Observaciones acerca de la riña de abogados Barr vs Berman

Por John Moran Robleda

Foto portada: Trump y William Barr

Esta columna es una contestación a varias solicitudes que me han hecho. Comencemos:

EL Despido de Geoffrey Berman

Para mis lectores quien no sabe quién es, Geoffrey S. Berman es el Fiscal de los Estados Unidos para el Distrito Sur de Nueva York desde 2018. Como Fiscal de los Estados Unidos, el Sr. Berman supervisa la investigación y el enjuiciamiento de todos los casos penales en el Distrito Sur de Nueva York y el litigio en nombre de los Estados Unidos de todos los casos civiles presentados en el Distrito Sur de Nueva York – entre ellos el caso de “Tony” Hernández. Su puesto supervisa una oficina de más de 225 abogados auxiliares de los Estados Unidos, que manejan un gran volumen de importantes asuntos penales y civiles. La oficina procesa casos que cubren una amplia gama de conductas delictivas, incluidos terrorismo nacional e internacional, delitos de cuello blanco, fraude de valores y productos básicos, corrupción pública, crímenes cibernéticos, narcotráfico, violencia de pandillas, tráfico sexual, crimen organizado y violaciones de los derechos civiles.

Hace varios días, hubo una riña entre el Fiscal General de la federación, William Barr (una criatura del pantano de Washington) y del Departamento de Justicia (parte del ramo ejecutivo cuyo jefe es nada más que el presidente de los EE.UU.) con el Abogado Berman cuando anunciaron su renuncia. El problema es que Berman nunca renunció y rehusó participar en el golpe contra él (Barr esperaba que el diera un “auto golpe” y dar paso al nuevo sucesor).  Humillado, Barr recriminó a Berman en público reprochándolo de ser un sirviente público egoísta. Berman mantuvo su posición hasta que Barr lo despidió indecorosamente en nombre del presidente Trump. Preguntado sobre eso, Trump negó su complicidad diciendo que eso era pleito de Barr, no de él.

Ya aclarado esto, ahora voy a compartir varios datos para que puedan discernir mejor:

            * El Abogado Berman fue parte del equipo de transición del presidente electo Trump en 2016. Él es un Republicano, pero no un “Trumpista”. Quería desempeñar una labor como fiscal independiente e imparcial a pesar de su afiliación política.

            *  Las tensiones entre las oficinas de Nueva York y Washington estaban creciendo con las discusiones entre Berman y Barr sobre el manejo de algunos casos, incluida la acusación del banco turco Halkbank. Para Barr, Berman iba muy LENTO y sus casos no avanzaban y su posición de fiscal imparcial era un obstáculo.

            * La noticia de la “renuncia” del Abogado Berman llega pocos días después de que el ex asesor de Seguridad Nacional John Bolton afirmara en un polémico libro que Trump prometió al presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, que interferiría en el caso de Halkbank, que estaba siendo procesado en el Distrito Sur. Trump lo niega. Bolton lo afirma.

            * El Distrito Sur de Nueva York bajo el Abogado Berman ha procesado a varios asociados del presidente Donald Trump, incluido el antiguo abogado personal y ayudante del mandatario, Michael Cohen, quien cumple una condena de 3 años de prisión por mentir al Congreso y por cometer crímenes de financiamiento de campañas.

* Para Barr, Berman debería enfocar en casos que ayuden la imagen política de Trump y AVANZAR MÁS con los casos, pues las elecciones vienen en noviembre y hay que dar ejemplos de éxitos a los votantes indecisos de Trump.

            * Cuando Berman al fin accedió a dejar su trabajo fue negociado – la garantía y la seguridad de que sus investigaciones sobre los aliados del presidente Donald Trump no serían perturbadas. Para Barr, Berman hubiera investigado a los Demócratas, sus tratos y sus donantes también y no estar demasiado concentrado en el presidente Trump.

