Julio López, el candidato presidencial que espera “un milagro” para ser electo presidente

Compartir

Tegucigalpa. – “Con un milagro” afirma será electo presidente de Honduras bajo un partido denominado anticorrupción que se volvió una fuerza minoritaria tras la salida de su máximo líder Salvador Nasralla, quien fundó un nuevo partido y en las últimas semanas forjó una alianza de hecho con el Partido Libertad y Refundación (Libre).

También lea: Lempira Viana por la presidencia de Honduras bajo su novel partido en riesgo de desaparecer

Julio César López Casaca, nació en el municipio de San Nicolás, departamento de Copán, un 13 de noviembre de 1964. Hijo de Julio López y Julia Casaca. En 1991 contrajo matrimonio con Sindi Morán con quien procreó tres hijos.

Su primer grado de escolaridad lo cursó en su pueblo natal, iba en dos jornadas mañana y tarde. Debido a que no había colegios y sus hermanos mayores tenían que ingresar a la secundaria se desplazaron al municipio de Santa Rosa de Copán donde realizó los estudios de segundo a quinto grado en la escuela de varones Jerónimo J. Reina.

Posteriormente, se reasentó en el municipio de El Paraíso, siempre en Copán, debido a que su progenitor compró una finca, lugar en el que aprendió a trabajar el campo al tiempo que logró graduarse de sexto grado.

Retornó a Santa Rosa, a la casa de sus abuelos, para estudiar la secundaria en el Instituto Álvaro Contreras graduándose de bachiller en promoción social.

En 1983, migró hacia la capital de Honduras en busca de trabajo logrando ocuparse en una herrería donde ganaba 50 lempiras a la semana, luego empezó a laborar de operario y en su intento de organizar un sindicato fue despedido.

Se matriculó en la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH) y logró ingresar como ayudante de camión en la Junta Nacional de Bienestar Social con el apoyo de un catedrático universitario que fungía como secretario del Trabajo, luego pasó a ser conserje en el gobierno de Roberto Suazo Córdoba (1982-1986).

Para el gobierno de José Simón Azcona (1986-1990) armó un sindicato para defender los derechos de los trabajados llegando a ser presidente de este, eso le produjo un ascenso de promotor social trabajando con 70 colonias marginales de la capital.

Siendo parte del sindicalismo, se le otorgó estudiar en el Instituto Centroamericano de Estudios Sociales en Costa Rica (Incedes) para formarse en el cuadro sindical. Luego fue seleccionado para ir a Caracas, Venezuela a la Universidad de Trabajadores de América Latina en la que se formó en ideología política.

Arribó a Honduras en 1988 recibiendo una jefatura durante el gobierno del fallecido Rafael Leonardo Callejas (1990-1994); ese mismo año logró graduarse de abogado en la UNAH. Tiempo después fue despedido por presiones políticas del Partido Nacional.

Constituyó su propio bufete legal en el barrio La Hoya, con las prestaciones laborales que recibió. Luego, en 1993, surgió la oportunidad de trabajar en beneficio de los derechos humanos de comunidades indígenas y garífunas con Miriam Miranda, quien en ese entonces fungía como presidenta del Consejo Nacional Asesor para Pueblos Indígenas y Negros.

Se dedicó por 28 años a la defensa de los derechos de pueblos indígenas y afrodescendientes logrando constituir la Secretaría de Pueblos Indígenas en el gobierno de Porfirio Lobo Sosa (2010-2014), institución que fue extinguida en el gobierno de Juan Orlando Hernández, pese a que él mismo la aprobó cuando era presidente del Congreso Nacional en (2010-2014).

Su lucha le permitió llegar al Comisionado Nacional de los Derechos Humanos (CONADEH), en el año 2000, en el departamento de quejas de violaciones a los derechos humanos en la que, asegura, descubrió que los principales violadores de los derechos humanos son las fuerzas de seguridad del Estado.

También ha fungido como presidente del patronato de la colonia Alemán de Comayagüela donde reside y llegó a formar parte de la Junta Directiva del Colegio de Abogados en 2007.

Además, lea: Esdras Amado López, el periodista y empresario de medios que busca dirigir Honduras bajo una “Nueva Ruta”

LA POLÍTICA Y SU CAMINO A LA PRESIDENCIA

López fue formado en las filas del Partido Unificación Democrática (UD), fundado en 1992 luego de la fusión de partidos clandestinos de izquierda, no obstante, abandonó esta institución política en 2008 debido a que varios de sus autoridades estaban cometiendo actos de corrupción contrario a lo establecido en los estatutos.

Cinco años después, se unió a las filas del Partido Anti Corrupción (PAC), que fundó el ingeniero y comentarista deportivo, Salvador Nasralla, también excandidato presidencial por ese partido que perdió por disputas internas.

Para las elecciones de este año, se le ofreció la candidatura presidencial cargo que aceptó con la condición de que “le respeten su discurso y su manera de hacer las cosas”.

UN PARTIDO MINORITARIO

En 2013, cuando Nasralla lanzó su candidatura a la presidencia logró convertir al PAC en la cuarta fuerza política, pero tras haber perdido el control político, Marlene Alvarenga tomó las riendas y pasó a convertirse en una fuerza minoritaria para las votaciones de 2017 logrando solo el 0,18% de los votos.

En la actualidad se avizora que el partido podría desaparecer si no consigue que al menos uno de sus 128 candidatos a diputados sea electo o uno de los 298 candidatos a alcaldes.

Según López, “apuesta a ganar la presidencia” y cree que el día de las votaciones surgirá un milagro que, al momento del sufragio, la gente podría votar por él y de esa manera dar la sorpresa.

Noticia Relacionada: EE.UU. envía misión para vigilar proceso electoral en Honduras

SU PLAN DE GOBIERNO

Su estrategia para gobernar asegura, será fundamentada en una inclusión verdadera de todas las representaciones de la sociedad, promoverá la asistencia financiera y técnica a los productores incluyendo a las comunidades indígenas y afrodescendientes, promete, además, inversión en el rubro del turismo y democratizar las políticas públicas de Estado.

Sobre las Zonas de Empleo y Desarrollo Económico (ZEDE) considera que son regímenes nocivos, nefastos y que implican traición a la patria. Las ZEDE fueron aprobadas por el gobernante hondureño Juan Orlando Hernández en contubernio con los conservadores Partido Nacional y Partido Liberal junto a la Democracia Cristiana (DC), la Unificación Democrática (UD) y la Alianza Patriótica.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El comentario no puede estar vacío
Por favor rellene el usuario
Es necesario escribir un correo válido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.