Huracanes Eta e Iota dejan fuertes pérdidas en la micro y pequeña empresa de Honduras

Según datos de la ANMPIH que se perderían otros 150 mil empleos, además de los que ya se habían perdido producto de la pandemia y se podría superar más de los 300 mil empleos perdidos a nivel de la microempresa

Por: Redacción CRITERIO.HN

redaccion@criterio.hn

Tegucigalpa. Primero fue la pandemia por Covid-19 y después los huracanes Eta e Iota, las Micro, Pequeña y Mediana Empresas (Mipymes) del Valle de Sula, experimentan una serie de golpes que podrían dejarles sin capital para sobrevivir los embates asestados por un 2020 inmisericorde.

El dirigente de la Asociación Nacional de la Mediana y Pequeña Industria de Honduras (ANMPIH), Efraín Rodríguez, estima que entre el siete y el diez por ciento de las microempresas del sector informal desaparecieron producto de los fenómenos naturales que afectaron a Honduras.

“Al menos unas 30 mil microempresas ya han desaparecido debido a las inundaciones. Son microempresas que operaban en las viviendas de los microempresarios, donde se generaban pequeños talleres, pulperías, producción de alimentos que normalmente el microempresario salía a distribuir a diferentes polos de la ciudad”, explicó Rodríguez.

Además, refirió que los micro y pequeños empresarios no solamente perdieron su producción, sino que además materia prima, maquinaria y herramientas que difícilmente recuperarán a corto plazo, dificultando seriamente su reactivación. Esto implicaría, según datos de la ANMPIH que se perderían otros 150 mil empleos, además de los que ya se habían perdido producto de la pandemia; “podríamos superar más de los 300 mil empleos perdidos a nivel de la microempresa”.

Rodríguez dijo que previo a la llegada de los dos fenómenos naturales, los pequeños productores estaban a la expectativa de la temporada navideña para recuperarse por las pérdidas dejadas por el confinamiento. Sin embargo, con todas las afectaciones “muchas empresas formalizadas […] que estaban planificando cómo cumplir con el pago del aguinaldo, no van a poder hacerlo. Van a tener que alargar esta responsabilidad para hacerlo por partes”.

El dirigente de la ANMPIH señaló que esto a la larga impactará en un veinte a cincuenta por ciento de los ingresos de las empresas, dependiendo del rubro, pues las familias que resultaron afectadas por las inundaciones también buscarán priorizar sus compras en la temporada navideña. “No va a hacer igual que otros años, la demanda de productos será diferente”, dijo.

A inicios de la pandemia el Instituto de Investigaciones Económicas y Sociales (IIES-UNAH), calculó que un 15 por ciento de las Mipymes cerró operaciones sumidas en la quiebra. Mientras que el Foro Social de la Deuda Externa y Desarrollo de Honduras (Fosdeh) estimaba previo a las inundaciones por los huracanes Eta e Iota, que para finales de 2020, cerca del 70 por ciento de la población alcanzaría niveles de pobreza; es decir que para el 2021, tres de cada cuatro hondureños serían pobres.

Antes de Eta e Iota, el gobierno de Juan Hernández alcanzó un acuerdo con 15 bancos para el manejo de una cartera de 34 mil millones de lempiras que estaría destinado a la reactivación del sector de la micro, pequeña y mediana empresa. Sin embargo, el sector emprendedor cuestionó el alcance del mismo considerando que solo el 10% al 15% tiene acceso a la banca nacional.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.