Actualidad|Noticias Destacadas

EE.UU. envía misión para vigilar proceso electoral en Honduras

proceso electoral en Honduras

Compartir

 

Tegucigalpa. -Honduras vive momentos de incertidumbre, preocupación y hasta miedo ante el proceso eleccionario de este 28 de noviembre, pero también hay sentimientos de esperanza y deseos por unas elecciones limpias y transparentes en las que se respete la voluntad de los electores.

También lea: Instan a hondureños acudir a las urnas pese a incertidumbre que rodea al proceso electoral

En medio de ese clima y para conocer in situ sobre lo que está pasando, el gobierno de Estados Unidos ha anunciado el envío de una delegación encabezada por el subsecretario de Estado para Asuntos del Hemisferio Occidental, Brian A. Nichols.

En su cuenta de Twitter, Nichols escribió: “EE.UU. apoya la democracia en todo el mundo. Espero avanzar en esa misión en mis interacciones con líderes políticos y de la sociedad civil y gobierno esta semana en Honduras. Apoyamos elecciones pacíficas, libres y justas para los hondureños el 28 de noviembre”.

https://twitter.com/WHAAsstSecty/status/1462188041750122497?t=Nk8EabRdC75BOctfs8V01Q&s=08

En 2017, Estados Unidos avaló un fraude electoral que dio paso a la ilegítima reelección de Juan Orlando Hernández. Lo anterior se sustenta en el papel de complicidad que ejerció la entonces encargada de negocios de la nación del norte, Heidee Fulton, quien acuerpó el fraude montado por el extinto Tribunal Supremo Electoral (TSE), presidido por David Matamoros Batson.

El fraude electoral de 2017 desencadenó en una crisis político-social sin precedentes en la historia de Honduras, que desembocó en caravanas de migrantes en busca de mejores condiciones a Estados Unidos.

En el nuevo escenario político hay una aparente distancia entre el gobierno estadounidense y el régimen nacionalista. Parece que hay un desmarcaje por parte de la nueva administración de los Estados Unidos encabezada por Joe Biden y Kamala Harris.

La misión visitará Tegucigalpa entre el domingo 21 al martes 23 de noviembre de 2021.

Nichols y compañía tienen planificado reunirse con líderes del gobierno de Honduras, con los consejeros del Consejo Nacional Electoral (CNE) y representantes de la sociedad civil y del sector empresarial. 

El objetivo es transmitir el apoyo de Estados Unidos a las instituciones democráticas de Honduras y alentar la conducción pacífica y transparente de las elecciones, según un comunicado del Departamento de Estado.

A Nichols lo acompañará la subadministradora adjunta de la Agencia de los Estados Unidos para la Cooperación Internacional (USAID, por sus siglas en inglés) para América Latina y el Caribe, Mileydi Guilarte.

En julio pasado, la administración Biden publicó la Lista Engel en la que se incluyó a 21 hondureños con señalamientos por corrupción y aunque la implicación no pasó a más que la supresión de visas, analistas hondureños creen que es una buena señal y un nuevo giro de las relaciones entre Estados Unidos y Honduras.

Honduras celebrará el próximo domingo las elecciones generales para elegir a un nuevo o nueva presidenta, 128 diputados al Congreso Nacional, 298 gobiernos municipales y 20 diputados al Parlamento Centroamericano.

El nivel presidencial se medirá entre el candidato del derechista Partido Nacional, Nasry Asfura, acusado por el Ministerio Público por delitos de corrupción y la candidata del progresista partido Libertad y Refundación (Libre) Xiomara Castro, esposa del derrocado expresidente, Manuel Zelaya Rosales.

En un tercer lugar se encuentra, Yani Rosenthal, un reconocido empresario de la zona norte de Honduras y exconvicto de Estados Unidos por lavado de activos procedentes del narcotráfico.

Además de la corrupción, en los últimos años, Honduras ha estado en el ojo del huracán por el crecimiento desmedido de cárteles de narcotráfico, vinculados a las más altas esferas del poder, de hecho, un hermano del presidente, Juan Orlando Hernández (Tony Hernández), fue condenado en octubre de 2019 a cadena perpetua más 30 años de reclusión.

La condena de Tony Hernández obedece a un tratado de extradición entre Estados Unidos y Honduras que también ha condenado a otros políticos, policías y miembros de bandas de narcotraficantes.

En la mayoría de los juicios, ventilados en la Corte del Distrito Sur de Nueva York, se ha señalado al presidente Juan Orlando Hernández de haber utilizado su poder para el tráfico de drogas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El comentario no puede estar vacío
Por favor rellene el usuario
Es necesario escribir un correo válido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.