José Carlos Cardona, el ministro que promete eliminar el programa “Vida Mejor” para transformar la Sedis

Compartir

Ilustración: Guillermo Burgos

Fotos: Jorge Burgos

Tegucigalpa. –Nombrado titular del brazo político que le permitió al conservador Partido Nacional utilizar los recursos del Estado para mantenerse en el poder, promete cambiar el clientelismo político y beneficiar sin distingo partidario a los hondureños a través de una verdadera protección social.

José Carlos Cardona Erazo, nació en el municipio de San Francisco de Becerra, departamento de Olancho, un 3 de mayo de 1989. Su educación primaria la cursó en la escuela Dominga Chirinos de Bonilla, la secundaria en el Instituto Froylán Turcios, graduándose como perito mercantil y contador público, en el año 2006.

También lea: Natalie Roque, de vivir en carne propia persecución política a asumir la Secretaría de Derechos Humados

Paralelo a su educación segundaría estudió un bachillerato en teología. Debido a la falta de recursos para continuar con sus estudios de educación superior logró conseguir un empleo en la biblioteca municipal de su comunidad, la que organizó y puso en funcionamiento.

En 2009, realizó el examen de admisión para ingresar a la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), fue así y debido al golpe de Estado de junio de 2009 que se motivó a escudriñar en las ciencias sociales y se matriculó en la carrera de historia, en 2010.

En aquel en entonces, Cardona, recibió una beca de la UNAH por venir de un hogar de escasos recursos económicos del área rural.

Conjuntamente y con el dinero de la beca que le ayudó a costear sus estudios, ingresó a la Universidad Pedagógica Nacional Francisco Morazán (UPNFM) a estudiar, mediante la modalidad de distancia, la carrera de ciencias sociales viajando cada fin de semana a la ciudad de Comayagua.

Para 2012, logró su título en ciencias sociales en la UPNFM y para 2014 se graduó en la UNAH, como licenciado en historia.

Posteriormente, entre 2014 a 2015, logró trabajar en el Centro de Arte y Cultura de la UNAH en Comayagüela.

Con la crisis universitaria que dio inicio en 2015, tras los intentos de Julieta Castellanos por reelegirse por segunda ocasión, fue despedido por mantener su postura a favor de los estudiantes.

Acudió al Departamento de Historia donde fue nombrado profesos por hora en 2016, además de fungir como catedrático en la UPNFM, también como maestro por hora.

En 2019, fue contratado para laborar en la rectoría de la UNAH como asistente de asuntos estratégicos resolviendo conflicto con los estudiantes y ayudando con los procesos de despenalización contra estudiantes.

Se unió al Partido Libertad y Refundación (Libre) en 2016. Participó en toda la campaña política de 2017 en apoyo al entonces candidato presidencial Salvador Nasralla, además de ser parte del canal UNETV de 2016-2017, medio de comunicación afín a la ideología de Libre. Se retiró de la política por un corto periodo debido al fraude electoral de 2017 que permitió a Juan Orlando Hernández imponer una ilegal reelección.

En 2018 retornó al ámbito político al ingresar al Instituto de Formación Política del partido por iniciativa de Manuel Zelaya Rosales, coordinador general. En este espacio impartió clases y formó políticamente a miles de jóvenes que enarbolan la bandera rojinegra.

Actualmente, funge como coordinador académico del Comité de Dirección Académica, del recién estrenado partido de gobierno.

Aprendió fotografía, también es chef, sacó una especialización en administración pública en la universidad de Harvard, en Estados Unidos; además, tiene una especialización brindada por la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (Flacso) en epistemología del sur y otro sobre perspectivas para el desarrollo.

Lea, además: José Manuel Matheu, de soñar ser presidente de Honduras a ministro del deplorable sistema de salud

SE DEFIENDE DE LAS ACUSACIONES EN SU CONTRA

Al ser consultado sobre las publicaciones en redes sociales en su contra por grupos de estudiantes de la UNAH que lo señalan de ser aliado de la exrectora universitaria y del Partido Nacional, asegura que es una campaña montada por personas ajenas que tienen intereses en la Secretaría de Desarrollo e Inclusión Social (Sedis), en especial, de gente que lo ve como “enemigo”.

Pese a su desmarcarse de Julieta Castellanos, Cardona Erazo, escribió artículos de opinión en un diario de circulación nacional en los que puso en evidencia su simpatía por la exrectora a quien calificó de valiente y de estar comprometida con la educación superior pública. En aquel entonces Castellanos rebatió ante el Congreso Nacional la pretendida intervención de la máxima casa de estudios por parte de los diputados del Partido Nacional.

