Le exigirán a Nike y Addidas cancelar salarios de obreros suspendidos de sus fábricas en CA

Por: Redacción CRITERIO.HN

redaccion@criterio.hn

Organizaciones sindicales de Honduras, Nicaragua, El Salvador y Guatemala, agrupadas en la Coordinadora Regional de Sindicatos de la Maquila Textil Centroamericana, buscarán recuperar los salarios de 200 mil operarios suspendidos de sus puestos de trabajo durante la pandemia del Covid-19. Y para lograrlo, el pasado miércoles, 16 de septiembre, lanzaron una campaña, que les exige a las grandes marcas, como, Nike y Addidas, el respeto a los derechos laborales.

Para la Coordinadora, Nike y Addidas son las marcas que dominan  el mercado textil, pero que en el marco de la emergencia provocada por la Pandemia del Covid-19 dejaron indefensos a sus trabajadores.

Miguel Ruiz, dirigente obrero en Nicaragua, explicó que la campaña denominada, Estrategias de Incidencia ante las Principales Marcas  Textiles  en la Región Centroamericana, incluye movilizaciones y denuncias públicas con el objetivo de garantizar el ingreso económico de las obreras (os) suspendidas, el cumplimiento de los protocolos de seguridad en las fábricas y el reconocimiento de las organizaciones sindicales constituidas en las empresas que trabajan para esas marcas.

Sostuvo, que como parte de la campaña, la Coordinadora propondrá que el Covid 19 sea reconocido como enfermedad de riesgo profesional y la creación de un fondo social que les permita ingresos a los trabajadores en los casos de las suspensiones. Indicó, que en la región, la maquila dejó sin empleo a 200 mil trabajadores y que las marcas deben de asumir responsabilidades con los operarios.

Asimismo, adelantó, que  realizarán gestiones en la Organización Internacional del Trabajo y la Oficina del Trabajo de los Estados Unidos. En Nicaragua la pandemia del Covid 19 provocó la pérdida de 9500 empleos de la maquila, un rubro que antes de la emergencia mantenía 125 mil puestos de trabajo.

La Campaña fue lanzada a través de una conferencia de prensa virtual, en la que también participó Joel López, de la Federación Independiente de Trabajadores de Honduras (FITH), asegurando que el 97% de la industria textil de este país cerró operaciones el 15 de marzo y que 160 mil obreros se vieron afectados durante cuatro meses, periodo que fue ampliado por 60 días más.

Informó que sólo en los primeros cuatro meses los trabajadores dejaron de percibir 3,452 millones de lempiras por concepto de salario mínimo, pero que los obreros en la maquila trabajan por producción y que ese monto es superior.

López dijo que de acuerdo a datos obtenidos en la región de Salud del departamento de Cortés, el sector de la maquila ocupa el segundo lugar en contagios a nivel nacional con 115 mil casos, pero que esa estadística es conservadora, porque las centrales obreras consideran que entre el 30 y 40% de los trabajadores de ese rubro han sido contagiado.

A su juicio, las marcas deben de garantizar la salud de los trabajadores, los puestos de trabajo y los salarios de los operarios que fueron suspendidos en el marco de la emergencia.

Por su parte, Evangelina Argueta, representante de la Central General de Trabajadores (CGT) en la Costa Norte de Honduras, dijo que a través de la campaña emprenderán un proceso de dialogo  con la marcas para demostrarles que el impacto en los trabajadores ha sido fuerte, porque la maquila es uno de los principales generadores de empleo en el país.

 “Los trabajadores tienen derecho a sus salarios”, expresó la sindicalista, ampliando, que muchos obreros también han sido víctimas del contagio. Ella dice, que 10 mil trabajadores del rubro textil que fueron suspendidos en marzo pasado, continúan sin recibir ingresos, porque las empresas no los han incorporado por padecer de enfermedades de base.      

El reclamo de los sindicalistas es valedero, pero también vale mencionar las difíciles situaciones que viven los trabajadores que como producto de la represión empresarial y la desidia del Estado  no han logrado organizarse, tal como ocurre con los obreros de la maquiladora, Protexa Finessa, que ya cumplieron seis meses de suspensión laboral.    

El pasado jueves 17 de septiembre, màs de un centenar de operarios de esta maquila se manifestaron en la entrada principal del parque industrial Indelva, en Choloma Cortés, por la violación de sus derechos laborales y por el incumplimiento de un acta de compromiso firmada el pasado 17 de agosto, donde se compromete a reincorporarlos.

“Tenemos ya seis meses consecutivos que no nos han resuelto nada, el 17 de agosto firmamos un acuerdo una acta donde se comprometieron que el 17 de septiembre nos iban a dar una respuesta si nos liquidaban o si nos incorporaban a trabajar”, dijo un operario entrevistado para el programa Panorama informativo, nota publicada en el portal del Equipo de Monitoreo Independiente (EMI).  

El obrero dijo que tienen problemas porque los dueños de la cuartería donde residen los están presionando a irse debido a que no tienen como pagar la renta y que esa situación que los obliga a luchar y a permanecer en los portones de ese parque industrial.  

Con la autorización de la Secretaría  del Trabajo, esta empresa, que mantiene a un total de 500 operarios suspendió operaciones por 120 días, el pasado 16 de marzo, bajo el amparo de los decretos de emergencia que obligaron a los hondureños a permanecer en sus casas. El tiempo finalizó el 15 de julio, pero hasta hoy el 50%  de los obreros no ha sido reinstalado en sus puestos de trabajo, según  se informó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.