Noticias Destacadas|Opinion

Memorándum sobre Alejandro Mayorkas y las formas en que pudiera ayudarnos

Compartir

Por: Rodolfo Pastor Fasquelle

para Adolfo, víctima continuada de republicanos y cachurecos
Pronto la postearán porque es obligatoria y el gobierno de Honduras ya anunció la visita. La Embajada en Viera aún no ha publicado la nota oficial con la información sobre el visitante. La estaremos esperando para subsanar cualquier yerro u omisión. Por lo pronto hay información pública suficiente para orientarnos.

Antes de cumplir seis meses de jurar su cargo en presencia de la admirable V.P. Kamala Harris, la presidenta de Honduras Xiomara Castro ha recibido las visitas de varios secretarios de estado, otros subsecretarios de Comercio y Justicia, y repetidamente de la jefa del Comando Sur de las FFAA de EUA. Ha sido invitada allá y estará recibiendo esta semana la visita del Sr. Alejandro Mayorkas, jefe de la Secretaria de Seguridad de la Patria, el D.H.S. por sus siglas en inglés. Departamento y cargo creados a partir de la tragedia de septiembre 11 de 2001, cuando se fusionaron varias agencias del gobierno que estaban descoordinadas en varios departamentos y cuya cabeza -ipso facto- pasó a formar parte de la línea de sucesión presidencial.[1] Hay precedentes. Importantes. Que permiten establecer también un contraste.

Antes, fue asiduo visitante del país aunque mas bien como jefe de South Com, quien fuera luego el Quinto Secretario de esa entidad, el General® John Kelly, hombre de origen humilde que se educó y forjó como soldado y especialista, con maestría en el temas de estudios estratégicos en Georgetown y en la Universidad de la Defensa. Cursó una altamente condecorada trayectoria militar, en EUA donde –digamos- aplacó las insurgencias violentas de los afro americanos en los sesentas, y peleó en el Asia Menor en donde –no omitir- murió en combate uno de sus hijos. Antes de asumir ese delicado cargo de Secretario de Seguridad, Kelly habría trabajado como director y alto funcionario para empresas ligadas entre sí (DC Capital y Caliburn International, de la cual hoy es director) consultoras importantes del lobby del Complejo Militar Industrial, y clientes del Departamento. Aunque ese cuestionamiento no parece haberlo nunca descalificado. Fue más bien como controversial jefe de Gabinete de la Casa Blanca, que Kelly (poco ducho en historia) indujo D. Trump a reconocer y aprobar el fraude electoral de 2017 (que hoy reconocen la Fiscalía y más altas autoridades de ese país), mediante el cual JOH -reo en Manhattan- se consolidó en una reelección ilegal y violenta, despegando su epopeya en la exportación de narcóticos.

Aunque al momento de esa tragedia y segunda inauguración del protegido (con aquel inolvidable discurso De las Dos Honduras) la segunda al mando de Kelly, Sra. Kistjen Nielsen, también graduada de Georgetown, y después abogada, era ya la Sexta Secretaria de Seguridad de la Patria.[2] Y ella también visitó Honduras en ese cargo, en la primavera de 2019, en ocasión de mostrar algún sentimiento humanitario por la muerte trágica de menores en la frontera. (Sentimiento que no le impidió reunirse con Juan Orlando Hernández y su Sra. Ana García, y sus equivalentes ministros de los países del Triángulo Norte, para promover un convenio antiinmigrante y los Protocolos de Trump para separar a los miembros de las familias y expulsar a quienes solicitaban asilo, mientras se procesaban sus solicitudes, supuestamente para su seguridad.) Igual, después de dejar su cargo de Asistente personal para seguridad de George Bush en 2009 Nielsen ganó para Sunesis Consulting (Empresa de la cual fue la única empleada, cuya dirección era su hogar y cuyo teléfono era su celular) una accesoria para proveer documentos de políticas a la Federal Emergency Management Agency, FEMA, una dependencia de HS por un monto de $450 mil y pico de dólares. Su sucesor, de Kistjten estará arribando a la tierra del oro de Froylán Turcios, en unas horas no desconoce el país. Sabe que el Canciller de Juan O. con quien se reunió (para gran complacencia del gobierno hondureño de entonces y sus amigos, celebrando el éxito de sus gestiones y su combate al narco) el 8 de Abril de 2021, Lizandro Rosales -hoy prófugo de la extradición- fue mencionado en los juicios de Nueva York y que se ha documentado su relación con Fabio Lobo, Rivera Maradiaga y los Sarmiento.

No es, pues, un inocente. Alejandro Nicolás (Ali) Mayorkas, Séptimo Ministro del DHS, desde albores del 2021. Es un personaje distinto, aunque una vieja mano como dicen los gringos an old hand, un hombre que le entiende al trámite. De hecho, hizo carrera en ese ministerio, en que fungió -bajo Obama- como jefe de Migración y después como subsecretario. Pero es adepto del Partido Demócrata y apenas consiguió los votos republicanos que necesitó para ser confirmado como Secretario. Mayorkas tiene asimismo un origen diverso, y una formación digamos que menos castrense, no diría que menos dura. Habla español. En efecto, es hijo de una pareja de inmigrantes cubanos de 1959, judíos de origen, que habían inmigrado a Cuba, su padre industrial sefardita desde Turquía, tiempo atrás, su madre judía Rumana akenazzi, que llegó hacia 1940, ya en medio de la tragedia.

