Mientras el sistema no muestre voluntad política, poco se puede hacer contra la corrupción

Por: Redacción CRITERIO.HN

redaccion@criterio.hn 

TEGUCIGALPA. – Precedido de la labor como fiscal de la Misión de Apoyo Contra la Corrupción e Impunidad en Honduras, (MACCIH), Luis Javier Santos, ahora como responsable de la Unidad Fiscal Especial Contra Redes de la Corrupción, (UFERCO), del Ministerio Público, admitió las frustraciones de enfrentar a la corrupción desde las entrañas del leviatán que la genera: el propio Estado.

Hablando en el marco del Día Internacional Contra la Corrupción y con el juicio del saqueo de recursos públicos en el área agrícola, Santos admitió el fracaso y la decepción de comparecer a una audiencia preliminar donde los encausados son piezas menores en un saqueo de 288 millones de lempiras que debieron servir para apoyar a jóvenes productores del campo y no para campañas políticas.

“Es frustrante venir a una audiencia donde se va a formalizar cargos contra cuatro personas que no son los que se quedaron con los 288 millones del asalto de la Secretaría de Agricultura y Ganadería mientras los verdaderos responsables están en libertad; para un país subdesarrollado que necesita muchos millones para sacar a la gente de la pobreza es lamentable”.

Nosotros seguimos haciendo nuestro trabajo, quien debe sentirse frustrada con los pocos resultados en la lucha contra la corrupción es la sociedad, porque cuántos años tiene este país de ser saqueado y ninguna de estas personas que se benefician con ese dinero está en la cárcel.

En el caso del antejuicio al alcalde capitalino, Santos sostuvo que están a la espera que el juzgado de apelaciones emita la resolución correspondiente que determine si se pasa a la etapa procesal.

Santos dijo desconocer si los diputados implicados y que fueron sobreseídos en el caso Pandora participaron en la aprobación del Código Penal, pero seguramente si hubo congresistas implicados entonces hubo conflictos de interés.

En 22 años de fiscal estos son los expedientes con mayor prueba y fundamentos que se han presentado en los tribunales, como el caso Patuca, en el que ya no había más investigación que hacer, se cerró el círculo con todos los medios de prueba y fueron absueltos.

Es muy difícil combatir la corrupción porque aparte de trabajar en una institución que investiga los actos de corrupción, enfrentar todos las trabas y obstáculos que imponen algunas personas corruptas que tienen algún tipo de poder, también enfrentamos a un sistema que no quiere salir cuando todas las instituciones están cooptadas.

Mientras el propio sistema no se defienda de la corrupción es bastante difícil que se le combata porque podemos estar en los medios de comunicación, en las redes sociales o el Consejo Nacional Anticorrupción, (CNA), visibilizando la corrupción y si no hay voluntad política poco se puede hacer contra ese flagelo, pormenorizó.

Las personas investigadas tienen derecho a interponer las acciones correspondientes ante los tribunales y ante la Sala Constitucional, desigualdad ante la justicia sucede cuando algunos recursos de amparo son admitidos sin fundamento y se obstaculizan las investigaciones.

Uno de los casos con sobreseimiento definitivo que fue emblemático para la MACCIH, es el de “La Caja Chica del Hermano” y en el que 18 millones de lempiras salieron de una cuenta del Estado, se emitieron cheques a nombre de un testaferro y fueron a dar a una cuenta personal. “Si eso no es delito en Honduras eso es frustración y eso es lo que frustra a una sociedad”, concluyó.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.