Nuevamente a Nicaragua

Por: Marlin Oscar Avila

Donald Trump y el “Tea Party” del Congreso de EUA, se lanzan contra uno de los países centroamericanos, Nicaragua, cuya liberación del yugo dictatorial de los Somoza, se debió a la solidaridad regional de muchos jóvenes que dieron su sangre y sus mayores esfuerzos en esa lucha. Ahora con el NICA ACT (Nicaraguan Investment Conditionality Act) se piensa sofocar la vida económica de un pueblo que ha estado saliendo de la pobreza con un crecimiento anual hasta de un 5%, mejorando los servicios de educación, salud y vivienda. Algo que el gobierno neo nazi no puede soportar, puesto que para ellos nosotros somos pueblos de tercera categoría racial.

Desde luego, el sistema neo liberal ha tenido éxitos haciendo vernos como pueblos diferentes entre nosotros mismos. Nosotros nos hemos distanciado mucho entre pueblos hermanos. Hace décadas se ha creado un Congreso Centroamericano con la asistencia internacional, más convertido en un escaparate para que la clase política de la región envíe a sus miembros, muchos corruptos, a recrearse y obtener una pensión vitalicia sin producir nada.

Así mismo tiene organismos ejecutivos que se han burocratizado sin que veamos un producto tangible que recompense sus altos gastos de viaje y ambientes de lujo. Estos aparatos creados para el desarrollo de Centroamérica pueden desaparecer y lo único que notaremos es el ahorro de fondos en cada uno de los países miembros.

Ahora, ese grupo de ultraconservadores estadounidenses, con amplio rechazo de sus conciudadanos, viene a pasar lista con los centroamericanos. No solamente está castigando y sembrando el terror a los inmigrantes centroamericanos que habitan por décadas en su territorio excluyéndoles de los derechos adquiridos (ejem. DACA, TPS), pero viene a Centroamérica a asegurarse que se mantengan sumisos a sus caprichos xenofóbicos, guerreristas e imperiales.

Lamentablemente hay un pequeño sector en la clase empresarial, dueña de los medios de comunicación y producción actuando a su favor. Esto complica más el escenario, pues no solamente hay que defenderse de las amenazas y medidas tomadas desde Washington, sino que hay que luchar con este grupo de quintacolumnistas.

Una de las medidas ya ejecutadas por el temible neo fascista a la cabeza del nuevo gobierno estadounidense es reducir significativamente el presupuesto de USAID. Desde luego, es un programa con múltiples propósitos, particularmente el de penetrar en los demás territorios del mundo para asegurar un sistema político a su favor, pero ni esto llega a ser digerido por el actual inquilino de la Casa Blanca, para quién es más fácil amenazar, castigar e invadir militarmente que persuadir mediante programas de «desarrollo».

Como Nicaragua no está en un espacio perdido del océano pacífico o de la Antártida, sino a un costado nuestro, con un pueblo que es nuestro hermano, donde compartimos nuestra historia y tenemos amistades, parientes y allegados por sufrir y vivir igual que los demás pueblos centroamericanos, es nuestro deber acompañarlas en su lucha y solución al nuevo asecho imperialista.

Los nicaragüenses han sido ejemplo de honor, soberanía y victorias sociales, nuestro deber es luchar a su lado.

Un comentario en “Nuevamente a Nicaragua

  • Juan Leonardo Alvarenga Madrid
    el octubre 26, 2017 a las 1:10 pm
    Permalink

    Los gringos con su Pentágono son sembradores de guerras y de linchamiento de los pueblos que osan desatarse las coyundas de su imperio. Es el imperio del mal que va poniendo sus botas criminales por toda la tierra.

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.