Entonces el hombre es segunda generación, hijo de inmigrantes, que antes habían inmigrado a Cuba, miembros del pueblo desarraigado de la diáspora, que ha estado migrando por un milenio en el Viejo mundo, y que ha sido maltratado sistemáticamente, perseguido y atropellado en los países receptores a los que solo bien les había hecho. Eso tiene que cambiar la perspectiva. Mientras por otro lado, el Secretario actual tuvo una formación profesional también diferente. Los dos antes mentados, célebres por su dureza, se habían formado en Georgetown DC, aclamada por formar cuadros para el Estado y en la Universidad de la Defensa. Mayorkas se educó primero en la Universidad de California, en Berkeley, una de las grandes, mejores y más cosmopolitas universidades de ese país, aunque después obtuvo un título de abogado de la Universidad de Loyola en California.

El secretario Mayorkas, ha sido repetidamente reconocido por su comportamiento congruente con las políticas universales de derechos humanos, por parte las comunidades de migrantes en los Estados Unidos y asimismo por las organizaciones diversas que allá se han formado para defender a esas comunidades. Es bien conocido su trabajo como líder en tiempos de Obama de la políticas de apertura a Cuba, descontinuadas hoy en tiempos del Blinken et al. Fue el funcionario que viajó a la isla en la que había nacido, a la cabeza de una delegación para impulsar un proceso de normalización.

Él también ha tenido –igual- sus controversias. Y una relación con el lobby, trabajando para bufetes de Washington DC, cuando ha estado en la llanura. En 2015, un inspector General del DHS le reclamó a Mayorkas -cuando era subsecretario- y lanzó una investigación acusándolo de favorecer a algunos candidatos a la ciudadanía, bajo un programa que premiaba la inversión de $500 mil dólares o más en negocios que generarán empleos en los EUA. (Programas análogos existen en muchos países de economía desarrollada). Al final, la investigación concluyó que A.M. no había violado ninguna ley.

Y el propio Mayorkas en su proceso de confirmación, admitió las imputaciones y manifestó elegante arrepentimiento por un celo con el que había dado la impresión de parcialidad y de favoritismo, en el ánimo de conseguir resultados, y sin ninguna impropiedad. Asimismo, se le ha reclamado que cabildeó con varios otros funcionarios, un indulto presidencial de Clinton a favor del hijo de un importante empresario Californiano que había sido condenado por narcotráfico. Es decir que el hombre también entiende las complejidades del mundo político. El ministro viene sin duda a pedir nuestra colaboración para algún asunto importante de la migración ilegal, probablemente trae -como sus antecesores- alguna propuesta que habrá que estudiar y, a cambio, debemos pedirle ayuda para nuestras prioridades y urgencias.

Quizás lo más importante en este momento es que el Sr. Secretario Mayorkas tiene un marcado interés en un par de temas delicados de gran actualidad, aparte del de Migración que era el único tema de interés de los cowboys y cowgirls de Trump.

Uno es el de las maras, No estoy seguro de hasta qué punto entienda la sociología del fenómeno. Pero Mayorkas como procurador penalista, y fiscal fue un determinado y eficiente combatiente contra las maras, particularmente en California, en especial, la mafia mexicana que se dice que es la madre de y asimismo que controla en realidad la MS y la 18, que aquí prevalecen. No habrá escapado a tal observador la articulación que se ha evidenciado entre el cartel nacionalista de los Hernández y socios con la mara MS cuyos escuadrones intimidan o asesinan testigos en las cárceles. Conoce bien a Porkys, uno de los más buscados de su país. Podría ayudar mucho a contrarrestar esta que quizás sea la principal raíz de la inseguridad ciudadana en Honduras.

Asimismo, y desde hace rato el Secretario ha comprendido que el problema de las pandemias nuevas es un tema de seguridad nacional e internacional. Honduras necesita un servicio público de Salud, no pueden seguir en huelga los hospitales cuando estamos en medio de una pandemia, y anticipando otras. De repente Mayorkas tiene alguna pista para una política más eficiente al respecto, aunque su país no fue ejemplar en el control del covid. Pero hay otro tema más urgente.

Sin duda, por su interés previo en ciberterrorismo, a través del Centro contra el Crimen Cibernético en Fairfax, que ayudó a fundar, el Secretario Mayorkas está enfatizando el tema de la desinformación, es decir de un nuevo tipo de propaganda que, en el mundo actual, se vale de los medios de tecnología inteligente, digital, cibernética para sabotear la seguridad, en su preocupación principal, la de los Estados Unidos. Hace un par de meses ha informado formalmente al Congreso (al Comité de Apropiaciones, para el presupuesto) que ha formado y está impulsando en el Departamento de Seguridad una nueva unidad, un grupo de trabajo para mejorar el desempeño oficial en el tema de desinformación. Honduras tiene hoy un gravísimo problema de desinformación.

Le podemos pedir ayuda para que nos apoye en la formación de un equipo técnico que detecte el origen y la fabricación de las noticias falsas, y ardides mediáticos con que se quiere acosa y desestabilizar al gobierno actual de Honduras, algunos sospechosos de manufactura extranjera y la falsificación de documentos para ese fin ¿incluso en el Departamento de Estado? De repente podemos además solicitarle ayuda para la investigación y en caso que proceda, la extradición de estadounidenses que han atentado contra la seguridad del estado hondureño, conspirando en su contra y alentando golpes de estado, como confiesa el Sr. John Bolton y ocultan tantos. ¿Isn`t that right Charles?
El Carmen, 24 de Julio, 2022.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

El comentario no puede estar vacío
Por favor rellene el usuario
Es necesario escribir un correo válido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.