Asimismo, mostró su rechazo a  la  lucha de los frentes estudiantiles, enfatizando en los denominados de izquierda y de derecha, a través del FRU y FUR y del FUUD, respectivamente, y reconoció que eran las autoridades universitarias las que promovían las luchas correspondientes a los frentes estudiantiles como el hecho de luchar por la exclusividad del Estado para administrar y controlar las políticas de la educación superior del país a través de la UNAH.

Si bien, las opiniones de Cardona se enmarcan en el sentido común y en procura del bienestar de la educación superior, esa simpatía hacia Castellanos quizás fue la razón que conllevó para que sus ahora detractores lo cuestionen.

Sin embargo, en una entrevista con Criterio.hn, el joven funcionario dejó entrever que esa simpatía que algún día tuvo por la exrectora cambió cuando miró sus posturas ultraconserdoras y sus acciones arbitrarias en contra de los estudiantes.

Pese a que un sector del Partido Libre reprochó su nombramiento al frente de la Sedis, en su primer día de gestión fue respaldado por los colectivos de varias colonias de la capital de Honduras.

Cabe indicar que la familia de Cardona era parte del Partido Liberal, sin embargo, en 2013 decidió unirse a las filas del Partido Libre, varios tíos fungen como coordinadores de los rojinegros en Olancho de donde es oriundo la familia Zelaya Rosales.

REDISEÑAR LA SEDIS

En entrevista con Criterio.hn, Cardona manifestó que el conservador Partido Nacional, tras doce años de gobierno, creó el ente, por iniciativa de Hilda Hernández, la fallecida hermana del exgobernante Juan Orlando Hernández, como plataforma clientelar para beneficiar a sus allegados y simpatizantes convirtiéndolo en un brazo político de asistencialismo.

Reveló que existen más de cien contratos con organizaciones casi todas vinculadas al Partido Nacional, contratos con indicios de corrupción que se están investigando, por lo cual, su apuesta será rediseñar y revertir proyectos y programas sociales para convertir la secretaría en una plataforma de protección social.

Cardona reveló la existencia de dos planillas, una de pagos nominales que es la planilla de partidas del Estado y una de fideicomisos en la que se encontró que empleados ganaban más que el propio ministro, por lo que se está ejecutando una auditoría forense administrativa, de proyectos y del personal.

“Hay una corrupción espantosa y es un reto que asumimos y que vamos a hacer”, expresó.

Además de eliminar el programa de Vida Mejor, que implementó Hernández para beneficiar a sus correligionarios del Partido Nacional con la entrega de bolsas solidarias, pisos y techos para vivienda, entre otros beneficios otorgados, en su mayoría, en tiempos de elecciones.

El informe “la política pública de asistencia social del partido de gobierno” presentado por el Centro de Estudios para la Democracia (Cespad), detalla que en los años electorales el gasto en la Sedis incrementó de manera sustancial en un 75% incluso llegando a superar el doble del presupuesto asignado.

Un comentario en “José Carlos Cardona, el ministro que promete eliminar el programa “Vida Mejor” para transformar la Sedis

  1. Asi es
    Vida mejor, era un brazo propagandístico del Gobierno de JOH, disfrazado de «ayuda social»
    Mi critica a esta SEDIS, a nivel de base.
    Las municipalidades tienen tren de aseo, SEDIS se montaba encima y hacia tareas de limpieza mantenimiento o ayudas que suponian filiación, cuando es tarea municipal, crear base de datos de la pobreza, problemas a fin de solventar mediante programas sociales dichas deficiencias sociales, la mayoria con planillas de sus «fieles partidarios».
    Creaban innumerables planillas, «supuestas visitas familiares» con solicitud de copia de identidad, llegaban a la casa y soltaban un mal rollo sobre temas a los que no estaban preparados, las coordinadoras generales cobraban a veces mas de lo que se debía, mediante estrategias de «yo te pongo de subcoordinadora pero me pasas tanto al mes», al final como en tantas dependencias publicas, el trabajo consistía en llenar y llenar planillas de pagos, que no representaban la realidad trabajada. Se notaba una ausencia de profesionalidad y transformación social.
    Tal como indica el articulo: «el clientelismo era la transformación social».
    Hay que armar otra estructura de ayuda social, con pies y cabeza para que camine y transforme.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

El comentario no puede estar vacío
Por favor rellene el usuario
Es necesario escribir un correo válido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.