Próximo proceso electoral con mismas reglas del juego detonará nueva crisis política

Por: Redacción CRITERIO.HN
redaccion@criterio.hn  

Tegucigalpa. Enfrentar un nuevo proceso electoral con las mismas “reglas del juego”, supone el riesgo de contraer una nueva crisis política similar a la acontecida en 2017. Así lo advierten diversos sectores de la sociedad.  

Mediante un pronunciamiento escrito trascendido en las últimas horas, el Instituto Universitario en Democracia, Paz y Seguridad (IUDPAS) de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), advirtió que en caso que en Honduras no se concrete la aprobación de una geniuda nueva Ley Electoral, el país podría volver a enfrentar una crisis política. 
 
El IUDPAS identificó que en vista del embotellamiento del proceso de las reformas electorales, se observa que el sistema político hondureño sigue evidenciando “un desfase entre los problemas del país y el interés nacional, el sistema de partidos políticos y la conveniencia o beneficio de sus dirigentes, y la institucionalidad y normativa electoral”.  
 
Por lo que, a juicio de este organismo, la resistencia en aprobar reformas electorales en consonancia con la realidad política, económica y social “prolongará la larga crisis y potenciará la inconformidad social, con el riesgo que las Fuerzas Armadas y la Policía Nacional asuman la represión para el control social”. 
 
En consecuencia, el IUDPAS instó a “aprobar reformas para que los partidos políticos no continúen administrando el proceso electoral, incluyendo la representación partidaria en las Juntas Receptoras de Votos”.  
 
Pensando en evitar una segunda crisis política electoral, el IUDPAS abogó por resolver la problemática de la reelección presidencial, la fiscalización de los fondos de los partidos políticos.  
 
Sobre todo, porque “los tres partidos mayoritarios tienen diputados, ex diputados, alcaldes, vicealcaldes, exfuncionarios de gobierno y familiares del entorno presidencial que han sido pedidos en extradición o han purgado pena en Estados Unidos”, contextualizó el IUDPAS. 
 
Asimismo, sugirió a que quien asuma “la presidencia de la República, el candidato o candidata ganador de las elecciones, lo haga con un porcentaje que supere la mitad más uno de los votos válidos de quienes participan ejerciendo el sufragio”. 
 
En el actual panorama, el analista social, Armando Orellana, advirtió que la falta de garantía que se percibe de cara al próximo proceso electoral supone una inestabilidad que podría desencadenar en un descontento generalizado por parte de la población. 

“Porque son prácticamente elecciones sin opciones. Y es una situación que en términos populares diríamos prácticamente expuestos a la ley de la selva. Y no podemos hablar de verdaderamente elecciones competitivas”, refirió Orellana.  

 
Por su parte, el director de la Facultad de Ciencias Sociales de Honduras (Flacso-Honduras), añadió también que el hecho de un tema como la reelección presidencial quede gravitando en medio del proceso de las reformas electorales supone un riesgo eminente que podría profundizar la inestabilidad política.  
 
Si bien, “se hicieron reformas a nivel institucional, dentro de estas reformas electorales prácticamente no se cambian las leyes del juego”, porque “el mayor problema de las reformas electorales es que es una reforma insuficiente,”.  
 
En ese sentido, “si siguen las mismas reglas del juego estamos en condiciones para que entremos en nuevas crisis políticas o se profundice la crisis político electoral que venimos arrastrando desde algunos años”, advirtió Sierra quien también enfatizó en la necesidad de incluir las demandas de la ciudadanía hondureñas, entre ellas, la actualización óptima del nuevo censo electoral.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.