            * Este episodio profundizó las tensiones entre el Departamento de Justicia y los Demócratas del Congreso, quienes acusaron a Barr de politizar la agencia y actuar más como el abogado personal de Trump que como el principal oficial de la ley del país.

            * El impulso de la administración Trump para dejar a un lado a Berman equivalió a un choque político y constitucional entre el Departamento de Justicia y uno de los principales distritos de la nación, que ha juzgado importantes casos de mafia, delitos financieros y terrorismo a lo largo de los años. El de más alto perfil fue el caso de Jeffrey Epstein. Berman desestima la acusación que acusó a Epstein diciendo que la ley lo requería después de que Epstein se suicidó.

            * El reemplazo escogido de Berman, Jay Clayton, es presidente de la Comisión de Bolsa y Valores y un abogado de Wall Street bien conectado, pero prácticamente sin experiencia como fiscal federal. Nunca ha sido fiscal. Antes de que Trump lo nominara para el puesto trabajaba como abogado corporativo en Sullivan & Cromwell.

            *  La nominación de Clayton es una señal de que Trump quiere atacar vía la fiscalía la elite global y sus crimines financieras globales. Y eso agradaría a sus votantes entrando a las elecciones.

            * Clayton lo tenía casi imposible de llegar al puesto. El senador Republicano Lindsey Graham, presidente del Comité Judicial del Senado y un aliado cercano de Trump, dijo que era poco probable que proceda con la nominación de Clayton a menos que los senadores de Nueva York, los Senadores Demócratas Chuck Schumer y Kirsten Gillibrand, hayan dado su consentimiento al recoger (quienes lo negaron y pidieron más bien una investigación a Barr por abuso de poder).

            * Berman decidió  irse luego que Barr permitiera que la segunda al mando, la fiscal federal adjuntoa Audrey Strauss, se convirtiera en fiscal federal interina. Berman dijo que el nombramiento de Strauss indicaba que Barr había decidido «respetar el funcionamiento normal de la ley». Dijo que renunciaría de inmediato.

Así Fue. No quiero ser ofensivo, pero todo esto no tiene NADA que ver con Honduras y está fuera de lo que pasara después del caso de Tony Hernández. Clayton como Strauss van a seguir con el siguiente paso post “Tony Hernández” que Berman ya había iniciado. Solo que con Clayton el caso hubiera avanzado más agresivamente y minimizar los casos contra los asociados “Trumpistas” pues las elecciones vienen para Trump. Necesitan éxitos. Strauss va a ser más rápido en proceder con los casos como quería Barr (y Trump), pero fiel a su amigo en imparcialidad y seguirá con los casos contra los asociados de Trump.

No hay nada más. Hernández y su mafia preferían al “lento” Berman que el designado Clayton o sucesor interino Strauss.  En círculos de infoguerra, los involucrados con el cabal como Juan Hernández harán pruebas y darán positivo. El (y otros más adelante como el primer ministro japonés Shinzo Abe, el presidente francés Emmanuel Macron, la canciller alemana Angela Merkel, el príncipe Carlos del Reino Unido y muchos otros) serán o han sido «coronavírused» (arrestados). Este es el código porque se lo están quitando del poder y eliminando.

Y eso sería muy pronto. Espero que esta columna aclaratoria sobre Berman ayude en algo.

2 comentarios en “Observaciones acerca de la riña de abogados Barr vs Berman

  • el junio 21, 2020 a las 10:06 pm
    Permalink

    Excelente editorial y analisis que trae al centro al cabal, mafia jazzara, iñuminatis, elite mundial o como quieran llamarle. Esta es una lucha de facciones del cabal, trump no es BUENO, si no otra facciok que busca el PODER y CONTROL mundial

    Respuesta
  • el junio 21, 2020 a las 8:22 pm
    Permalink

    Despues de leerlo Lic, ahora tiene mas sentido. Gracias.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.