Nación.

Madre de Berta Cáceres se suma a la lucha para exigir justicia para su hija

Compartir

Por: Redacción CRITERIO

redaccion@criterio.hn

Tegucigalpa.- Doña Austraberta Flores, de 83 años de edad, madre de Berta Cáceres llegó a esta ciudad a sumarse en la lucha para exigir justicia por su hija con sus compañeras del Copinh en el plantón que desde el pasado lunes sostienen frente al Ministerio Publico (MP).

Austra Berta Flores pidió al fiscal general que ya deje de mentirles y diga la verdad sobre el asesinato de su hija
Austra Berta Flores, pidió al fiscal general que ya deje de mentirles y diga la verdad sobre el asesinato de su hija

Dijo a los medios que vino a sumarse a esta gran movilización que esta frente al MP para exigir justicia, para que no sea en vano la muerte de su hija porque esa semilla seguirá germinando no solo en Honduras, sino en el mundo entero.

Pero más que todo, “he venido porque se haga justicia, que esa muerte no quede como otras tantas que han quedado en la impunidad como miles de jóvenes, miles de mujeres, miles de defensores de los derechos humanos y de todas las clases de este país que están sufriendo esta impunidad que tenemos en el actual gobierno de Juan Hernández”.

A 36 días del asesinato de su hija dijo sentirse fortalecida porque he visto estas grandes movilizaciones y por ese gran apoyo de todo el mundo, “pero (con la voz entrecortada por el dolor del) a mi hija ya no la vuelvo a ver, no la vuelvo a tocar, no la vuelvo a besar, sin embargo espero que esta sea una de las últimas muertes y que esa sangre preciosa de mi hija siga fortaleciendo a toda la humanidad porque fue lo que ella tanto defendió”.

Ella defendió no solo los ríos y los bosques,  sino a la humanidad entera, no solo de Honduras sino que en todo el mundo ella caminó día y noche,  y caminaba incansablemente para apoyar a otros pueblos que están en las mismas condiciones que el nuestro, dijo la señora Flores.

Espero que la sangre de mi hija no haya sido derramada en vano, porque mi hija fue muy valiente y deja un        camino abierto para que continúe la lucha, para que continúen no solo las mujeres, “yo a mis 83 años de edad y que estoy con un dolor en mi alma por ese vil asesinato, sin embargo tengo el valor de venir a acompañar acá para servir como un ejemplo que esto debe continuar”.

Agrego que,  la juventud y que toda esa niñez deben darse cuenta del valor que tenía su hija y que ni ella misma sabia lo valiosísima que era y como era esta lucha de ella en defensa de la creación.  

Recordó con nostalgia que cuando llegaba a la media noche, que venía de caminar por todos los barrancos, que venía de caminar bajo la lluvia y con sus botas llenas de lodo me decía “mamá vengo hecha pedazos de cansada” y a las 6 de la mañana ya estaba levantada de nuevo frente a su computadora enviando y recibiendo comunicaciones.

“Yo le decía, descansá hija y ella respondía: “no hay descanso porque el tiempo se acaba y esta lucha sigue y sigue en defensa de los ríos y en defensa de la humanidad y de los indígenas”,  por quien ella tanto batalló hasta entregar su sangre preciosa”, relato doña Austraberta.

Consultada sobre qué le diría al fiscal general, Oscar Chinchilla, respondió que le diría que,  “ya deje de estarnos engañando y que se haga una investigación efectiva y profunda y que no solo se castigue a los verdugos que la asesinaron sino también a los actores de este crimen horroroso que yo sé que ellos ya saben quiénes son”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

El comentario no puede estar vacío
Por favor rellene el usuario
Es necesario escribir un correo válido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.