¿Podría ser Centroamérica la cuna de una pandemia?

La deforestación y consumo de carne de animales salvajes podría convertirse en un riesgo de futuras pandemias, advierten médicos y virólogos.

 

Por: Redacción CRITERIO.HN

redaccion@criterio.hn

Tegucigalpa.-A finales de 2019 se expandía la última pandemia que la humanidad ha conocido y que mantiene en nuestros días a gran parte de los países en una pugna por dejar los confinamientos y tratar de volver a la vida que conocíamos hasta inicios de este 2020.

El origen del nuevo Coronavirus no ha sido determinado con un 100 % de exactitud, pero expertos en cambio climático lo atribuyen a la invasión de espacios de algunas especies de animales por parte del hombre.

También Lea: Reflexiones incomodas sobre Covid-19 no aptas para ingenuos (1a parte)

Este extremo puede ocurrir en cualquier parte del mundo, así como sucedió en Wuhan, China, por lo que es válido preguntarse si ¿podría Centroamérica estar en riesgo de ser el epicentro de un brote de un virus desconocido que provoque una pandemia en el futuro?

Parece muy aventurado plantear esta hipótesis, pero la afectación de los hábitats que el humano provoca con deforestación, caza de especies y los efectos del cambio climático vuelven posible esta teoría.

Justo es lo que la jefa del Comité de Control y Prevención de Enfermedades Infecciosas de Guatemala, Iris Cazali, planteaba recientemente en una conferencia con reporteros de Honduras, Guatemala y El Salvador en el marco de los Ciclos de Actualización para Periodistas (CAP).

“Tenemos animales silvestres que comemos y con los que todos tenemos costumbres culturales a las que no sabríamos cómo responder”, aseguraba Cazali, haciendo referencia al posible proceso de migración y mutación de un virus hacia los humanos.

Hasta el momento se sabe que el virus del SARS-CoV-2 (Covid-19) saltó a las personas tras un proceso zoonótico, es decir, que, tras vivir en animales se transmitió a individuos por el aire, picaduras o a través de fluidos, según conclusiones científicas.

La deforestación hace que las probabilidades de un proceso zoonótico se incrementen y América Central no está exenta de ello. Para el caso, en Honduras, el Instituto de Conservación Forestal (ICF) calculó en 2019 que el promedio anual de deforestación alcanza las 23 mil 300 hectáreas, siendo las reservas del Río Plátano, la biosfera Tawahka Asangni y el Parque Nacional Patuca los tres sectores más golpeados.

Lo anterior expone aún más a la gente a manipulación de especies salvajes, aunque en Honduras es sabido que en zonas rurales el consumo de carne de animales como cusucos (Dasypus novemcinctus), guatusas (Dasyprocta punctata), e incluso ardillas (Sciurus sp.) es común.

Cazali agrega que la COVID-19 “puede ser uno de los resultados de los cambios que estamos generando en los ecosistemas”, advirtiendo los riesgos que esto puede significar para poblaciones como las de los países del Triángulo Norte de Centroamérica (Honduras, Guatemala y El Salvador).

Expertos en medicina y virólogos no se han visto sorprendidos por la aparición de esta pandemia, ya que la frecuencia con la que se han presentado brotes de entes de la familia de los Coronaviridae (coronavirídos), ha sido alta.

pandemia

 

En pláticas con Criterio.hn, la bióloga independiente, Estefanía Cálix, sostuvo que países como Honduras deberían preocuparse más por enfermedades como el dengue, que año con año registra miles de casos y no es transmitido por un mamífero, sino que, por un insecto, el zancudo Aedes Aegypti.

“Existe una posibilidad de que Centroamérica pueda convertirse en la zona origen de una enfermedad zoonótica en el futuro, pero es muy poco probable predecirlo, debido a las condiciones en las que esta pudiera gestarse”, refiere la bióloga.

Lo cierto es que los esfuerzos para mitigar las actividades de aprovechamiento de recursos naturales que vulneran los hábitats de animales silvestres deben ser prioridad para los gobiernos, para prevenir riesgos tan grandes para la salud pública como el brote de un virus semejante al SARS-CoV2, que hasta la fecha deja grandes lecciones a la humanidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.