Nación.

¡Insólito! Por dañar teléfono celular acusan a joven opositor hondureño

En esta patrulla fue trasalado Miguel Briceño a la posta de la Kennedy

Compartir

Por: Redacción CRITERIO

redaccion@criterio.hn

Un hecho insólito ocurrió en Honduras, cuando las autoridades del Ministerio Público (MP), ha acusado al joven dirigente del movimiento “Honduras, Indignados Somos Todos”, Miguel Antonio Briceño de dañar un celular presuntamente propiedad de un policía.

En esta patrulla fue trasalado Miguel Briceño a la posta de la Kennedy
En esta patrulla fue trasalado Miguel Briceño a la posta de la colonia Kennedy en Tegucigalpa.

El ofendido responde al nombre de Delmer Omar Godoy Guifarro, residente en la colonia La Travesía, de Tegucigalpa.

El juzgado calendarizó la audiencia para el 2 de diciembre y le dictó medidas sustitutivas a la prisión preventiva y debe presentarse todos los jueves al juzgado a firmar el sistema biométrico y su abogado responde por él.

Briceño, quien fue capturado ayer por la policía cuando se celebraba la movilización nacional convocada para el 4 de noviembre por varias organizaciones que conforman el movimiento de indignación nacional.

Criterio.hn público que el joven dirigente fue capturado ayer frente a la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), cuando los estudiantes universitarios protestaban por proteger la autonomía universitaria y el derecho de los jóvenes hondureños a estudiar en la universidad del pueblo.

Briceño relató que, fue llevado a la posta de la policía conocida como “Core 7” ubicada en el Barrio Los Dolores, en el centro de Tegucigalpa, capital de Honduras. Ahí le dijeron que estaba acusado de golpear a un policía a quien le había desfigurado la cara a golpes y que además le había desecho el celular.

Cargos que al final desaparecieron y finalmente al no tener pruebas para retenerlo y acusarlo, terminaron acusándolo de “daños a un teléfono celular”.

Detención

Briceño relató que, “todo comenzó cuando un policía infiltrado en la protesta me estaba tomando fotos y lo sorprendí y me acerqué a él preguntándole por qué me tomaba fotos y me negó que lo estuviera haciendo, luego tiró al suelo y le pedí que me diera el celular y me lo dio”.

“Ya lo había apagado y al encenderlo encontré 6 fotografías que me había tomado, luego llegó la policía acusándome de haberlo golpeado y junto a los compañeros estudiantes les dijimos que era un infiltrado y entonces dizque se lo llevaron detenido, pero nunca llegó a las bartolinas y tampoco hay un registro de su detención o ingreso”, denunció Briceño.

Delmer Omar Godoy Guifarro,  policía infiltrado que levnataba perfiles en la manifestación universitaria
Delmer Omar Godoy Guifarro, policía infiltrado que levnataba perfiles en la manifestación universitaria

Fui llevado a la posta policial de la colonia Kennedy y tres horas después me trasladaron al Core 7 donde permanecí hasta este jueves cuando me llevaron a la audiencia a los tribunales de justicia.

Se sube la presión

“Por la tarde, fui exhibido como un delincuente y me sacaron “echachado” (con esposas) y me llevaron a las oficinas del Ministerio Publico (MP) para levantarme la acusación y entonces comencé a sentirme mal porque padezco de alta presión y a pesar que la tenía bastante elevada, el medico de ahí dijo que no era necesario que me llevaran a una clínica”, relato Briceño.

Agregó que, “al salir del MP, le informé a los compañeros que me sentía muy mal y que no querían atenderme, por lo que les pedí que protestaran y que pidieran que se me llevara a una clínica”.

Que se muera ese hijueputa

El dirigente de los Indignados denunció que, cuando lo estaban sacando para llevarlo al hospital, un oficial se acercó y preguntó que para donde, lo llevaban y le dijeron que para el hospital y este gritó “no lo lleven, dejen que se muera ese pero para que no ande golpeando policías”.

Tras la protesta decidieron que lo llevaran al Hospital Escuela Universitario y Briceño les dijo que no, que él quería ir a una clínica privada y por ello trató de hablar con su abogado y no se lo permitieron.

Finalmente tras llevarlo al Hospital, lo dejaron ir a la clínica, pero luego regresó al Hospital Escuela donde le practicaron otros exámenes.

Te vamos a matar     

Briceño relató además del maltrato físico, sufrió maltrato psicológico ya que policías preventivos y de la Dirección General de Investigación Criminal (DGIC) le advirtieron que lo van a matar.

Enfatizaron que, “ellos no golpean a la gente, así como el golpeo a su compañero, sino que ellos los matan”, finalizó diciendo Briceño.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El comentario no puede estar vacío
Por favor rellene el usuario
Es necesario escribir un correo válido

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.