobierno, siendo cuestión de trabajo y compromiso.

Lea también: Honduras: Suspensión de vacunación agudiza la crisis de la Covid-19

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

El comentario no puede estar vacío
Por favor rellene el usuario
Es necesario escribir un correo válido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.